¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El vendedor de hielo

A su paso por la calle, el carro de mula del vendedor de hielo iba dejando un rastro: el agua que se filtraba por la mesa cuando el enorme bloque de hielo empezaba a derretirse por el calor, a pesar de ir sobre una gruesa capa de aserrín y cubierto con una carpa plástica. En aquellos tiempos el hielo era artículo de lujo, pues desde la primera fábrica del Sr. Heilbron, en l879, hasta los años 40 a 50, solo se vendía por grandes bloques o por pedazos. Para el consumo diario de la casa se compraba al vendedor callejero un trozo que se conservaba en cajones de madera forrados por dentro en latón, cuando las neveras no eran tan fáciles de adquirir como ahora, dado su elevado costo y las pocas facilidades de crédito que había en aquellos tiempos. Las primeras neveras eran bajitas y cuadradas, con cuatro patas, una puerta gruesa y muy pesada, y una manija parecida a la de los cuartos fríos. El motor, en forma de una enorme bola, estaba en la parte superior externa de la nevera. El hielo para eventos sociales lo vendían en bloques donde Pompilio Luján, en la calle de San Juan (C 36) con el callejón de La Paz (K 40). En los ‘raspacanillas’ (reuniones bailables en casas de familia) el hielo era el protagonista: lo ponían en el fondo del patio bajo un frondoso árbol, sobre una mesa de cativo y cubierto con aserrín. Con un punzón lo picaban en pequeños trozos para llenar las hieleras de aluminio que colocaban en cada mesa para acompañar las bebidas. Lo primero que debía tener en cuenta quien organizara una fiesta era que hubiera suficiente hielo para toda la noche, ya que muchas fiestas se acababan por falta de hielo y no por falta de licor.

Antonioacelia32@hotmail.com

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

Horacio Brieva

Cuarentena, pandemia barata y desempleo

Según el Dane, en abril se perdieron 5,3 millones de puestos de trabajo, lo que disparó el desempleo al 19,8%. Para aliviar esta situación, un bloque de senadores de varios partidos ha presentado un proyecto de ley para que se cree una renta b

Leer
Álvaro De la Espriella

Presidente, es el momento

Todos los colombianos conocemos el impacto negativo sobre nuestra economía se ha producido la pandemia mundial cuyo resultados investigativos no se configuran en solo el diagnóstico. Por el contrario, ya lo sabemos, todos los días laboratorios,

Leer
Alfredo Sabbagh

No es una película

Las imágenes estremecen por lo poderoso de lo que representan. Decenas de miles de personas en distintas ciudades de los Estados Unidos salen a la calle a protestar por un nuevo caso de abuso de autoridad en contra de la población negra. El “N

Leer
Amylkar D. Acosta M.

La nueva normalidad

Como bien dijo el Papa Francisco, “prepararnos para el después es importante”, lo urgente no nos debe llevar a desentendernos de lo importante. Es entendible que no estuviéramos preparados para enfrentar esta contingencia, pero sería imperd

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web