El Heraldo
El presidente Duque y su homólogo Moreno en una reciente visita a la frontera común entre ambos países para un proyecto de cooperación conjunta.
Cortesía
Mundo

¿Cuál es el futuro de las relaciones entre Colombia y Ecuador?

Ecuador entra a las urnas hoy con una tendencia a favor del correísmo. Analistas le explican a EL HERALDO cómo sería el trato entre ambos países.

El futuro de las relaciones bilaterales entre Colombia y Ecuador está a la expectativa de los resultados que pueda arrojar la elección presidencial que se celebra hoy en el país vecino.

El debate está formado en torno al posible regreso del correísmo de la mano del favorito Andrés Arauz o la continuidad de una política conservadora que promueve el candidato Guillermo Lasso.

Es importante comprender esta coyuntura, ya que en la actualidad las relaciones diplomáticas entre ambas naciones están en un “dulce” momento, avanzando en temas como integración, migración, seguridad y economía en una agenda de Estado, luego de la áspera crisis desatada en 2008.

El punto de inflexión

Unas relaciones históricamente cordiales se vieron fracturadas el 1 de marzo de 2008. La Fuerza Aérea Colombiana, en la llamada Operación Fénix o bombardeo de Angostura, realizó una incursión militar en la población ecuatoriana de Santa Rosa de Yanamaru en la que falleció el exjefe guerrillero ‘Raúl Reyes’. Este ataque supuso una violación colombiana a la soberanía territorial ecuatoriana.

“Esto marcó un punto de inflexión en las relaciones entre ambos países que fue muy difícil de recomponer en un principio, pero que ahora se ha ido reconstruyendo”, dijo el analista Gabriel Orozco, doctor en relaciones internacionales.

Vale la pena recordar que para entonces Álvaro Uribe Vélez ocupaba el cargo presidencial en Colombia, mientras que Rafael Correa hacía lo propio en Ecuador.

“Rafael Correa perteneció a lo que se conoce como ‘eje bolivariano’, que se perfilaba en distintos países sudamericanos, encabezados por Venezuela, y que buscaba una integración regional, mientras que Uribe estaba al otro lado del espectro político, más cercano hacia EE. UU. Este fue el primer choque entre ambas ideologías, pero lo que lo agravó fue el bombardeo”, precisó, por su parte, Juan Federico Pino, docente de relaciones internacionales en la Universidad Javeriana.

Adicionalmente, la ruptura diplomática también se agravó a raíz de la aspersión de glifosato en los departamentos de Nariño y Putumayo para erradicar los cultivos ilícitos. De acuerdo con Ecuador estas operaciones afectaban a las provincias de Carchí, Esmeraldas y Sucumbíos.

La relación entre Correa (Izq.) y Uribe (der.) se vio marcada por las diferencias ideológicas.

El renacer de las relaciones

Luego de tocar fondo, las relaciones comenzaron a mejorar tras los avances que presentaban las demandas internacionales con el glifosato, donde Colombia estaba contra las cuerdas.

“Ambos países llegaron a un acuerdo y con los avances de los temas de paz las relaciones se volvieron más constructivas, creando mesas de trabajo para tocar temas como el narcotráfico, seguridad, migración y comercio”, destacó Orozco, docente de la Universidad Simón Bolívar.

La Administración Santos fue crucial para estos acercamientos, de acuerdo con el analista Pino, pero la llegada de Lenín Moreno a la presidencia de Ecuador los cambió completamente.

El actual presidente ecuatoriano, que llegó bajo la bandera del correísmo, viró su accionar hacia la centro-derecha, y eso le ha permitido un nivel de compenetración bilateral un tanto más estrecho con el presidente Duque.

“Esto acercó a los países hacia una sincronía en la postura ideológica de derecha”, ratificó Pino.

Más allá de las diferencias que pudieron existir en el momento que Moreno asumió la presidencia, “lo cierto es que ambos gobiernos continuaron con una agenda de Estado que hay que celebrar y reconocer. Se siguió avanzando en temas bilaterales, pero también reactivando otros multilaterales, como por ejemplo el Grupo de Lima, donde ambos países han promovido una acción de condena y solución a la crisis venezolana. Esto representó un cambio en la posición de Ecuador frente a Venezuela porque antes se veía como un aliado del proceso bolivariano”, señaló Gabriel Orozco.

Los expresidentes Santos (izq.) y Correa (der.) compartiendo una charla.

¿Cuál es el mejor ganador para Colombia?

El profesor Orozco también señala que el Estado colombiano ha demostrado “su capacidad de establecer relaciones bilaterales más allá de los gobiernos de turno”.

Ante esto, el catedrático no “prevé cambios sustanciales” en las relaciones en caso de que gane Andrés Arauz. “(Él) mantendrá cosas que han sido exitosas y pertinentes para Correa y Moreno. Mantendrá la línea del Estado con Colombia, pero presionando para que no vuelva a incurrir en actos como la aspersión con glifosato y también que se busque un alivio de la situación de la frontera (...) Es posible que haya énfasis en el discurso sobre los derechos de la población indígena y migrante”, dijo Orozco.

Por su parte, el profesor Pino señala que se podría crear una “coyuntura desfavorable” al Gobierno colombiano porque los gobiernos de derecha que estaban al momento de la posesión de Duque “ya no están y serán un retroceso para esta integración política”.

Guillermo Lasso, banquero, es el aspirante presidencial que se encuentra al lado derecho del espectro político ecuatoriano y que las encuestas lo sitúan en la segunda calificación en las elecciones.

Por sus ideologías, ambos analistas coinciden en que sería el ganador “ideal” para el actual Gobierno colombiano. “Sería un mejor escenario para Duque como socio regional. Se acerca más al proyecto”, finiquitó el profesor Pino.

La actividad económica millonaria entre Ecuador y Colombia, dos países hermanos

La actividad económica entre Colombia y Ecuador es un factor determinante para el futuro de las relaciones entre ambos Estados.

Gran parte de la misma se desarrolla entre los 586 kilómetros de frontera que comparten los países. “Es una frontera dinámica en la medida en la que un país está dolarizado y es muy atractivo para el mercado colombiano”, precisó el analista Orozco.

De acuerdo con el reporte del Banco de la República, a corte del tercer trimestre de 2020, un año marcado por la pandemia de la covid-19, la inversión ecuatoriana en el país ascendía a USD 13,5 millones, una caída considerable si se compara con los USD 48,2 millones del pasado 2019. Sin embargo, fue en 2018 cuando se registraron las más altas cifras de inversión ecuatoriana. En ese año ingresaron USD 71,3 millones al país.

En orden con las cifras más recientes del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), las exportaciones colombianas a Ecuador representaron USD 1.473 millones durante el año 2020.

El país vecino fue el tercer destinatario de las exportaciones colombianas, representando así el 4,7% del valor total exportado, que ascendió a USD 31.056 millones.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Ecuador
  • Colombia
  • Relaciones
  • Presidentes
  • Elecciones
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.