El Heraldo
Deportes

Palestra deportiva | El arte de entrar ‘a mano fuerte’

Se trata de un hecho por demás frecuente en la vida de los estadios, con diferentes maneras de ejercerlos: hay una forma de violencia inaudita y hay otra en sentido contrario...

“Hay un deporte que nació con el otro”, este sí, sin el menor asomo de Comillas porque es evidente que el primero tiene mucho de fraude, el segundo responde a una realidad que es mundial.

Se trata de un hecho por demás frecuente en la vida de los estadios, con diferentes maneras de ejercerlos: hay una forma de violencia inaudita y hay otra en sentido contrario de llevar a cabo una representación deportiva que el portador del engaño lo envuelve en un engaño verbal muy atractivo.

Para salir de las nebulosas lo antes posible y entrar en las redes, en Barranquilla hemos tenido verdaderos comandantes de la farsa.

Un sistema de fuerza bruta ha sido el de mayor frecuencia en la escena: un forzudo abraza al portero y lo inmoviliza por unos segundos, espectadores que abren veloz carrera hacia las gradas donde se pierden de una vez. El magullado portero pide a gritos la policía, pero todos saben que ésta solo aparece después de ‘rayo caído’.

Como quiera que hay que citar nombres propios, un astro del fútbol, como era Mejía en el estadio Moderno, empleaba el sistema de ‘mano fuerte’; metiéndole tremendo empujón al portero, mientras el favorecido también emprendía carrera hacia las gradas del estadio Moderno.

Un episodio que ya hemos referido y ojalá se calme un poco los descubridores de lo repetido por este columnista, el ‘Zurdo’ Pérez llegó a la puerta de cumplimiento y se identificó como quien era: el legendario ‘Zurdo’ Pérez; el portero le dijo lo de siempre: “yo no sé quién es usted y si no tiene pase no entra aquí”.

Era el partido  inicial de los V Juegos entre Cuba y Colombia ganado magistralmente por ‘Petaca’ Rodríguez con blanqueada estremecedora  al fondo.

El ‘Zurdo’ Pérez espero la llegada del equipo colombiano y le contó el caso a ‘Petaca’ Rodríguez, quien le dijo de inmediato “vamos allá”. Los conocedores de ‘Petaca’ sabían lo que vendría de inmediato: un violento empujón y entrada fraudulenta del exlanzador a quien ‘Petaca’ condujo al dug- out a ver qué policía se atrevía a sacarlo de allí.

Hombre, como nos deleitamos con estos recuerdos pero ya no podemos seguir....

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

La magia del tándem

“Soy Clodoaldo rima de Everaldo” reza una frase en el poema Copa del Mundo 70. La rima en el terreno de juego sucede más allá de los apellidos de los futbolistas. Se trata de una complicidad, muchas veces espontánea, natural, y otras veces

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

Competencia sí, pero no así

La importancia del respeto mutuo y la ética profesional no se circunscribe únicamente al ámbito legal, sino que se expande a todas las facetas de la vida profesional y personal. La experiencia que presencié recientemente durante una audiencia

Leer
El Heraldo
Amat Zuluaga

Se ve crítico el futuro de los alimentos

La producción de fertilizantes a nivel mundial, representa una proporción importante del consumo energético. Cercanos al año 2000, la producción de fertilizantes representaba el 28% del total de energía consumida en la agricultura. La produc

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

De Brasil para Colombia

Cuando Brasil decidió estar en los primeros lugares del ranking mundial de exportadores de alimentos y materias primas, lo primero que hizo fue zonificar los cultivos por Estado, teniendo en cuenta las condiciones climáticas ideales, suelos fér

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.