¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¡Que nos digan toda la verdad!

A nadie le gusta escuchar verdades, nos resultan incómodas porque suelen revelar lo que nos avergüenza, genera temor o incluso dolor. Sin embargo, la verdad por muy dura que sea, es imprescindible para esclarecer lo que nos afecta y, sobre todo, es un primer paso para evitar que se repita.

Pero sí hay algo más duro que escuchar la verdad, es buscarla.  En Colombia nos ha costado muchas vidas porque los ‘señores de la guerra’ sellaron pactos de silencio que aún mantienen, y la verdad no sólo es la primera víctima de nuestro conflicto armado, es su víctima permanente.

Encontrar la verdad de la catástrofe que dejó 262.197 muertos en 60 años –según el Centro de Memoria Histórica– es una descomunal tarea que adelanta la Comisión de la Verdad dirigida por el sacerdote jesuita Francisco de Roux, a quien conocí hace 20 años en Barrancabermeja cuando lideraba el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, que él mismo fundó y esa zona era uno de los más cruentos escenarios de violencia del país. Desde entonces lo llaman el apóstol de la paz y no les falta razón.

Este hombre sencillo y discreto, que ha “gastado” parte de su vida construyendo proyectos de trabajo asociativo de microempresas y espacios de paz con campesinos y comunidades vulnerables en las periferias geográficas y existenciales, hoy está empeñado en lograr el reconocimiento de las víctimas como ciudadanos que vieron sus derechos vulnerados y como sujetos políticos de importancia para la transformación del país.

Esta Comisión de la Verdad acaba de revelar tres testimonios en los que, de manera voluntaria y pública, hay reconocimiento de responsabilidades en casos de desaparición de personas y compromisos para esclarecerlos.

Uno de ellos es el de José Éver Veloza o “HH”, excomandante del Bloque Calima y Bananeros de las AUC. Admitió secuestros, ordenados por Vicente Castaño, en Barranquilla, Santa Marta o Tolú y asesinatos de inocentes, a los que en vez de dejar abandonados en las carreteras, desaparecieron por petición de la Fuerza Pública para que no les “subieran los índices de homicidios” en regiones.

Otro es el del mayor del Ejército Gustavo Soto, excomandante del Gaula Casanare, quien aseguró que tras cada asesinato desaparecían los documentos de la persona “para que fuera más difícil identificarlo” y así reportarlo como N.N. y el de José Benito Ramírez o “Fabián Ramírez”, excomandante del Bloque Sur de las Farc, quien recordó cómo las madres de soldados llegaban al Caguán a buscar a sus hijos desaparecidos y reconoció que nunca debieron haber recurrido a esas prácticas, que hoy califica como la “tragedia más grande que existe”.

Cómo duelen estas palabras, pero qué necesarias resultan en la búsqueda de la verdad que el país y las víctimas han esperado por décadas en medio de un dolor inconmensurable. Por eso hay que avanzar para que, de una vez por todas, comprendamos como dice Pacho de Roux, el por qué “seguimos en esta tragedia de la destrucción de la vida humana en la sociedad”. ¡Nunca más!

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Colombia Vs. Alemania

El pasado domingo, Caracol televisión nos trasladó 30 años atrás, para volver a vivir uno de los  partidos más emotivos y distinguidos de la historia reciente del fútbol nacional: Colombia vs Alemania. No será mi intención en este bre

Leer
Iván Cancino G.

#IndolenciaEs

En casi tres meses de aislamiento muchos sectores han sufrido un daño enorme, hemos visto como han reducido sus recursos, como se han cerrado negocios que llevaban décadas funcionando y que eran íconos en sus ciudades, y otros que están en cui

Leer
Marjorie Zúñiga Romero

¿Renta Básica Universal?

La pandemia ha conseguido que en Colombia se le preste un interés sin precedentes a la Renta Básica Universal cuya discusión avanza vertiginosamente. El centro del debate está menos en términos de cómo sostener este derecho y, más en cuando

Leer
Enrique Dávila

Trillar, kóbid o kovíd

P.: Hace algún tiempo, cuando besábamos a una mujer decíamos “la trillé”. No he vuelto a oír ese término. Armando Cuello L., B/quilla

R.: Trillar es voz en desuso, que en la Costa alude al hecho de besar ardorosamente. El dicc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web