El titulo es:Cuéntame otro paquito

Últimas noticias

Bulevar de Simón Bolívar, una de las zonas afectadas por ‘Los 40 Negritos’.
00:47

Comerciantes y transportadores temen que integrantes hoy...

Comisión Primera del Senado de la República durante una sesión de este año.
00:20

La Reforma Política, la cual incluye que las cabezas de...

El bitcoin es la moneda virtual más conocida.
00:11

Gremio considera que no cuenta con un fundamento técnico.

00:08

Motocarristas dicen que gastan más plata para movilizarse....

Bruce Mac Master
00:07

La Andi asegura que se necesitan mayores incentivos.

Personas en el sector del Paseo Bolívar en el Centro de Barranquilla.
00:04

En la región se encuentran los hogares con mayor tamaño en...

El gobernador y acompañantes recorren el césped.
00:00

Hace parte del complejo deportivo de este municipio. ...

Presidente de Sintraelecol, Hamilton Barreto (izq), y el líder del colectivo Indignados, Norman Alarcón (der).
00:00

Sintraelecol y el Comité de Indignados lideran recorrido....

La vía que será ampliada.
00:00

“El proyecto debe ir, pero por la vía correcta”: Planeación.

Luis Díaz volverá a comandar el ataque ante Colón.
00:00

Junior se mide hoy al club argentino, a las 7:15 p.m., en...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Cuéntame otro paquito

Caminando en alguna ocasión por las calles de ciudad de México, tuve la inesperada  felicidad de encontrarme en un puesto de revistas con antiguos ejemplares de historietas ilustradas que fueron la principal lectura de mi infancia y que en esa época fueron conocidas con el nombre genérico de ‘paquitos’. La revista Paquito, que da su nombre a este tipo de comics, surgió en México durante la primera mitad del siglo pasado, probablemente hacia 1935. Esta publicación estaba dirigida principalmente a un público infantil y juvenil. Su periodicidad, inicialmente semanal, llegó a ser diaria y alcanzó la cifra de 320 mil ejemplares a finales de la década de los años treinta.

Aunque dependían en parte de las historietas norteamericanas, algunas de estas publicaciones se basaron en héroes concebidos por autores locales. Tal fue el caso de Chanoc: una historieta que en un principio había sido concebida como un guion cinematográfico. Chanoc era un joven pescador cuyo nombre fue tomado de la mitología maya y sus aventuras estaban siempre acompañadas de los consejos de su bigotudo maestro y padrino Tsekub Balovan. ¿Quién no leyó en ese entonces las travesuras de  Memín Pinguín y sus amigos Ernestillo, Carlangas y Ricardo? ¿Quién no amaba y temía a Eufrosina, la madre de Memín? Una madre afectuosa y estricta con su travieso hijo, al que castigaba con una temible tabla que tenía un clavo en la punta. Esta publicación, creada en 1943, fue un icono de las historietas mexicanas y una exaltación de los valores familiares y la amistad.

Los héroes indígenas no estuvieron ausentes de los comics de la época, como Turok, el guerrero de piedra, Aguila Solitaria y, especialmente, Almagrande. Este personaje, creado en 1961, era un indio yaqui huérfano, criado por una manada de coyotes, que defendía a los pueblos fronterizos del norte de México de los abusos del poder. Los luchadores también tuvieron un espacio propio en las novelas ilustradas, como El Santo, el enmascarado de plata, que en sus aventuras se enfrentaba a momias, asesinos demenciales, vampiros y científicos enloquecidos buscando siempre el triunfo de la justicia y la ley.

Los llamados paquitos estimularon la pasión por la lectura en varias generaciones y el gusto por los dibujos artísticos a través del goce narrativo y visual. Ellos hicieron muy gratas las horas del ocio en nuestra infancia y aguijonearon la capacidad de emprendimiento en muchos jóvenes que alquilaban estas historietas ilustradas en sus casas como un fugaz negocio vacacional. El especialista mexicano Alejandro Chaparro ha dicho que los  comics aportan “un mundo de imaginación a los jóvenes, el cual crea una lectura de afición por algún personaje y se familiarizan con las historias que consecuentemente van experimentando en el lector la curiosidad, no sólo de leer sino de acercarlo a temas diversos que son mencionados en sus infinitos universos”.

Así cuando los jóvenes dicen “cuéntame otro ‘paquito’” deben saber que esta palabra no es sinónimo de mentiras, sino que implica la evocación deleitable de unas historias, unos guiones y unos dibujos surgidos de una fecunda creatividad.

wilderguerra©gmail.com 

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1