¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Un objeto de laca negra

Con la llegada al poder del comandante Hugo Chávez Frías, y de su mano la Revolución Bolivariana, se avivó la devoción hacia la figura de Simón Bolívar. Si bien desde los procesos libertarios de la América Latina el llamado Padre de la Patria era una especie de ciudadano suramericano, a partir del surgimiento del chavismo una campaña comandada por el propio Chávez, con indudables fines políticos, se ocupó de reafirmar su pertenencia al pueblo venezolano. Desde entonces ese Bolívar, que de algún modo era propiedad de las seis naciones que alcanzaron la independencia amparadas en sus ideales, fue destinado a liderar la revolución con la que soñaba Chávez, y su imagen fue la insignia que convocó a refundar la patria. Así las cosas, un Chávez nacionalista y ardoroso recordaba al mundo entero, casi en cada alocución, que Simón Bolívar era el más venezolano de todos los venezolanos; tanto o más que el imponente río Orinoco o el archipiélago de los Roques. La figura de un Bolívar enfundado en su traje de general, orgulloso de su banda tricolor, de su casaca refinada y sus charreteras bordadas, presidía indefectiblemente cualquier acto, y su palabra señoreaba en los discursos oficiales. 

Poco antes de morir, y quizás entusiasmado con la idea de que un nuevo aspecto ayudaría a consolidar la ilusión de una patria refundada, para conmemorar los 229 años de su nacimiento el presidente venezolano dio a conocer un nuevo rostro de Bolívar, una imagen digitalizada creada con base en la estructura ósea de su cráneo. Como todos fuimos testigos, el nuevo Libertador –de semblante un tanto hosco– fue develado en el palacio presidencial de Miraflores, y, desde allí, ambas imágenes pasaron pronto a representar tácitamente una de las grandes utopías de Latinoamérica: la Revolución Bolivariana. 

Como era de esperarse, al asumir Nicolás Maduro las riendas de la Venezuela ideada por Chávez, debió hacerlo con la parafernalia simbólica montada por su antecesor. Y lo hizo, además gustoso, porque esa prevalencia de la figura del Libertador había sido concebida como un instrumento de dominación que, debido a sus falencias, le resultaba indispensable. Así que, las dos versiones de Bolívar, la clásica y la reciente, permanecieron por varios años, inmutables y severas en las alocuciones presidenciales, representando el ideario que respaldaba el proceso revolucionario. Ahora bien, si el Padre de la Patria pudiera hoy ver lo que sucede en su amada Venezuela, seguramente quedaría descorazonado. Hace pocos días un noticiero colombiano reprodujo una intervención televisiva de Maduro, y, para sorpresa de muchos, en esta ocasión dos cosas lo acompañaban: una imagen del Bolívar que luchó incansablemente por la libertad de los pueblos americanos, y un delicado objeto de laca negra y apariencia oriental que, dadas las circunstancias actuales es, sin duda, un elemento simbólico en extremo preocupante. 

berthicaramos@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#ReformaALaJusticiaYa

La justicia necesita una reforma urgente, bien por vía legislativa, bien por constituyente, pero es urgente.

Debe buscar mejorías en muchos puntos, pero dirigida a que el colombiano de a pie encuentre soluciones rápidas y eficaces a s

Leer
Marjorie Zúñiga Romero

Despide a Un Mamerto

En tiempos de redes sociales una nueva tensión se asoma entre el derecho del trabajo y la libertad de expresión. Para entender lo que estoy diciendo, lo mejor es acudir a un ejemplo reciente. 

Una mujer publicó en su Twitter un e

Leer
Enrique Dávila

Averígüelo, a. C., Teques

P.: ¿Dónde se origina y en qué ámbito se usa la expresión ‘¡averígüelo Vargas!’? Daniel Serna Dávila, B/quilla

R.: Se usa para indicar que el desenlace de una situación o de una idea es difícil de predecir o de descifrar.

Leer
Indalecio Dangond

Relanzar el Plan Colombia

Cuando el expresidente Andrés Pastrana puso en marcha el “Plan Colombia” con el expresidente Bill Clinton en septiembre de 1.999, con el fin de fortalecer nuestras fuerzas militares para contrarrestar el narcotráfico y las guerrillas, tambi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web