El Heraldo
Opinión

Peligros virtuales

Que jartera tener que abrazar a una pantalla por más hermosa que sea la tabla frente a nosotros.

No vamos a inventar nada en esta columna. Tampoco a intentar generar una controversia que ya está planteada universalmente. Solo queremos reflexionar, solidarizarnos con artículos muy sensatos y brillantes de columnistas del país, de este mismo periódico, vecinos en esta página, quienes en forma admirable han expresado las mismas preocupaciones de miles de intelectuales, que ya determinaron la funesta consecuencia de verse sometido el mundo hoy casi en forma absoluta al teclado de una pantalla, desde el internet hasta Zoom, pasando por todas las combinaciones, algoritmo, nubes, estaciones, páginas web y por supuesto los sistemas modernos de comunicación en línea.

Es que venía sucediendo que cada día más el mundo se tecnificaba y las comunicaciones se simplificaban. Pero la pandemia terminó por congelarnos, estatizarnos, sometiéndonos y para ser más real esclavizarnos a un teclado, unos sistemas, unos significados, unos símbolos, que limitaron o quizás eliminaron nuestra sociabilidad. El hombre moderno se desprendió del contacto, de la interrelación, del diálogo, del cruce de miradas, de la observación del gesto, de los tonos de voz, la entonación, lo que los psicólogos llaman la impresión visual que transmite a veces, mucho más que las palabras.

Nadie puede negar y nos unimos a este concepto universal que la virtualidad es un elemento sustancial para el mundo moderno en todas sus manifestaciones y expresiones: “El mundo virtual que lo abarca todo en el firmamento del entendimiento” como lo vaticinó el expresidente Clinton en una reciente conferencia en video. Pero esta perfección del mundo moderno no lo es todo. Es, sin discusión, el complemento perfecto de la esencia socializante de todo ser humano que nació y está formado para la integración física y psicológica con sus semejantes.

¿Resultado de hoy día? Los delincuentes, los vándalos, esa minoría del mundo que no descansa en la perversión, se introducen en las redes sociales y hablan, escriben, imponen, destruyen. La maldad, la calumnia se imponen sobre la lógica y las redes virtuales se convierten en un enemigo anónimo cobarde que destruye. Mientras tanto el niño en el colegio, el funcionario en su oficina o detrás del mostrador, la persona en cualquier clase de trabajo, todos ellos se aíslan cada día más, se convierten en solitarios mientras las universidades pierden su esencia formativa que es además de las cátedras y las investigaciones en grupos la integración entre salones, patios, corredores, bibliotecas, campus. Es decir, el complemento que todo estudiante necesita para alcanzar no ya su preparación académica, sino su formación ciudadana, el perfeccionamiento de sus personalidades, de su estructura psíquica, del ordenamiento de sus criterios. El mundo se va armando hoy, cada día más de una individualidad peligrosa, un aislamiento que estructura el egoísmo y la soledad de los resentidos.

Estamos en mora estas generaciones que comienzan en reivindicar la sociabilidad del mundo. Permitir que la tecnología nos apoye y si es el caso nos resuelva los enigmas del mundo moderno, pero no nos dejemos que nos borren el gesto y la sonrisa, el saludo de mano, el abrazo fraternal. Que jartera tener que abrazar a una pantalla por más hermosa que sea la tabla frente a nosotros. Es una tarea gigante, pero en cortos años diagnosticará en las futuras generaciones si siguieron como seres humanos o robots automatizados.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Mi experiencia con el covid

El pasado sábado 3 de abril tuve que regresar de BLU radio, en medio de una transmisión, por fuertes malestares y alta fiebre. A partir de ese día, y tras la confirmación de la presencia de Covid en mi cuerpo, he estado encerrado en mi cuarto

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#VotoPorUnModeloDeVida

En lo personal siempre he creído en las libertades y en que el Estado sólo intervenga cuando sea necesario, con el objetivo puntual de cerrar la brecha de inequidad y acercar a los ciudadanos a posiciones en las que los servicios básicos de edu

Leer
El Heraldo
Pedro Viveros Tarquino

Ojo con el vecindario en el 22

Ojo con el 2022” fue un trino del expresidente Álvaro Uribe que, como muchas de sus opiniones, generó un debate alrededor del mensaje enmarcado en las elecciones colombianas del próximo año. Sin embargo, a mi juicio, lo que vaticinó el exse

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Parar, obsidional, CEO

Parar es detenerse, cesar: ‘El bus paró’, ‘¡para de hablar!’. En la Costa se usa como subir/levantar: ‘Paré el espejo para verme’, ‘¡párate de la silla!’. [Soy francés y no entiendo] dos sentidos tan diferentes. Henry Muller,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web