Últimas noticias

Papa Francisco junto al cardenal Barbarin.
00:14

El cardenal anunció la decisión en un comunicado. La...

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de los Estados Unidos bajo la administración del presidente Trump.
00:10

Tanto la empresa como al presidente de esta, se les acusa...

Martha Ruiz, comisionada, y Arturo Zea, coordinador para la Región Caribe de la Comisión de Verdad.
00:00

Así lo expresó la comisionada para la Región Caribe. ...

La estilista italiana Maria Grazia Chiuri agradeció a los asistentes al desfile.
00:00

Maria Grazia, diseñadora de la colección, es la primera...

El panelista Edwin Alberto Cadena.
00:00

En la Cátedra Europa se reflexiona sobre su legado...

El profesor Max Welch Guerra, de la Universidad-Bauhaus de Weima.
00:00

En el marco de la Cátedra Europa, académicos se sumaron al...

Lina Cantillo lleva 21 años y 7 meses en la industria.
00:00

La creadora barranquillera es una de las grandes invitadas...

Aspecto de la reunión entre Karen Abudinen y los alcaldes de los municipios del Atlántico.
00:00

La consejera se reunió con los alcaldes del Atlántico.

00:00

Álvaro Uribe hizo petición al magistrado Lizarazo.

María Fernanda Suárez.
00:00

Antes de Semana Santa se conocerá propuesta para operador,...

El titulo es:Comprar seguidores en Instagram, una mala práctica que no cesa

Comprar seguidores en Instagram, una mala práctica que no cesa

El frenesí por querer ser popular en redes sociales ha impulsado un mercado de compra y venta de seguidores que sigue creciendo, a pesar de los esfuerzos de las plataformas por erradicar estas actividades.

El frenesí por querer ser popular en redes sociales ha impulsado un mercado de compra y venta de seguidores que sigue creciendo, a pesar de los esfuerzos de las plataformas por erradicar estas actividades.

Quienes compran seguidores no lo hacen sólo por esnobismo, sino también porque tener una gran cantidad de seguidores permite obtener el codiciado título de “influencer”: individuos que gracias a su popularidad en redes sociales son considerados líderes de opinión.

Marcas de primera línea contratan influencers para publicitar sus productos o servicios, y muchos jóvenes, especialmente en YouTube e Instagram, ganan importantes sumas de dinero con esta actividad. Por eso, muchos han visto en la compra de seguidores un conveniente “atajo” hacia la fama.

Instagram, la red social donde más se falsifica

Actualmente Instagram es la red social donde más se compran seguidores e interacciones, y la que reporta el crecimiento más rápido de este mercado. Existen sitios web para comprar seguidores Instagram donde pueden obtenerse a razón de 100.000 seguidores por $880 dólares.

Si bien los seguidores comprados a través de estos medios son cuentas reales, no son personas realmente interesadas en el contenido que publican las cuentas a las que siguen, de modo que no deberían ser considerados una audiencia publicitaria “real”.

La preocupación por este fenómeno ha motivado que Unilever , el mayor anunciante publicitario del mundo, anunciase que dejará de contratar a productores de contenido que compren seguidores, y que no comprará seguidores para sus propias cuentas en redes sociales para asegurarse que sus contenidos llegan al público indicado.

El crecimiento en caudal de búsquedas para la expresión “comprar seguidores Instagram” ha reportado un crecimiento exponencial en los últimos años y no parece dar indicios de detenerse, como se desprende de las estadísticas de Google Trends:

Detectar la compra de seguidores es cada vez más difícil

La manera de detectar la compra de seguidores por parte de cuentas en Instagram solía hacerse a través de herramientas como SocialBlade, que permiten analizar las estadísticas de cualquier cuenta. Una subida inexplicable y muy abrupta de seguidores era generalmente un indicador de compra.

Sin embargo, Instagram eliminó la posibilidad de acceder a información estadística de las cuentas por parte de aplicaciones de terceros. La última información publicada en ese sitio web corresponde a abril de 2018. Esto ha dificultado en la actualidad la posibilidad de detectar irregularidades en las cuentas.

Hoy en día la única manera de detectar anomalías en Instagram es recurrir a un fino análisis comparativo entre cantidad de seguidores e interacciones. Por ejemplo, una cuenta con muchos seguidores y pocos likes o visualizaciones en los posts suele despertar sospechas. También, si muchos de los seguidores son originarios de un país o hablan un lenguaje que no corresponde al de la cuenta a la que siguen. Sin embargo, es algo que pocos se toman el tiempo para evaluar.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Informes Com...
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
Ya soy suscriptor web