El Heraldo
Tomada de redes.
Famosos

El ‘silvestrismo’ está de fiesta con Rubén D. Lanao

El acordeonero de 19 años se convirtió en el nuevo compañero de fórmula de Silvestre Dangond. Su padre, el fallecido Rubén Lanao, es su inspiración.  

En el año 2005 Silvestre Dangond, a través de un saludo en el minuto 4:30 de su canción La pareja del momento, auguró para Rubén Darío Lanao un futuro prometedor en el vallenato.

“Rubén Darío Lanao... y va tocá bien el muchacho ve”, se escucha al son de la melodía de Juancho de la Espriella, compañero en ese entonces del artista nacido en Urumita, La Guajira. El tema hace parte del tercer álbum de su carrera musical, Ponte a la moda.

En la mañana de este miércoles, como si se tratara de una profecía, Silvestre Dangond compartió en su cuenta de Instagram la noticia de que Rubén Darío Lanao se convertía en su nuevo compañero musical.

“¡Dios sabe cómo hace sus cosas! Es importante declarar y yo lo hice en el 2005 sin saber que este muchachito hoy me fuera a acompañar en el acordeón, Rubén Lanao hijo, te crié, sé de dónde vienes y cómo es tu formación. Te voy a cuidar el corazón lo que más pueda. Por el alma de tu papá que fue mi hermano, estamos de fiesta en el silvestrismo”, se lee en la publicación del cantautor.

Por su parte ‘Rubencho’ hijo del recién fallecido Ruben Lanao, no se ha pronunciado sobre la noticia.

Un joven con poca experiencia, pero con mucho talento se vincula a la nómina ‘silvestrista’. Pero antes de hablar de Rubén Darío Lanao es importante recordar el punto de partida de este joven soñador y hablar de la persona que estuvo detrás de su formación como acordeonero. Se trata de su padre, Rubén Lanao, conocido como ‘Rubencho’.

Su progenitor, talentoso arquitecto y acordeonero de gran trayectoria musical, grabó éxitos con voces talentosas como las de Luis Vence, Lidio García, Jorge Adel y Silvestre Dangond. Uno de sus temas más recordados es Jueguito de amor, que hizo con García. Sobresalió también con Gracias por quererme tanto, al lado de Vence. Sin duda, su legado musical es importante.

“Mi papá amaba la música, aunque era arquitecto este era su hobbie, el acordeón. Nunca contó con el apoyo de sus padres para cumplir el sueño de ser Rey Vallenato, por eso me inculcó el amor por este género, tanto así que mi primer juguete fue un acordeón”, recuerda Rubén Darío Lanao en diálogo con EL HERALDO.

Cuenta que siempre escuchó a su padre decirle a Silvestre: “Te estoy guardando a mi muchachito pa’ ti”.

“Yo sabía que sí podría pasar, me esmeraba mucho con mi acordeón y era un sueño para mí y un completo honor, pero nunca pensé que fuese tan pronto”, sostiene.

Empezó a los cuatro años a sacarle sonidos a su “acordeoncito”. Lucero Espiritual,  de Juancho Polo Valencia y que interpreta Diomedes Díaz, fue la primera canción que se aprendió por completo. Desde ahí, recuerda, inició su camino de aprendizaje desde su casa y teniendo como espejo las notas que  su papá le sacaba al acordeón.

“Aprendí con YouTube”. Rubén Lanao padre siempre fue el apoyo del joven que hoy se vincula a su primera agrupación vallenata. Aunque el acordeonero siempre depositó en Rubén Jr. el amor por la música, este nunca le “impuso nada”.

En 2015, con tan solo 13 años, se coronó Rey Vallenato Infantil, pese a que nunca le había gustado la idea de montarse en una tarima del emblemático Festival Vallenato.

“No me gustaba el Festival por mi timidez, nunca lo vi como una opción, todo me daba pena, pero sí era el sueño de mi papá, así que accedí a participar por complacerlo. Soy empírico, aprendí escuchando y viendo videos de Silvestre y Juancho, porque era lo que me gustaba, si me ponían a tocar otra cosa lo hacía, pero soy ‘silvestrista’ desde la cuna. Cuando fui a Valledupar para participar en el festival duré un mes viendo tutoriales de YouTube, así aprendí a perfeccionar muchas técnicas”, cuenta el joven digitador.

Su papá, rememora, le ayudaba a mejorar cada sonido de digitación que aprendía y así fue creando un estilo particular que le gustaba a muchos en el género vallenato.

Ruben Jr, como también lo conocen popularmente,  despertaba el interés y el oído de cantantes de la nueva ola como el también compositor Jhon Mindiola, a quien  acompañaba en ensayos y presentaciones privadas.

“Nunca grabé nada con Mindiola, no era una unión oficial, solo lo acompañaba en algunas presentaciones privadas y en ensayos, Silvestre es mi primer compañero oficial”, resaltó.

“Unión espiritual”. Silvestre Dangond afirma que la unión con Rúben Darío es “algo de Dios”.

“Yo pienso que es una unión espiritual porque yo lo declaré sin saberlo desde el 2005, él tenía dos años, su papá lo formó y me llamaba a contarme los avances del muchacho. Yo siento que él me lo guardó hasta el último de sus días. Para este muchacho yo soy su ídolo, musicalmente hablando. Lleva una nota gruesa y una melodía bien interpretada, como me gusta. Yo había tocado con él como a sus 16 años, pero hasta ahora lo vi, lo que yo siento tocando con Rúben Lanao es algo de Dios. Lo vi crecer, yo me bajaba en su casa, incluso en su habitación en la que era imposible caminar, tú bajabas el pie y pisabas un acordeón, una guitarra o algún instrumento, por eso digo que Dios sabe cómo hace sus cosas y que esta era una unión que tenía preparada para nosotros”, expresó el cantautor guajiro.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Acordeonero
  • grupo musical
  • cantantes
  • Silvestre
  • unión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.