El Heraldo
Opinión

Lo que preguntan por ahí | Arepa, -nos, absurdo

La arepa surgió como alimento indígena en Suramérica, en una época en que no había países ni fronteras.

P.: Al fin, ¿la arepa es de Colombia o de Venezuela? Andrea G. L., B/quilla

R.: Si bien un historiador venezolano afirmó que “la arepa es símbolo gastronómico, monumento e imagen de identidad nacional”, en nuestro país la Academia Colombiana de Gastronomía, en una declaración parecida, dijo que “la arepa hace parte del patrimonio cultural colombiano y es símbolo de unidad gastronómica nacional”. En realidad, la arepa es tan colombiana como venezolana, pues, según datos documentales y arqueológicos, desde antes de la llegada de los españoles ella existía en el área que hoy ocupan los dos países, con distintos nombres según los grupos indígenas que la habitaban. La creencia de que es originaria de Venezuela se debe a que en el idioma de los cumanagotos, etnia Caribe que se asentaba en lo que hoy es el estado venezolano de Cumaná, la pequeña torta de maíz se llamaba erepa, que derivó en arepa, término que se difundió. En conclusión, la arepa surgió como alimento indígena en Suramérica, en una época en que no había países ni fronteras.

P.: ¿Por qué no decimos ‘teníanos e íbanos’ en lugar de ‘teníamos e íbamos’ si se trata de nosotros (nos)? Felipe Díaz, Cape Coral, Fl.

R.: En la lengua española, a grandes rasgos y con algunas variantes, los verbos y la forma tradicional de sus conjugaciones vienen del latín, y, por lo tanto, están sujetos a sus normas. ‘Teníanos’ e ‘íbanos’ no corresponden a formas de conjugación del español, porque, en términos rotundos, en ningún verbo de nuestro idioma el pretérito de la segunda persona del plural se conjuga con terminación en -nos, sino en -mos. Por eso, en español no es ‘teníanos’, sino ‘teníamos’, así como en latín no es habuinos, sino habuimus (teníamos).

P.: El movimiento del teatro del absurdo llegó a trascender como arte contemporáneo? JATS, B/quilla

R.: El teatro del absurdo fue un ademán vanguardista que, como ha ocurrido con otras tendencias, nació y feneció, entre otras cosas porque las formas de las artes no son imperecederas, pues son solo actitudes, que, así hayan pasado, siguen aportando –como en este caso a los escritores– trucos, semillas, ángulos, soluciones y otros recursos de escritura. Las obras literarias del teatro del absurdo no son disparates: ellas capturan y muestran el sinsentido de un mundo perturbado, el mismo donde, luego de dos guerras mundiales devastadoras, surgió el movimiento. El irlandés Samuel Beckett, el rumano-francés Eugène Ionesco y el ruso-francés Arthur Adamov, nacidos los tres poco antes de 1910, son las figuras más mentadas del teatro del absurdo que, por supuesto ha trascendido. Así, en 1969, Beckett, en parte por el prestigio de sus obras Esperando a Godot y Fin de partida, ganó el Premio Nobel de Literatura. Y Ionesco, durante muchos años, hasta su muerte, estuvo nominado al mismo premio, y, además, dos obras suyas, La cantante calva y Las sillas, hoy son consideradas emblemáticas de la gran dramaturgia universal.

edavila437@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Carlos Eduardo Correa Escaf

Pensar a largo plazo

Si todos comprendiéramos los retos ambientales nacionales y mundiales, sería mejor para el planeta y quienes lo habitamos.

En el Gobierno asumimos un compromiso muy importante para el planeta al aumentar, en diciembre de 2020, nuestra

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Coraje

El deporte mundial se sacudió esta semana con el anuncio hecho por la gimnasta artística estadounidense, Simone Arianne Biles. La más laureada de la historia en las competencias de su disciplina, se retiró de la final olímpica declarando que

Leer
El Heraldo
Kelina Puche

Sacúdete

Esta semana recibimos en la ciudad la visita del ministro de trabajo, quien socializó el alcance del Decreto 688 del 2021 encasillado en la estrategia que han denominado “Sacúdete” buscando dar respuesta a uno de los problemas que llevamos a

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

¿Y qué?, ¿todo mono?

Ese es el saludo más frecuente entre nosotros y conlleva un deseo implícito de bienestar para quien lo recibe, un amigo. Y también denota confianza, conocimiento del otro y de su entorno, un vínculo. Mañana 30 de julio se celebra el Día Inte

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.