¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

No voy al paro

La protesta social es un derecho legítimo que tenemos todos los ciudadanos. Así lo proclama la Constitución en los artículos 37 (toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente), 20 (libertad de expresión), 38 (libre asociación), 56 (huelga) y 107 (posibilidad de fundar y organizar movimientos).

Es tan amplia esta opción ciudadana, que hoy apelo a ella para protestar contra la protesta.

Es cierto que tenemos dolorosas razones para estar inconformes.

Nos lastima que sigan matando dirigentes sociales. Nos alarma el afán guerrerista de quienes reclutan niños a la fuerza y también de quienes los matan. Nos llenan de interrogantes los acuerdos comerciales que está firmando el presidente Duque. 

Con todas esas posturas hemos llenado las redes sociales. Lo que pensamos sobre una cosa y las otras, ya lo saben Duque y su equipo de gobierno. Esperamos ahora que actuén.

Pero Colombia, con el perdón del vecindario, no es Bolivia. Tampoco Chile.

En nuestro país hemos tenido históricamente una tradición democrática, que nos ha permitido crear instituciones para el diálogo y la reivindicación.

Si no estamos de acuerdo con algunas decisiones, basta con apelar a los organismos de control, los órganos del poder judicial y los hacedores de las leyes, o a mecanismos como las consultas populares o la tutela.

La razón por la que hemos sido tímidos laboratorios de las políticas neoliberales, se debe, justamente, al equilibrio que, con todas las arremetidas extremas de la derecha y de la izquierda, hemos mantenido a través de los tiempos.

En la nación de los Aimaras hubo aparentemente un voto popular que el presidente Evo Morales no quiso reconocer. Cualquier líder lo habría podido hacer, menos Morales, en quien los bolivianos veían la representación de una nueva clase política después de las épocas aciagas (1964-1982, especialmente) en las que hubo 14 dictadores.

En Chile, por su parte, aún se pasean los fantasmas de la autocracia militar de Pinochet, que les dejó una Carta Política que los partidos han temido cambiar. Allí, evidentemente, hay problemas de desigualdad como consecuencia de la concentración salvaje de la riqueza producida a borbollones.

En ambas naciones se rompieron los canales de diálogo. No hubo ni voluntad política ni institucionalidad que respondiera.

Colombia –insist– es otra cosa. A menos que la apuesta sea tumbar al Presidente, cosa que, si me lo permiten, está muy lejos de suceder justamente por la tradición de la que hablo, hay maneras de resolver lo que nos inquieta sin el riesgo de coadyuvar empresas políticas venidas a menos ni ambientar el accionar de los radicales que parecen no haberse enterado que el muro cayó hace 30 años.

Lo que en verdad me preocupa es convertirme en idiota útil de los menesterosos de la anarquía, que lo único que quieren es que el país arda, como lo hace su patio.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Yamid Amat Serna

Las otras voces

Él llevaba en sus tenazas y en sus ojos, y ella en su cola y su mirada, la delicadeza de las fibras más íntimas, las que componen el mágico tejido de una conversación. Recordaron en mí, la palabra y su poder, la inquietud y su atención, la

Leer
Horacio Brieva

Los contralores de Cambio Radical

Jesús María Acevedo Magaldi, un mocetón de exuberantes títulos universitarios pero de ética precaria, fue escogido en una sesión del Concejo llena de dulzones ditirambos para él. Por su hoja de vida votaron hasta los concejales de la “opo

Leer
Álvaro De la Espriella

La improvisación

El significado más acertado puede decirse de su aparición de pronto, sin avisar, cuando no hay manera de prepararse para recibir lo que lo que llega.

La historia humana está llena en cada quien, de estos fenómenos que por lo general

Leer
Alfredo Sabbagh

Lo absurdo

Indignación desechable y dientes de leche. A la hora de la verdad, en las urnas, volverá a ganar la cómoda flojera y el ciclo comenzará de nuevo; tal cual la serie “Dark”. La ficción se ve en calzas prietas para alcanzar la realidad, porq

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web