El Heraldo
Opinión

Es la cultura, viejo

Es muy difícil “hacer cultura” de manera proactiva en un país al que se le está quemando la casa y no hay bombero que lo apague.

En mi afán de darme una explicación a mí mismo para entender nuestro comportamiento colectivo, algo que está más cerca de la sociología que de la psiquiatría, porque no es el síndrome psiquiátrico tan particular conocido como folie á deux (“locura de dos”) o trastorno psicótico compartido –una creencia delirante es transmitida de un individuo a otro–, me fui por el lado de la cultura y volví a leer “La evolución de la cultura” de Luigi Luca Cavalli Sforza, en busca de un fragmento que, recordaba, me había servido para entender por qué no podemos cambiar como sociedad y repetimos las mismas conductas.

“Cultura es la acumulación global de conocimientos y de innovaciones derivados de la suma de las contribuciones individuales transmitidas de generación en generación y difundidas en nuestro grupo social, que influye y cambia continuamente nuestra vida. Es posible gracias a la capacidad de comunicación entre los individuos”.

Uno de los determinantes de la evolución de la cultura es la innovación, es decir, nuevas invenciones que nos llevarán al aprendizaje de nuevas conductas lo que, a su vez, nos llevará a hacer nuevas elecciones, tomar nuevas decisiones. La evolución cultural se manifiesta en la aceptación o no de esas innovaciones por la sociedad, y qué innovaciones son aceptadas.

Me pregunto por alguna innovación importante en este país que haya influido en nuestra cultura, al menos de la que yo tenga conciencia en mis 70 años de vida, y no veo nada distinto a la repetición de lo mismo en todos los componentes de la supraestructura: familia, educación, religión, política, economía, ciencia, salud mental. Con un agravante, una peligrosa tendencia al deterioro ético y moral en todos ellos, que tiene al país en un desorden administrativo y una carencia de gobernabilidad que son anteriores al C-19, aunque desenmascarados por este.

Es muy difícil “hacer cultura” de manera proactiva en un país al que se le está quemando la casa y no hay bombero que lo apague porque cada quien está en lo suyo tratando de sobrevivir en medio de un estilo de gobierno que favorece, de manera inocultable, a una élite.

Todos sabíamos que la estampida se iba a presentar, incluyendo a los que en ella participaron, todos llevaron sus celulares para tomarse la selfie con la multitud apretujada a sus espaldas y enviarla con un subtítulo, Crónica de un contagio anunciado. Es la profecía autocumplida, el esfuerzo que se hizo para que las cosas sucedieran tan mal como habíamos imaginado.

¿Cuál pudiera ser la idea innovadora, la invención cultural, que saque de nuestra cabeza la basura que tenemos acumulada en tantos años de ser adoctrinados en este discurso que nos obliga a pensar que estamos condenados a este estilo de vida y repetirnos?

Está sepultada debajo de tanto odio, extremismo, polarización, corrupción, violencia. Primero hay que sanar todo ese dolor.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Mujeres que viajan solas

El mundo femenino se enfrenta a grandes desafíos propios de la cultura (históricamente) patriarcal, uno de ellos es viajar solas y no solo a territorios, paisajes o destinos sino a ellas mismas, a su libertad, a la posibilidad de trascender del

Leer
El Heraldo
Weildler Guerra C.

La ternura y el huso

De la obra poética de Rubén Darío los versos que este compuso a su mujer Francisca Sánchez del Pozo ocupan en nuestra memoria un lugar sobresaliente y una cadencia particular. Este amor desigual entre un aclamado escritor hispanoamericano y la

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Soldao avisao

La creencia extendida por todo el país es que las elecciones presidenciales se definirán en una segunda vuelta donde todos los partidos que no sean de extrema izquierda deben unirse alrededor de quien fuere para derrotar la tremenda amenaza que

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Rumbón carnavalero

Uno de los eventos más trascendentes en mi vida que me conmovió hasta el ADN fue haber desfilado un sábado de carnaval en el cumbiódromo de la Vía 40 haciendo música. Difícilmente otras experiencias en mi vida le disputan el estallido de em

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.