El Heraldo
Opinión

Terrorismo sin castigo

El mismo presidente Petro debe detener este exabrupto. Cualquier acto vandálico, delito, de cualquier dimensión que sea cometido por el participante de una protesta callejera, sea de civiles o militares  tiene que ser castigado mediante judicialización o de lo contrario nos estamos entregando al caos oficializado y protegido. De ahí a reivindicar la ley del más fuerte de los siglos pasados hay un solo paso.

La palabra terrorismo significa el acto o los actos que pueden producir miedo,  angustia, desgracias y espanto además de terror. En nuestro medio se utiliza para descifrar o retratar toda acción generalmente bien diseñada, dirigida, orientada a producir daños y pánico entre la gente y sobre todo el caos o la  disociación. El terrorismo se produce gravemente cuando causa desgracias y muertes, cuando provoca estampidas, huidas, escape y desmoronamiento del orden legal, social, comunitario. Es en términos generales modernos un escenario de pánico y pavor científicamente identificado y profesionalmente estudiado. Por ello todas las legislaciones del mundo actual, todas sin excepción, lo consagran como delito de la más funesta repercusión social y por lo tanto lo castigan severamente. El mundo actual por desgracia ha estado inmerso en un abundante accionar terrorista en los últimos años.

Aquí y en todas partes cuando las manifestaciones de protesta pública, con fines políticos o de otra índole, abandonan su carácter pacífico de protestar que  buscan ser escuchadas y se lanzan al caos, al ataque personal, al vandalismo destruyendo lo que encuentran a su paso, incendiando, niquelando edificios, puestos de policía, vehículos, tiendas, automáticamente, por ley, cometen delitos y pasan a ser sujetos de derecho penal claramente estipulados. Además cuando  sobrevienen los muertos, los incendios, el caso se puede transformar en homicidios de alto calibre y por lo tanto hay una configuración del auténtico terrorismo señalado como el mayor delito por las legislaciones mundiales.

Ahora en el país resulta que nuestro Ministerio de Justicia, que no merece por ningún lado alguna calificación medianamente aceptable, le anuncia al país que presentará un proyecto de ley al Congreso que no califique como terrorismo a las acciones vandálicas que se produzcan en la degeneración de las protestas  públicas, es decir cínicamente el planteamiento de que se produzca impunidad para todo el cúmulo de acciones delictivas o vandálicas que nazcan de las  protestas públicas callejeras. Es un pasaporte al libre paso para la implantación de un terrorismo protegido por la ley misma. Algo realmente increíble, irracional, por no decir una estupidez.

El mismo presidente Petro debe detener este exabrupto. Cualquier acto vandálico, delito, de cualquier dimensión que sea cometido por el participante de una protesta callejera, sea de civiles o militares  tiene que ser castigado mediante judicialización o de lo contrario nos estamos entregando al caos oficializado y protegido. De ahí a reivindicar la ley del más fuerte de los siglos pasados hay un solo paso.

Estas intenciones oscuras de altos dignatarios del Gobierno, ya van varias que nos dejan estupefactos, nos hacen pensar que los valores se están invirtiendo y que los principios, los valores humanos inclusive consagrados en el Estatuto Universal de los Derechos Humanos, la ética, la moral, pueden volverse un paisaje lejano y romántico dentro de poco y podríamos regresar al libre albedrío, aquella época donde ganaba quien accionara primero su revolver. Es preciso que Colombia haga un alto en el camino y se abra hacia la reflexión. Para llegar a los fines perseguidos no hay necesidad de embrutecerse. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro Villanueva

SOS: Educación sexual

La salud sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "un estado de bienestar físico, emocional, mental y social, relacionado con la sexualidad, a través de la creación de leyes, reglamentos e instituciones. Para gozar

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Humanización en salud

En las últimas semanas, la agenda noticiosa del sector salud en Colombia está tomada por las opiniones de expertos, en contra y a favor, de lo poco que se conoce del proyecto que se presentará ante el legislativo buscando realizar una reforma e

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.