Colombia | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Colombia

La reconstrucción va muy lenta: isleños

EL HERALDO habló con habitantes de Providencia que  se reponen tras un mes del paso del huracán Iota.

Un mes después del azote del huracán Iota a las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que dejó entre la noche del 15 y madrugada del 16 de noviembre cuatro personas muertas y afectaciones en el 98% de la infraestructura de Providencia, el Gobierno reportan avances positivos en el plan de reconstrucción pero los isleños creen que las labores van muy lentas.

En Providencia, una ínsula de 5.600 habitantes, el Ejecutivo confirmó que de más de 2 mil viviendas revisadas, solo 21 están sin afectación, por lo que reiteró que el Gobierno se comprometió a construir de cero 1.134 casas y reconstruir 865 viviendas.

Susana Correa, gerente para la reconstrucción del archipiélago, afirmó que al 10 de abril de 2021 se deben tener construidas y reparadas 1.266 viviendas con todos los servicios, con resistencia contra desastres naturales y con una arquitectura que respete las tradiciones raizales.

De igual manera, el reporte es de 5 mil toneladas de escombros recogidas y 15 mil restantes; 2.342 carpas entregadas; 3.516 kits de alimentación y 3.198 de aseo, entre otros.

El Gobierno, antes. Una vez ocurrió el huracán dejando a su paso destrucción en Providencia, desde las redes sociales se lanzaron críticas contra el Gobierno por lo que, consideraban algunos, habría sido la falta de prevención del Ejecutivo por lo que ya habían anunciado las autoridades meteorológicas.

Sherry Ann Bent Durán, una abogada providenciana de 24 años que padeció el embate del huracán y quien ahora reconstruye poco a poco su casa, le dijo a EL HERALDO que el Gobierno “debió revisar que los albergues sí cumplían con los requisitos mínimos para un estado de emergencia como lo es un huracán. Pero de lo que sí no puedo culpar al Gobierno ni a nadie es de la categoría tan alta y la fuerza tan inexplicable con que llegó”.

A su vez, Lauren (nombre cambiado por pedido de la fuente), una joven estudiante de Providencia sostuvo en diálogo con EL HERALDO: “Es bien sabido que el archipiélago está en una locación  específica que es golpeada anualmente por ondas tropicales y en constante riesgo de huracanes, así que por estar expuesta a dichos fenómenos los gobiernos  nacional  y departamental deberían ya haber tenido unas especificaciones en cuanto a la construcción de casas e infraestructura y también  planes de emergencia”.

Y Alvin Bryant, más conocido en Providencia como ‘Jajaja’, un maestro de obra con tres hijos entre los 15 y los 29 años y quien ha vivido varios huracanes en otras islas, considera que “el Gobierno hizo lo que debía hacer, porque ni ellos ni nosotros estábamos enterados de la magnitud del huracán. La isla se preparó pero quién puede con un huracán de categoría 5”.

La reconstrucción. “Ya van un mes y tres semanas del paso del huracán ETA y un mes del huracán Iota y de acuerdo a la cantidad de recursos establecidos para la reconstrucción de las islas se puede decir que va demasiado lenta y las acciones planteadas se puede decir que han sido negligentes”, advierte Lauren.

Y Bent Durán coincide: “Sinceramente, va lenta, para ya hoy cumplir un mes. Aún siguen con sondeos, caracterizaciones y demás cosas que pues creemos podrían además ir adelantando con los diferentes techos de casas que aún se siguen mojando las personas y sus cosas, pero entendemos que no es obligación y que pues toca ir a un ritmo que todos logremos conseguir una ayuda”.

Bryant, por su parte, agradece a los gobiernos local, departamental y nacional “por las ayudas en la isla. Eso sí, puedo decir que como no habíamos vivido una tragedia como esta se necesita más coordinación, porque están llegando las ayudas pero no se están coordinando las labores”.

Y agregó que “de un mes hasta hoy la isla está mejor en limpieza, en la parte eléctrica, pero en las viviendas estamos igual o peor que antes”.

Lo bueno y lo malo

En la consideración de Lauren “la entrega de ayudas es muy desorganizada, no están cubriendo todas las zonas afectadas y no están llegando a toda la comunidad. Y el  proceso de limpieza ya es notorio. Pero para el tiempo que llevan trabajando va muy lento”.

Por lo que pide que “al momento de enviar voluntarios y ayudas tener un reconocimiento del área, establecer un cronograma de actividades y evitar más personal del necesario, ya que si no se sabe lo que va a hacer se pierde tiempo y no se alcanzan los objetivos”.

Sherry Ann, de otro lado, destaca “a los diferentes soldados de bajo mando, quienes han colaborado en su totalidad a la comunidad con la limpieza de la isla, pero muchos altos mandos han sido groseros y arrogantes” y critica que “priorizan las cosas de las Fuerzas Armadas y del Gobierno antes que las de la comunidad en el momento de la entrega de envíos realizados en los diferentes barcos cargueros que llegan al muelle. Y lo que más nos ha dolido es ver cómo tienen carpas grandes y amplias donde se quedan los que vienen ayudar mientras muchas personas de Providencia están en las carpas de camping que dieron y algunas se mojan”.

Le solicita al Gobierno “que no nos abandone, les agradezco por todo aquello que están haciendo, y por favor prioricen las viviendas, pues nuestra gente se nos está muriendo de tanto mojarse bajo las lluvias”.

‘Jajaja’ resalta que “han estado brigadas de salud colaborando con las medicinas por ejemplo de la tercera edad, a mi persona le ha tocado ir varias veces de noche” y se lamenta de que “yo tengo planta en mi casa y tengo la cisterna, pero hay gente que la está pasando dura porque no tienen techo, están en casa de amigos y colegas o están con 30 personas en un albergue. La reconstrucción de la isla va muy lenta porque hay gente que no tiene nada”.

Minambiente rescata colonias de coral afectadas

Como las afectaciones en las islas también fueron del ecosistema, el pasado jueves comenzó el Ministerio de Ambiente el rescate de las colonias de coral golpeadas por el huracán.

Así mismo, en la isla se adelanta la segunda fase de la evaluación ecológica a los ecosistemas submarinos, por parte de Coralina e Invemar.

Se trata de la Operación Cangrejo Negro, nombre que se le ha dado al plan de restauración de los ecosistemas de las islas.

“En la primera evaluación que se hizo hace dos semanas se evidenciaron algunos puntos afectados por el huracán con colonias de corales derrumbadas, escombros de corales y pérdida de cobertura coralina, puntualmente en el Parque Nacional Natural Old Providence McBean Lagoon”, explicó el ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa.

En este sentido, Phanor Montoya Maya, director ejecutivo y fundador de Corales de Paz, agregó que no se puede olvidar “que estamos frente a la tercera barrera arrecifal más grande del mundo. Nosotros vamos a prestar los primeros auxilios al arrecife, en alianza con Coralina, en los puntos que ya fueron identificados”.

Puntualmente, aclaró Montoya, “se reubicarán colonias que fueron tumbadas por acción del oleaje, que están volcadas, vamos a fijarlas y a rescatar las que han quedado fragmentadas”.

Así mismo, los relictos que hayan quedado sean utilizados en procesos de trasplante y recuperación de las zonas degradadas.

El minambiente agregó que también Coralina e Invemar realizan otras evaluaciones que ayuden a determinar el estado de los ecosistemas arrecifales y de pastos marinos en otros sectores del archipiélago.

“Con Iota supe que el viento hablaba”

Los vecinos gritan: Lauren. “A las 2 de la madrugada el techo de mi casa se colapsó y mi familia y yo tuvimos que correr a la casa vecina, pero esa casa se había ido. Lo bueno es que era de cemento, quedaron dos paredes, el baño y pues nos refugiamos debajo de la casa. Mientras que estábamos debajo del suelo de la casa solo escuchábamos las ventanas partirse en pedazos y objetos volando y golpeándonos pero hacía tanto frío que no sentíamos cuando algo nos golpeaba, mis dientes se golpeaban entré sí, y mi piel se puso blanca como el de un muerto, y eso que yo soy morena. La ropa que traíamos puesta no era suficiente para calmar el frío. Escuchar las fuertes brisas y los vecinos gritar en medio de la tormenta y no poder salir a ayudarlos por miedo a que nos pasara algo fue lo peor de todo. No aguanté las lágrimas y las solté, pero a las finales le di gracias a Dios cuando vi el sol salir y reflejarse en mi cara, para mi era el cielo más hermoso que he visto en mi vida. Tenía mi celular adentro de mi pantalón, mojado pero seguía funcionando y decidí tomar una foto del sol”.

Volaban los techos: Bent. “A las 3 de la mañana que se comenzó a meter el agua por el techo del apartamento donde vivíamos, reaccionamos un poco tarde para empacar nuestras cosas así que cuando finalmente creíamos haber empacado en bolsas negras lo más importante, en la habitación había un techo el cual se partió totalmente debido a que venían partes de los techos de al lado del edificio donde vivíamos. Posterior a esto pasamos el resto de la parte fuerte del huracán Iota en el baño del apartamento”.

El peor huracán: Bryant. “Escuché días atrás que iba a llegar un huracán, pero nunca en la vida pensé que iba a ser un huracán tan fuerte, de un calibre tan alto. Con mi familia nos preparamos muy bien en la casa, hice todos los protocolos de seguridad. Yo trabajé por 8 años en las Islas Caimán, que es una isla que está siempre expuesta a los huracanes y de hecho viví tres huracanes en las Caimán. Así que hice todo lo necesario en Providencia para protegernos. En la noche me encontré con la familia en un cuarto encerrados. La luz se fue a eso de las 9 de la noche y a las 3 de la mañana empezó todo: supe, por primera vez en mi vida, que el viento habla. Nunca había pasado un huracán con una magnitud tan grande”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Colombia
  • damnificados
  • desastre natural
  • Huracán Iota
  • San Andrés y Providencia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web