El Heraldo
Opinión

Errores políticos: Costo social y electoral

El asesor político no es un adulador o lambón como lo dijo Maquiavelo hace más de 500 años. Tampoco carga el maletín de su jefe y siempre le dice la verdad.

En casi todas las actividades el hombre necesita de alguien con quien consultar sus actos para tomar decisiones acertadas, una especie de ayuda u orientación para no cometer errores. Y con mayor razón aquellas personas que manejan empresas, privadas o públicas, o ejercen un liderazgo sobre su comunidad. Me refiero a la actividad política donde nacen los dirigentes que más tarde manejan el Estado y los hilos del poder político.

En el sector privado ocurre algo similar, pero sus efectos son de otros colores. El gerente de una empresa responde por sus actos ante la junta directiva y socios. En el sector público, la cosa es a otro precio, pues un paso en falso puede generar grandes implicaciones tanto para el autor del acto como para sus administrados. Los servidores públicos responden por acción y por omisión (artículo 6º de la Constitución Política).

Lo anterior significa que se requiere siempre de la asesoría o consulta de personas expertas en temas específicos que orienten al político o al dirigente a tomar el camino menos escabroso. Su presencia es de suma importancia en una campaña electoral como en el ejercicio de un cargo relevante dentro de la estructura del Estado. Para Carlos Fara (consultor político), “un asesor político es el que le busca la quinta pata al gato, el pelo al huevo, que inventa lo que no existe, que modifica el escenario a partir de su estrategia, ya sea con comunicación, con acciones políticas o con negociaciones”. 

El asesor político orienta al candidato o al personaje de gobierno en el manejo de sus emociones básicas definidas por el psicólogo Paul Ekman: ira, asco, miedo, alegría, tristeza y sorpresa, para que no la embarre o cometa errores evitables que más tarde sirva de material gráfico (memes) en las redes sociales.

Cinco ejemplos de errores pendejos que estos personajes pudieron evitar: 1)Mockus perdió su credencial de Senado por no asesorarse en el retiro de su Fundación cuando contrató con una entidad estatal, 2)El candidato presidencial Zuluaga, en una correría por el Valle del Cauca, responde a una pregunta de un periodista sobre el manejo del orden público en la región: “de ser necesario mandaría a la mierda” a Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali. 3)Petro borracho en una manifestación pública en Girardot,

4)El candidato Rodolfo Hernández recorre las redes sociales con un meme dándole golpes a un líder de su región cuando era alcalde de Bucaramanga y 5)El Presidente Duque en su reciente visita a Europa, en el borde del conflicto Rusia- Ucrania, metiendo la mano en el caldero de la tercera guerra mundial. Putin lo peinó en las redes sociales como el Botija al Chómpiras, advirtiéndole: ¡la próxima vez le digo a Maduro que te dé unas clases de geopolítica, en inglés!

El asesor político no es un adulador o lambón como lo dijo Maquiavelo hace más de 500 años. Tampoco carga el maletín de su jefe y siempre le dice la verdad.

cuelloduarte.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

De vuelta la interinidad de la CREG

La Comisión de Regulación de energía y gas (CREG) ha venido dando tumbos, zarandeada por decisiones desatinadas que han venido prolongando su interinidad, entorpeciendo su normal funcionamiento. Como se recordará el Presidente Petro intentó,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.