Personas ondean banderas del PSOE, celebrando la victoria de Pedro Sanchéz en las elecciones.
Personas ondean banderas del PSOE, celebrando la victoria de Pedro Sanchéz en las elecciones. AFP

Pedro Sánchez gana elecciones legislativas en España

El socialista ganó las elecciones legislativas de ayer y deberá pactar para seguir gobernando en un Parlamento que contará con un nutrido grupo de diputados de extrema derecha.

Mundo

El socialista ganó las elecciones legislativas de ayer y deberá pactar para seguir gobernando en un Parlamento que contará con un nutrido grupo de diputados de extrema derecha.

El socialista Pedro Sánchez ganó las elecciones legislativas de ayer en España y deberá pactar para seguir gobernando, en un Parlamento que contará con un nutrido grupo de diputados de extrema derecha.

Según datos casi definitivos, el PSOE de Sánchez obtuvo 123 de los 350 escaños de la cámara baja, lejos de la mayoría absoluta, situada en 176 asientos. Un resultado que celebró en la sede del partido en Madrid, entre los aplausos y la euforia de sus simpatizantes.

“El Partido Socialista ha ganado las elecciones generales, y con ello ha ganado el futuro y ha perdido el pasado”, proclamó desde el balcón de la sede.

Sumaría con Ciudadanos (57 escaños, 180 en total), una opción difícil vista la dura campaña en su contra desplegada por los liberales y su líder, Albert Rivera.

Sánchez no descartó la posibilidad , aunque en la celebración sus simpatizantes le gritaban “¡Con Rivera no, con Rivera no!”, y el propio líder de Ciudadanos hablaba de hacer “oposición”.

Durante la campaña, la izquierda radical de Podemos le pidió a Sánchez gobernar juntos, pero con sus 42 diputados, suman sólo 165. La posibilidad de un gobierno de izquierdas dependería de un entendimiento con los partidos independentistas catalanes, posible pero laborioso.

“Nos hubiera gustado un resultado mejor”, aunque trabajaremos “para que en España haya un gobierno de coalición de izquierdas”, prometió el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Entra Vox, se hunde el PP

Por su lado, el partido de extrema derecha Vox, la gran sorpresa de estos comicios, entra en el Congreso de los Diputados con 24 asientos. No es tanto como esperaba, aunque el grupo parlamentario obtenido es meritorio.

“Podemos decir con tranquilidad a España que Vox ha venido para quedarse”, clamó su líder, Santiago Abascal.

El gran perdedor de la noche es el conservador Partido Popular, que con su joven presidente Pablo Casado perdió más de la mitad de los escaños y se quedó en 66. “No eludo las responsabilidades, el resultado ha sido muy malo”, reconoció.

El PP no suma por tanto con Ciudadanos y Vox, como era el objetivo de Casado, y por añadidura perdió el control del Senado, que pasa a manos socialistas según resultados provisionales. La participación fue alta y rondó el 75%, a falta de datos definitivos. En total, entraron 13 opciones políticas en la cámara baja.

De todas maneras, el hecho de haber entrado en el Congreso de los diputados entusiasmaba a sus seguidores.

“Esto es el inicio de una revolución, una revolución de la gente normal, de jóvenes, familias”, señaló Ricardo Manuel Díaz Pereira, un obrero de 41 años, vestido de camisa azul y una bandera de España en el pecho.

“Vox es el único partido que defiende la unidad de España y los valores de la familia tradicional”, defendió Gonzalo Rodríguez, un estudiante de 18 años que votó ayer por primera vez, por Vox “por supuesto”, según dijo.

Muy aplaudido, el líder de Vox, Santiago Abascal, se mostró desafiante desde la tarima: “Bienvenidos a la resistencia, seguimos adelante, seguimos sin miedo a nada ni a nadie, seguimos por España”.    

Pedro Sanchéz junto a su esposa Begona Gómez(izq) y la vicesecretaria general Adriana Lastra (der).
Pedro Sanchéz junto a su esposa Begona Gómez(izq) y la vicesecretaria general Adriana Lastra (der). AFP

Alegría en el PSOE

Ondeando banderas de España, varios centenares de seguidores de la formación española de extrema derecha de Vox saludaron ayer el inicio de una “revolución de la gente normal”, aunque sin ocultar la decepción por haber logrado menos votos que los esperados.

Concentrados en la plaza Margaret Thatcher en Madrid, frente a un hotel donde Santiago Abascal y los otros dirigentes de Vox siguieron el escrutinio de las elecciones legislativas, aplaudieron al grito de “Viva España” el ingreso de la formación por primera vez al Congreso de los Diputados.

Pero a medida que una pantalla gigante mostraba en vivo el avance de los datos oficiales que dejaron a Vox con poco más de un 10% de los votos y 24 diputados de 350 en la Cámara Baja, los asistentes iban mostrando su desilusión. 

“Después de una campaña muy dura es un alivio, pero ganar no es gobernar”, apuntaba Esther López, una contable de 51 años que se encontraba ayer en la sede nacional del PSOE en Madrid.

“Sobre todo espero que no pacte con Ciudadanos, quiero un gobierno de izquierdas”, añadió esta mujer que milita en el PSOE desde hace 33 años. 

En unos comicios que se han presentado como una pelea entre el bloque de izquierda y el de derecha, la posibilidad intermedia de pactar con Albert Rivera, líder de Ciudadanos, le evitaría a Sánchez tener que apoyarse en los partidos separatistas catalanes.

Estos han pedido a cambio algo a lo que el socialista se opone firmemente: un referéndum de autodeterminación.

Sin embargo, Sánchez y Rivera han tenido una relación muy áspera en los últimos meses, que habría que reconstruir por completo.

La cuestión catalana

Durante la campaña, buena parte del debate político giró en torno al conflicto político catalán.

En junio, Sánchez se apoyó en los partidos catalanes para hacer prosperar la moción de censura con la que expulsó del gobierno al conservador Mariano Rajoy.

La maniobra le valió acusaciones por parte de PP y Ciudadanos de ser “un traidor” y “un peligro público”, y dio alas a la ultraderecha.

El presidente del gobierno saliente replica que fueron los separatistas y la derecha quienes tumbaron en febrero su Presupuesto 2019 y forzaron este adelanto electoral, las terceras elecciones legislativas en apenas tres años y medio.

Pedro Sánchez (PSOE) echa su papeleta en las urnas.
Pedro Sánchez (PSOE) echa su papeleta en las urnas.

El ave Fénix del socialismo español

Llegado al poder en junio con una jugada de malabarista, el socialista Pedro Sánchez ganó este domingo sus primeras elecciones tras años de sinsabores, en los que muchos dieron por terminada su carrera política. Ahora, para seguir gobernando en España, deberá negociar alianzas.

Atacado incesantemente por la derecha durante la campaña, objeto de descalificaciones como “felón”, “traidor” o “peligro público”, este economista de 47 años consumó su resurrección después de haber cosechado los peores resultados de su partido en 2015 y 2016.

Y es que con 122 escaños de 350, muy por encima de los 85 de las últimas generales, el partido socialista PSOE se colocó sobradamente en cabeza en las legislativas ayer.

Considerado como políticamente muerto tras sus dos derrotas electorales y la rebelión interna que lo defenestró del liderazgo del partido, Sánchez recuperó las riendas del PSOE y sorprendió en junio al tumbar con una moción de censura a su predecesor conservador Mariano Rajoy, hundido por la corrupción en el Partido Popular.

Para ello contó con unos heterodoxos aliados: la izquierda radical de Podemos, los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes, lo que la derecha bautizó como “gobierno Frankenstein”.

Al filo de la navaja, resistió durante diez meses hasta que los independentistas catalanes hundieron sus presupuestos para 2019 y decidió convocar elecciones anticipadas.

Ante la agresividad de la oposición de derecha y extrema derecha, que irrumpió con fuerza en el Congreso español, Sánchez apeló a concentrar en él el voto de izquierdas como dique de contención ante la amenaza de “involución” de sus rivales.

Y echó mano del balance de diez meses de gobierno, haciendo gala del aumento del salario mínimo en un 22%, de la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres con once mujeres entre sus 17 ministros o del intento de exhumación, todavía no culminado, del dictador Francisco Franco de su mausoleo.

“Él adopta una posición de presidente y presidenciable, explotando esa imagen del que gobierna y tiene que tener una postura de moderación, de solvencia, de seriedad”, comentó a AFP Cristina Monge, politóloga de la Universidad de Zaragoza.

La vida de sánchez

Pedro Sánchez Pérez-Castejón nació el 29 de febrero de 1972 en Madrid, en una familia acomodada: padre empresario y madre funcionaria. 

Casado y padre de dos hijas, estudió Económicas en la capital española, obtuvo un máster de economía política en la Universidad Libre de Bruselas, y luego un controvertido doctorado en una universidad privada madrileña, sobre el que pesaron sospechas de plagio que él desmintió enérgicamente. 

Jugador de baloncesto en su adolescencia –mide 1,90 metros– se afilió al PSOE en su más temprana juventud y fue sucesivamente concejal en el ayuntamiento de Madrid de 2004 a 2009, y diputado. 

Hizo historia en el partido en julio de 2014, al ganar las primeras elecciones primarias celebradas en la formación. Pero los años sucesivos serían una auténtica montaña rusa. Tras las derrotas de 2015 y 2016, cayó el 1 de octubre de ese año en una rebelión interna de su partido, que le echó la culpa de los malos resultados.

En pocos meses se echó de nuevo a las carreteras con un puñado de fieles, y pese a la animadversión del “establishment” del PSOE, en las primarias de mayo de 2017 se impuso a la entonces presidenta regional de Andalucía, Susana Díaz. Para Sánchez, que tituló su biografía “Manual de resistencia”, la carrera no ha terminado todavía: “ganar no significa gobernar”, recordaba en los últimos días.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Mundo
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web