¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Se volvieron locos

Llegó la hora de la mano dura.

Algo tiene que hacer ya, de inmediato, la Alcaldía Distrital en conjunto con la Policía para instaurar con carácter el principio de autoridad que se ha perdido en la ciudad. No podemos seguir permitiendo que, expresando en una simple frase cotidiana sigamos haciendo lo que nos dé la gana. El alcalde Pumarejo está adelantando una exitosa labor en todos los frentes no obstante lo duro que le ha tocado asumir sorpresivas circunstancias adicionales a las cotidianas de todo mandatario. Y viene actuando acertadamente como lo esperábamos. Pero llegó la hora de la mano dura: No es posible que una gran mayoría de personas de todos los estratos ignoren las órdenes, instrucciones, directrices de la alcaldía y persisten en plena pandemia en negarse utilizar el tapabocas, incumplir el distanciamiento social, lavarse las manos, evitar aglomeraciones. Si no obedecen a las buenas, la ley hay que hacerla cumplir. Lo demás es burla, cinismo, desfachatez y un peligro latente y letal permanente con toda la comunidad.

Por otro lado en la Policía se están viendo cosas espantosas. Es cierto que la labor de los uniformados se triplicó, que actúan con mucha cautela por órdenes superiores, recomendando tener presente no excederse, la prudencia, el respeto. Pero tampoco al extremo que tener que soportar la burla en su propia cara, el estribillo de la violencia de derechos humanos, la agresión y la falta continua, persistente, de ofenderlos por cumplir con su deber. Basta ya! A la policía hay que acatarla, hay que obedecerla y no agredirla,y el que no busca consenso de cumplir con el orden debe ser castigado inmediatamente. Magnífico que se ha dispuesto un pabellón especial para detenidos que violen todos las ordenamientos en esta circunstancia sanitarias.

El caso de los domiciliarios es patético en la ciudad: Se volvieron locos. No hay uno solo que en su motocicleta o bicicleta respete las señales de tránsito. Velocidad extrema, siempre en contravía, jamás cumplen con la luz de un semáforo, todos invaden los andenes peatonales a cada instante, aparecen en cada esquina como bólidos fantasmas arrollando lo que encuentren. Sí, se volvieron locos, interpretan que la velocidad en llevar el pedido es sinónimo de que encuentren el método más eficiente, no importa cómo. Esta nueva costumbre en la ciudad hay que ponerle orden inmediatamente. Un enérgico ya! No más tanto abuso!

Una simple lógica elemental en el razonamiento colectivo nos indica que todas estas prácticas prosperan porque no hay autoridades que apliquen sanciones. Entonces todo se convierte en una patología social donde la colectividad va aceptando resignada el imperio del desorden y la impunidad. La frase popular “Es una ciudad donde cada quien hace lo que le da la  gana y le importa la autoridad” es lo más sintomático y gráfico o una realidad que nos está aplastando. Pero que además nos está convirtiendo la coherencia social en un martirio. Un amigo en su auto atropelló a un domiciliario en su motocicleta en contravía que se le atravesó sorpresivamente y quedó herido. El amigo ha tenido que cargar con el susto, las amenazas de la familia, muchísimos gastos y estuvo a punto de ser detenido junto con su carro por varios días. Se justifica? Se explica? Se entiende?

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Carmelo Valencia

Por mi tarea de comentarista en Blu Radio, tengo la oportunidad de ver a todos los equipos del fútbol profesional colombiano muchas veces, no solo cuando enfrentan al Junior. Esto, quizá,  me ayuda a formarme una idea más cercana al verdad

Leer
Enrique Dávila

Nasobuco, esguañañao

¿Por qué la palabra nasobuco solo se maneja en Cuba y en Colombia desapareció? Rodolfo Gómez Peralta, B/quilla

No pude comprobar que nasobuco, sinónimo de tapaboca o mascarilla, se use o se haya usado en Colombia. Se trata de un neo

Leer
Indalecio Dangond

¿Qué harías con $2.2 billones?

Después de varios debates, esta semana las comisiones económicas conjuntas de Senado y Cámara de Representantes aprobaron el Presupuesto General de la Nación para la vigencia del año 2021 por un monto de $ 313,9 billones, de los cuales el 59%

Leer
Marcela Garcia Caballero

90 años de verdadero amor

De vez en mes escribo columnas que se alejan de la dolorosa realidad nacional. De vez en mes me gusta escribir sobre historias que reflejan las carencias que hay en nuestra sociedad. De vez en mes me gusta escribir sobre el amor. Ese que tanto bus

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web