Rincón Juniorista | EL HERALDO

En Junior lo más rescatable fueron los movimientos en ataque del joven John Vásquez.

Estuvo más emocionante la elección del nuevo Papa Francisco I, que el partido de ayer entre el Junior y el Barranquilla, por la tercera fecha del grupo A de la Copa Postobón.

Más de uno terminó dormido, los bostezos fueron el común denominador y el Pibe Valderrama, que estaba en la tribuna de occidental, se robó todas las miradas. Ayer el estadio Metropolitano Roberto Meléndez —templo del fútbol— vivió un calvario con la pobreza futbolística que mostraron Junior y Barranquilla, que terminaron empatando 0-0.

Junior volvió a ser errático con el balón, un equipo al que le cuesta hacer más de tres pases seguidos es muy difícil que genere una opción de gol y eso ocurrió ayer. Los tiburones terminaron apostándole al pelotazo, de los atacantes el único que mostró entrega fue el juvenil John Vásquez, porque Diego Álvarez naufragó entre los centrales del Barranquilla.

En el medio campo nadie se atreve a tomar la pelota e intentar generar fútbol. En la primera etapa Junior solo generó dos opciones y fueron dos remates aislados que ni siquiera le hicieron cosquillas al cancerbero Jair Mosquera.

Y si por los lados del Junior llueve, por el Barranquilla no escampa. La inefectividad a la hora de finalizar las jugadas mató a un equipo que le entregó la pelota a su rival. Y la opción clara de gol que tuvo no la supo aprovechar.

Más de un hincha prefirió observar a través de la pantalla de un televisor, que estaba ubicado en uno de los palcos, el juego por Liga de Campeones entre el Málaga y el Porto, que seguir torturándose con la palidez de dos equipos carentes de fútbol.

El Pibe no encontraba cómo acomodarse, terminó con las manos en la garganta y alcanzó a emocionarse cuando su familiar, Jarlan Barrera, ingresó al terreno de juego por el bando juniorista.

Nunca hubo elaboración de juego, los tiburones quisieron explorar las bandas, pero les faltó más decisión para ganar la línea de fondo y terminar la última jugada con un buen pase al corazón de área. Por momentos Narváez quiso darle otro aire al equipo con sus cambios de frente, pero estos nunca encontraron un buen receptor y la pelota terminó rebotando y en poder del Barranquilla.

El telón del primer tiempo se bajó con un cabezazo del John Vásquez, quien estaba ansioso por volver a marcar con los tiburones. Por más que Vásquez lo intentó no pudo encontrar su premio.

Para la etapa complementaria algunos aficionados contemplaron la esperanza de ver otra actitud en la cancha, pero la historia fue la misma, así que prefirieron seguir hablando del Papa y viendo al Pibe.

La llegada al campo de Jarlan Barrera le dio más chispa al cuadro rojiblanco, pero esta picardía solo duró 10 minutos. Barrera ingresó enchufado, pidiendo la pelota, queriendo cobrar todos los tiros con pelota detenida, pero poco a poco se apagó y terminó contagiándose del mal fútbol de sus compañeros.

Alex Rambal pudo abrir el marcador y poner al Barranquilla a ganar, pero después de ganarle la posición a Armando Nieves sacó un remate que salió elevado y luego dilapidó las opción más clara de su equipo. Jesús Rodríguez intentó darle más velocidad a los tiburones, pero se ahogó en el mar de piernas de los jugadores del Barranquilla.

En Junior la solución nunca llegó, el camino de la victoria nunca lo encontró. Francisco Rodríguez, en el minuto 90, por poco le da un inmerecido triunfo a los tiburones. El volante de marca sacó un remate de media distancia que fue despejado por Mosquera, el rebote lo tomó Jesús Rodríguez, quien se la cedió a Diego Álvarez, pero este se atragantó y volvió a ratificar que a Junior le cuesta hacer un gol.

Alexis terminó enojado con sus jugadores y la afición salió hablando del papa, de la eliminación del Porto, de la novela Los tres Caines, antes que martirizarse con el paupérrimo partido que presenciaron. “Mejor me hubiese quedado en mi casa”, dijo un aficionado.

Por Rosember Anaya Ramírez
Twitter:@redeportes

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.