El Heraldo
El cuidador de perros de Lady Gaga con los caninos.
Mascotas

Se recupera cuidador de los perros de Lady Gaga que fue herido

Ryan Fischer recibió un disparo en el secuestro de los canes. En su Instagram detalló el momento en que lo hirieron.

Momentos de angustia pasó la artista Lady Gaga luego de que robaran sus tres bulldogs y de que hirieran a bala a su amigo y cuidador de perros Ryan Fischer.

En días pasados, Fischer paseaba a Asia, Koji y Gustav cuando fue atacado con un arma de fuego, los asaltantes huyeron con dos de los perritos. Uno de ellos permaneció con Ryan.

Luego de enterarse de lo sucedido, la cantante se mostró devastada tras encontrarse a un continente de distancia y sin sus bulldogs.

Después de que la noticia diera la vuelta al mundo, la intérprete de Poker Face llegó a ofrecer una recompensa de 500.000 dólares para el que devolviese a Koji y Gustav “sin preguntas” y sin represalias de su parte.

Días después a la artista le fueron devueltos sus dos caninos por parte de una mujer de la que no se conoce su identidad.

Ryan Fischer en el hospital luego de ser herido.

Sobre el cuidador

De Ryan Fischer se supo que se encuentra en buen estado de salud gracias al rápido traslado que se le hizo al hospital y el tratamiento que ha estado recibiendo. En redes sociales, el cuidador de perros se pronunció sobre lo sucedido en la noche del robo.

“Hace cuatro días, mientras un automóvil se alejaba a toda velocidad y la sangre salía de mi herida de bala, un ángel trotó y se acostó a mi lado. Mis gritos de pánico se calmaron cuando la miré, a pesar de que registré que la sangre que se acumulaba alrededor de su pequeño cuerpo era mía. Acuné a Asia lo mejor que pude, le agradecí por todas las increíbles aventuras que habíamos vivido juntos, me disculpé por no poder defender a sus hermanos y luego resolví que todavía trataría de salvarlos... y a mí mismo”, escribió Fischer haciendo énfasis en lo importante que fue que uno de los perritos se hubiera quedado a su lado.

Descriptivamente, Ryan relató el momento en el que recibió los impactos de bala, sus pensamientos instantáneos y el agradecimiento de seguir con vida.

“Miré hacia atrás a mi ángel de la guarda... Sonreí ante su forma temblorosa, agradecida de que al menos estuviera bien. A partir de ese momento, justo cuando los vecinos salían de sus casas y restaurantes hacia nosotros en la acera, la vida ha dado un giro muy repentino e inesperado”, continuó.

En la segunda publicación realizada en la red social Instagram, subió una fotografía más animado y siguió pronunciándose al respecto.

“Todavía me estoy recuperando de una llamada muy cercana a la muerte y me he mantenido (en su mayor parte, me refiero a que soy humano) al margen de la historia de los medios de comunicación. Escribiré y diré más después, pero la gratitud por todo el amor que siento desde este planeta es inmensa e intensa. ¡Sentí tu apoyo sanador! Gracias. Me siento honrado y agradecido de que la atención y el enfoque de la policía fueran suficientes para que Koji y Gustav volvieran a estar a salvo, y sé que están comprometidos a llevar a estos criminales e intentos de asesinato ante la justicia”, redactó.

Finalmente, Ryan culmina agradeciendo a todas las personas que estuvieron pendiente de su estado de salud mientras continúa recuperándose con el anhelo de volver a sentir “los besos y lamidos de Asia, Koji y Gustav”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.