Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El mundo de Emanuel

Las estadísticas del Bienestar Familiar indican que el abandono de niños obedece, por lo general, a dos razones: pobreza y embarazo adolescente.

Los médicos certificaron que gozaba de buena salud.

De hecho, pesó 3.100 gramos y midió 49 centímetros.

Por lo que se lee en la nota que dejaron a su lado, tenía dos de las vacunas reglamentarias.

La que afirmó ser su madre, sin embargo, dijo que no pudo más. “No quiero verlo sufrir y no tengo recursos”, escribió, antes de dejarlo arropado en un banca de la calle Murillo con 44.

Hoy la sociedad la fustiga. ¿Qué clase de madre abandona a su hijo recién nacido? La lluvia de cuestionamientos arreció durante todos estos días, con rayos de emotividad ajena.

En respuesta, las autoridades anunciaron que la andan buscando. Si la encuentran -aseguran- podría estar en prisión entre 32 meses y 9 años, según lo atenuantes.

Las estadísticas del Bienestar Familiar indican que el abandono de niños obedece, por lo general, a dos razones: pobreza y embarazo adolescente.

Si bien “nada lo justifica”, como afirman los corazones envalentonados, lo que se intuye de la nota es una motivación de la primera línea que, por lo demás, se ha ensanchado por estos días con la crisis del empleo y la producción.

Emanuel, como le llamaron los policías, llegó a un mundo hostil en el que están ya recluidos muchos ciudadanos. Su madre podría ser uno de ellos. Cualesquiera que hayan sido los motivos.

No se en qué van las investigaciones oficiales para “dar con su paradero” y, entonces, encontrar las auténticas motivaciones de la cruel decisión.

Por lo pronto, más que el corazón desalmado que ven los críticos, lo que observo es un alma desesperada. “Ayúdame a darle una mejor calidad de vida, ya que yo no puedo”, dice el escrito. Es un espíritu adolorido que cuida que le celebren el cumpleaños cuando toca, y entonces da la fecha exacta de su nacimiento. Es una madre atormentada por el dolor, que pide a quien lo encuentre, que lo cuide mucho y lo ame.

Tal vez agotó todas las posibilidades de la solidaridad humana, antes de tomar esa decisión. Tal vez intentó vender dulces en la calle y apenas obtuvo pírricas ganancias. Tal pidió limosnas que se hicieron cada vez más esquivas. Tal vez bregó por un plato de comida en la vecindad y apenas logró unas cuantas miradas de conmiseración.

En nombre de ese desatino social, el Bienestar ya le consiguió un hogar sustituto y los comerciantes, ahora sí, lo llenaron de objetos que en las circunstancias de su mundo, el niño difícilmente tendría:  un corral para dormir, un coche para pasear, decenas de teteros para que nunca falte uno y juguetes que tendrán que esperar algunos años más para que suene la bocina.

Es lo que puede la institucionalidad en su misión correctiva. Es lo que queda cuando los dramas humanos tocan la conciencia social.

Que bueno que esos regalos hubieran llegado en otro tiempo. Que bueno que el mundo de Emanuel y su madre hubiera sido menos hostil. Seguramente habríamos llorado menos.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Emilio Sardi

La niñez y el virus

Gracias a los esfuerzos de la OMS para ocultar su aparición, era muy escasa la información que existía sobre el virus chino eventualmente denominado SARS-COV 2 cuando ella, tardíamente, oficializó su existencia en los términos más alarmista

Leer
Orlando Araújo

Los cortejos del diablo

Se cumple, en pleno pico pandémico, medio siglo de la publicación de Los cortejos del diablo, de Germán Espinosa, una de las expresiones literarias más admirables del Caribe colombiano. Recorrer sus páginas, mientras escasea el mercado y la s

Leer
Néstor Rosanía

Un fiscal de bolsillo es una amenaza

El eje fundamental del modelo democrático es el principio de los pesos y los contra pesos, lo cual quiere decir que las instituciones del Estado están todas reglamentadas y vigiladas por otras entidades y así ninguna podría tener un exceso de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web