Educación | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Educación

Escuela Olga Emiliani | Ella murió en mis brazos

Este texto fue elaborado como parte de un ejercicio en que cada participante del curso debía escribir una breve semblanza de quien, a su juicio personal, fuera su personaje inolvidable. Su autor Donovan Brito, periodista en ejercicio, fue participante del XIII módulo.

No sé qué recuerdo más de ella: si sus caricias por las noches antes de dormir o sus palabras de ánimo cada vez que yo sentía desfallecer. Si bien fueron muchos los años que pasamos juntos, nunca era suficiente para sentarme en sus piernas y verla sonreír.

Aún no recuerdo muy bien cómo nos conocimos, solo sé que nuestra conexión fue inmediata. Bastaba con un gesto en su cara para saber si estaba triste, si algo le incomodaba o si era muy feliz.

Creo que al intentar escribir cada palabra de este texto me quedo corto. Fueron tantos los momentos que vivimos, tantos, que solo ella y yo que los vivimos podríamos recordarlos.

El tiempo pasa, los años avanzan y el reloj biológico empieza a detenerse; enfermedades, preocupaciones, la angustia por saber qué nos depara el futuro. A veces nos gana la carrera y no aprovechamos el tiempo que tenemos al lado de esa persona que amamos.

A ella, a pesar de haber intentado dárselo todo, siento que le quedé debiendo; que aún pudimos ver más atardeceres frente a la playa; o tal vez hubiera bastado con estar solos los dos y hablar de cómo había sido la rutina de un día.

Ese día jamás lo olvidaré: 3:30 de la tarde, estaba ahí, como si todo, como si nada, con la mirada fija, sin saber que eran sus últimos minutos de vida. Fue difícil para mí aceptar que lo que tanto temí, esa tarde del 24 de noviembre de 2016, se hizo realidad.

Corrí rápido hacia donde estaba, la levanté de la cama, toqué su pulso y ya era demasiado tarde.

Mi madre había muerto mientras la sostenía en peso.

Y fue así como ella terminó en mis brazos, tal como yo alguna vez había empezado mi vida en los brazos de ella.

 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Escuela de Redacción
  • Escuela de Redacción Olga Emiliani
  • Estudiantes Escuela Olga Emiliani
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web