El Heraldo
Opinión

La mujer vulnerable y vulnerada

Cabe advertir que la vulnerabilidad del sexo femenino en Colombia no se le puede atribuir a la pandemia.

Hace un año, el 6 de marzo se reportó el primer caso de contagio en Colombia con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 portador de la covid-19, declarada como pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud cinco días después. Desde entonces todos los países, y Colombia no es la excepción, tomaron medidas primero de prevención, luego de contención y por último de mitigación; pero, pese a ello, dicha pandemia alcanzó a cobrar más de dos millones de víctimas fatales antes de poder desarrollar las vacunas contra la misma por parte de la industria farmacéutica.

Los estragos en la salud, en la economía y en los indicadores sociales no se hicieron esperar, siendo mayores en Latinoamérica que en el resto del mundo. Sus repercusiones han sido catastróficas, afectando mayormente a los más vulnerables tanto por estratos sociales como por género. Las cifras son elocuentes y muestran palmariamente que la mujer en Colombia ha llevado la peor parte de los devastadores efectos no deseados, pero no por ello menos impactantes, de las medidas de bioseguridad tomadas por parte del Gobierno nacional.

Cabe advertir que la vulnerabilidad del sexo femenino en Colombia no se le puede atribuir a la pandemia, tal condición era preexistente a la misma, de modo que en el 2020 solo se dio su empeoramiento y lo que es peor se profundizaron las enormes brechas de género que aún subsisten en Colombia. Y ello, no obstante que la Constituyente de 1991, integrada por 70 hombres y solo 4 mujeres (¡!), consagró en la nueva Constitución Política, que está a punto de cumplir sus primeros 30 años de vigencia, en su artículo 43 la igualdad de género.

Desde luego se han registrado avances legislativos que han desarrollado tal precepto constitucional, destacándose entre ellos la expedición de la Ley 581 de 2000, más conocida como la Ley de Cuotas, la misma que tiene en aprietos al presidente Duque para su cabal cumplimiento. Pese a ello, el desempleo y la pobreza siguen teniendo rostro de mujer: la brecha de la tasa de participación de la mujer con respecto a la del hombre es de 20.8 puntos porcentuales. El desempleo femenino en el 2019, antes de la pandemia, se situó en el 13.6%, más de 3 puntos porcentuales con respecto al promedio nacional y 5.6 puntos porcentuales por encima de los hombres. En el año 2020 esta brecha se amplió y esta vez fue de 6.1 puntos porcentuales.

El contraste no puede ser mayor, según el DANE, mientras el género masculino trabaja 12:39 horas diarias, de las cuales 9:14 horas son remuneradas,  las féminas trabajan 14:49 diariamente, de las cuales sólo 7:35 horas son remuneradas. Es decir, que la mujer dedica la mitad de su tiempo laborado, generalmente en condiciones precarias, a actividades no remuneradas. Llama poderosamente la atención que el tiempo dedicado a actividades no remuneradas por parte de la mujer no varía con el nivel de estudios.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Los retos de Petro

Hoy se posesiona el primer presidente de izquierda en Colombia, un hecho que tiene expectante a toda la sociedad por las repercusiones que ello pueda tener de cara a las libertades económicas, pero que sin duda es la muestra de una democracia que

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Balance agridulce

Duque tuvo que lidiar con dos eventos catastróficos, la pandemia y los paros y bloqueos del 2021 impulsados por la izquierda radical.

El manejo de la crisis de salud pública fue impecable. No hay habitante que no haya recibido atenció

Leer
El Heraldo
Juan Carlos Echeverry

¿El progresismo es marxismo?

El marxismo es en esencia una prerrogativa. Como teoría es deficiente, simplista y pretenciosa. Equivale a reducir la historia universal a un par de ocurrencias supuestamente geniales de un señor. Pero la historia universal no es reducible a un

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Abrazar la verdad

En el colegio conocí la historia de Colombia. Una historia contada desde una sola orilla. Una en la que relatos como el desplazamiento forzado de mis abuelos maternos de tierras santandereanas hacia la Costa Caribe a mediados del siglo XX no se c

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.