El Heraldo
Editorial

Tatequieto a los ‘pagadiario’

Muchos son los casos que se presentan mensualmente en Colombia, el Gobierno nacional calcula alrededor de 10 millones de personas que recurren a esta cruel modalidad para solucionar su día a día. 

Sí, las deudas no dan espera, pero la necesidad de la gente no puede ser aprovechada por los mal llamados ‘pagadiario’, ‘cobradiario’ o ‘gota a gota’ para exigir sumas impagables de intereses por pequeñas cantidades de dinero, y mucho menos para amedrentar, atacar o acabar con la vida de quienes no encuentran otra salida más que esta modalidad para resolver su día a día, sin mencionar las graves consecuencias en la economía del país que generan este tipo de préstamos.

Muchos son los casos que se presentan mensualmente en Colombia, el Gobierno nacional calcula alrededor de 10 millones de personas que recurren a esta modalidad, donde los dueños de este ‘negocio’ en incontables ocasiones deciden tomar represalias contra aquellos que se ‘cuelgan’ en las cuotas o que por una u otra razón definitivamente no pueden solventarlas. 
En estos casos no vale amistad o parentesco, lo que importa es que se pague el dinero y el acumulado, como fue el más reciente caso que sucedió esta Semana Santa en el barrio La Pradera, donde un vecino decidió atacar con arma blanca a otro por una suma adeudada. ¡Cuánta intolerancia!

Tristemente, este no es el único caso que se ha presenciado en la región, pues este flagelo no solo ha azotado el día a día de miles de personas, sino que se ha extendido al punto de convertirse casi que en una mafia que ha llegado a enfrentar en varias ocasiones a los diferentes grupos de ‘pagadiario’ por el control del monopolio de los clientes en sus territorios. 
Y es que la violencia que media en este millonario negocio es, sobre todo, un fenómeno social que impacta de manera clandestina la seguridad y que además tiene su ascendencia en los años 80 y 90 en los carteles del narcotráfico en Medellín y Cali, que, según registros, fueron de los primeros en sentar las conocidas, en ese entonces, como ‘oficinas de cobro’ como un sistema de préstamos para quienes no tenían dinero para adquirir cocaína y enviarla al exterior.

Sin embargo, con la captura de los grandes capos de la época, sus segundos o terceros quedaron a cargo del sistema de cobranza y ampliaron el negocio de préstamos a personas no relacionadas con el narcotráfico. En la región, se ha ligado a la llegada de las autodefensas en el año 2000, y recientemente un informe de la Policía Metropolitana de Barranquilla indica que los barrios del suroccidente, suroriente y Centro han sido los más afectados por este flagelo.

En medio siempre ha estado la gente: el pequeño empresario que requiere sacar adelante su negocio, una madre o padre de familia que no tiene cómo solventar una comida para sus hijos o un ciudadano que requiere pagar otras deudas adquiriendo una mayor. 

Por ello, aunque se han anunciado múltiples estrategias para acabar con la propagación de los ‘pagadiario’, cabe instar a los diferentes entes de control a seguir propendiendo por la erradicación de esta modalidad de consecución de dinero, que definitivamente representa más una sentencia para quienes deciden acudir a ella, que un alivio o solución para sus bolsillos.

También se deben generar opciones para la gente que, por cuenta de la alta informalidad en la economía, no pueden acudir a préstamos formales en entidades bancarias que les garanticen mejores condiciones.

Esto se ve reflejado en tan solo un 35 % de personas con acceso a productos crediticios en todo el país, según informó la Banca de Oportunidades, una cifra todavía lejos de la inclusión financiera que busca Colombia, y cuya brecha, al irse cerrando, permitirá también desarrollar pedagogía alrededor del uso del dinero, lo cual a futuro no solo ayudará y empoderará a las personas a tomar mejores decisiones en la economía de sus hogares, sino que les brindará, sobre todo, la seguridad de estar arropados bajo un sistema financiero.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
El Heraldo
Editorial

Seguridad: candidatos tienen la palabra

2021 no solo fue otro año violento en Colombia. Fue el más complejo, en términos humanitarios, del último lustro. Un tiempo realmente difícil, casi insufrible e insoportable, en el que el incremento de las acciones de los grupos armados no es

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.