El Heraldo
Opinión

Ser Queer: todo y nada

La Teoría Queer de la que hago referencia enmarcada en la postura de Judith Butler rechaza la clasificación de los individuos en categorías universales como “homosexual“, “heterosexual“, “hombre” o “mujer“, sosteniendo que éstas esconden un número enorme de variaciones culturales, ninguna de las cuales sería más fundamental o natural que las otras.

El título de estas letras puede llevar a pensar mil cosas y así lo quiero, eso pretendo con toda paz y libertad; en estos tiempos de cuarentena, duelos, pérdidas, enfermedad y sanación me he repensado mucho, he valorado el ser feliz, libre y humana; porque antes me dedicaba a la seudoperfección que solo me llevó a enfermarme, no perdonarme y autoflagelarme; estoy en un proceso de – autodescolonización del saboteo – el amarme, respetarme y liberarme, pareciera retórica romantizada pero es consciencia del ser, mirar hacia dentro, escuchar las señales, agudizar los sentidos espirituales y vivir. Vivir eso que tanto se nos olvida.

Hoy quiero decirles que no acepto más etiquetas limitantes y asesinas de expectativas o sueños; soy una mujer, un ser humano que se quiere vivir libre, construir su modelo de ética del bien propio y común, entender que mi contexto merece mi respeto y que ese respeto comienza con el que accione hacia mí. No soy lo que la heteronormatividad quiera que sea, la religiosidad o los mandatos culturales esencialmente patriarcales, me niego a seguir siendo eso, quiero ser, existir y ya.

Por ello, me amparo en la deconstrucción de narrativas que nos “acomodan” en visiones dicotómicas que te dicen que ser o que no ser, bueno o malo, negro o blanco; ya basta de tantas divisiones verticales como si la vida y el universo no fuera circular.

Soy Queer, me vivo libre y no quiero anclar mi libertad en un mandato cultural que limite mi felicidad, romper con lo que el concepto – género – trae, seguir definiendo las identidades, para comenzar a vivir desde el performance del – ahora- de ese presente que es lo único que nos pertenece, si lo vivimos a plenitud y conscientemente.

De este modo, es importante hacer referencia a que este concepto se relaciona con una identidad sexual o de género que no corresponde a las ideas establecidas de sexualidad y género. La Teoría Queer de la que hago referencia enmarcada en la postura de Judith Butler rechaza la clasificación de los individuos en categorías universales como “homosexual“, “heterosexual“, “hombre” o “mujer“, sosteniendo que éstas esconden un número enorme de variaciones culturales, ninguna de las cuales sería más fundamental o natural que las otras.

Con eso no quiero decir que me aparto de creer en la existencia de Dios y que soy demoníaca, con esto quiero compartirles que desde que mi vida se liberó de ampararse en el que dirán, en la aprobación o crítica de terceros, comencé a amarme de maneras deslimitadas, aceptándome con mis fisuras y mis cualidades, permitiendo a otros y otras entrar en mi vida, deleitando la naturaleza, la música, alimentándome sanamente, abandonando el sedentarismo y esto último, es importante mencionarlo porque es el ejemplo más claro de intromisión de algunas personas a nuestras vidas – “por favor adelgaza, estar gorda es malo”  y ahora que adelgacé, por favor no adelgaces más que te vas a partir y eso también enferma. Así de paradójica es la gente, te dice algo y luego lo limita, mandan a hacer mil cosas como si no les fuera suficiente su vida, nos mandan a casarnos, tener hijos, viajar o divertirnos, la pregunta es: ¿Quién les dijo que no éramos felices con las formas de vivir que hemos elegido? Finalizo diciendo que no me quiero encasillar más en nada, seré lo que quiera ser, en diferentes momentos, espacios y estados emocionales, no hay libretos, se es todo y nada sin sometimientos a las dicotomías ortodoxas amparadas en estrategias políticas, prejuicios familiares, creencias religiosas o miedos propios de tantos agüeros arraigados en nuestros esquemas mentales.

Desde la sobrenada que es tan válida como el sobretodo, afirmo que me siento plena y me declaro Queermente libre. Sean felices no tenemos la eternidad para lograrlo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

La paz total. ¿Una metáfora?

La propuesta del presidente Gustavo Petro sobre la paz total es un acto político de largo alcance, que demuestra la moderna estrategia de un gobernante inspirado en las enseñanzas de Maquiavelo sobre el manejo del poder político, especialmente

Leer
El Heraldo
Simón Gaviria

La tributaria territorial

Todo candidato promete gastar más, pero cobrar menos impuestos. Una aritmética basada en “eficiencias” en la administración de impuestos, esfuerzos que, aunque útiles, nunca han recaudado lo suficiente para equilibrar finanzas. La discipli

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

El aeropuerto que no fue

Procuro tocar temas que conozco y no especular sobre lo que no me consta. No he viajado en avión desde antes de empezar la pandemia, por lo que no conozco la remodelada y muy criticada terminal del aeropuerto Ernesto Cortissoz. Solo he visto su f

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.