El Heraldo
Orlando Amador
Protagonistas

La ‘pureza’ de un emprendimiento a prueba de adversidades

Hace tres años las barranquilleras crearon una marca de platería, en la que trabajan juntas con artesanos y orfebres colombianos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

El 2018 fue el año de la materialización de sueños para las hermanas Nicolle, de 34 años, y Vanessa Danies Urquijo, de 37. Fue, exactamente, el periodo correspondiente para tomar la decisión de emprender y hacer realidad la idea de crear una platería en Barranquilla.

Ese deseo de tener una marca surgió debido a  que —para las dos— en el mercado de la ciudad “no había suficiente oferta de platerías”. Posteriormente, una conversación con una prima, quien tuvo por años el mismo negocio, las llevó a conectarse con artesanos y orfebres de Bogotá.

“Cuando Vane me comentó la idea yo ya la había pensado, y esto me llegó a sorprender muchísimo. Al cabo de cierto tiempo decidimos viajar a Bogotá, donde conocimos a las personas que nos recomendó mi prima. Nos tocó ir hasta allá porque encontramos que infortunadamente en Barranquilla no había talleres ni artesanos ni orfebres que se dedicaran a trabajar la plata”.

Vanessa, que es abogada, asegura que haber trabajado con anterioridad en obras sociales la impulsó a involucrar en la idea de negocio la mano de obra colombiana, apuntándole siempre a la promoción del trabajo de aproximadamente 15 artesanos. Hoy día cuentan con sus talleres en la capital del país, donde elaboran productos bajo la marca de Purus Platería (@purusplateria).

“Cuando empezamos tuvimos una idea que fue cambiando porque nuestro sueño era que en un local, que logramos tener antes de la pandemia, pudiéramos atender a las novias. Fue así como arrancamos haciendo un cuarto dentro del punto físico, en el que recibíamos a las novias para hacer un brindis, ofreciéndoles una experiencia. Sin embargo, el hecho de que la vida de todos vaya a millón y no nos permita disfrutar los momentos como uno quisiera, nos llevó a replantear todo y a quedarnos solo con el servicio que atiende y personaliza los artículos de platería que las personas deseen, ancladas siempre a una experiencia que no se termina”.

Aseguran que quien adquiere un objeto de plata “no se lleva un artículo que al cabo de poco tiempo se dañará”. Sustentan que “la plata es para siempre, tanto así que se puede heredar y, luego, personalizar”.

Al cumplir un año con su emprendimiento, un duro suceso tocó a la puerta de Nicolle. Mientras en su vientre se gestaba su segunda bebé, a su hija mayor de cuatro años, Ivanna, le diagnosticaban leucemia. Y como hecho fortuito, el día que Ivanna inició la quimioterapia, Nicolle dio a luz a Estefanía, hoy día de un año.

“El almacén en ese momento pasó a un segundo plano para nosotras, si bien nos apasionaba todo lo que estaba sucediendo con la marca, nosotras y nuestra familia enfrentábamos una situación difícil y nuestro foco era ese. Nos sorprendimos que a pesar de que nos desprendimos un poco el negocio marchó y sobrevivió por sí solo durante nueve a 10 meses. Fue un momento duro, mientras Nicolle estaba hospitalizada con su bebé, yo, que tenía cinco meses de embarazo de mi hijo Diego, me encargaba de cuidar a Ivanna”.

 

Vanessa y Nicolle Danies aseguran fusionar a la perfección sus facetas de emprendedoras y de madres. Orlando Amador

Nicolle, que es profesional en Administración de empresas, asegura que en el presente una de las apuestas de su emprendimiento es innovar en torno a la platería. Dice que hace unos años en los lugares donde se comercializaban elementos de platería solía ofrecerse lo mismo, así que ella junto con su hermana se han dedicado a tomar la referencia de muchos artículos de marcas reconocidas internacionalmente para adaptarlos en plata.

Indican que hoy día en la juventud existe la idea errónea de que estos elementos decorativos pueden llegar a ser avejentados, es por ello que el plus de su negocio es la modernización de los objetos.

Sobre los roles de cada una en el negocio, explican que mientras Nicolle es la encargada de administrar y vigilar el área financiera, Vanessa se dedica a la parte comercial y de diseño.

Así como la pandemia golpeó al gremio de comerciantes, el negocio de las barranquilleras no fue la excepción. Las dos se vieron obligadas a cerrar el punto físico y a migrar a las plataformas digitales, haciendo uso de las redes sociales. Por tanto, los roles de cada una han ido variando un poco.

“Yo pienso que Instagram es la aplicación principal para las ventas y, a pesar de que sé que el coronavirus lo vamos a superar, la forma de vender ha cambiado. Creo que quien no vende por Instagram no existe. Ahora, nosotras ofrecemos nuestros servicios y productos a través de dicha aplicación y de Facebook y WhatsApp”, señala Vanessa.

Trabajar juntas durante tres años ha sido posible porque —aseguran— han sabido diferenciar la relación de socias y de hermanas. Advierten que, pese a tener en ocasiones diferencias en el ámbito laboral, el éxito de las dos ha sido no olvidar su vínculo familiar y el hecho de que su relación no puede verse afectada por situaciones propias de un negocio en conjunto.

Nicolle, por su parte, indica que ambas  respetan el rol de cada una, así que suelen complementarse la una con la otra. Mientras Nicolle reconoce que Vanessa es más creativa y meticulosa en lo que respecta al diseño, Vanessa afirma que su hermana es organizada y experta en los números.           La elección del nombre Purus obedece —según cuentan— a su traducción en latín que hace alusión a la pureza, misma que impregnan en el material de la plata pura que manejan a la hora de elaborar artículos de decoración para la casa, para la mesa y para los bebés como, por ejemplo, floreros, centros de mesa, bandejas, juegos de té, portavasos, candelabros, platos base, cubiertos, pinzas, portarretratos, portachupos y medallas milagrosas, entre otros. También ofrecen el servicio de arreglo de platería, de pulido y limpieza.

Dentro de sus proyectos está lograr distribuir sus artículos en tiendas ya existentes, dedicadas a la decoración del hogar. A su vez vislumbran la idea de próximamente crear una página web, mediante la cual las personas con tan solo unos pocos clics puedan adquirir sus artículos, eso sí, sin descuidar la proyección de tener un local físico pues, para ellas, resulta importante que la gente se sienta cercana a sus productos.

Las dos coinciden en que su emprendimiento no tiene horario, así que en su día a día no paran. Alterno a sus roles como madres y esposas, atienden a cualquier hora los temas laborales porque —según cuentan— “la idea es siempre meterle la ficha, pues al final del día, todo se puede lograr”.

Los floreros son algunos de los elementos decorativos de su emprendimiento, todos elaborados por artesanos del país. Orlando Amador.
El éxito de nuestro emprendimiento está en que sabemos diferenciar entre la relación de socias y el vínculo que existe por ser hermanas
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • hermanos
  • emprendimiento
  • emprendimiento barranquilla
  • Decoración
  • Portada Gente Caribe
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web