Editoriales
Actualizado hace 1 meses

Rivotril en el colegio

El caso ocurrido en un colegio del sur de la ciudad pone en la mira de las autoridades y de los padres de familia una vieja realidad que la sociedad está en mora de enfrentar con decisión: el tráfico de drogas al interior de los colegios.

El episodio en el que resultaron intoxicados cuatro estudiantes de séptimo y octavo grado en el barrio Montes, luego de consumir una droga psiquiátrica de venta restringida, encendió las alarmas de la comunidad educativa, las autoridades y los padres de familia. 

La sustancia que consumieron los afectados es Rivotril (Clonazepam), un poderoso ansiolítico, altamente adictivo, que se ha convertido en la droga “estrella” del siglo XXI; una droga dura que no suele estar en el radar de los especialistas que observan el fenómeno del consumo de sustancias entre menores.

El lamentable hecho, que puso en grave riesgo la vida de los menores involucrados, corresponde a una vieja realidad que la sociedad está en mora de enfrentar con decisión: el tráfico de drogas al interior de los colegios y el inicio temprano en su consumo por parte de niños, niñas y adolescentes, cada vez más pequeños. 

Sorprende y preo-cupa que solo cuando se producen hechos notorios es cuando acudientes y profesores se sientan con sinceridad a hablar sobre un tema tan importante, y que las propuestas que surgen se reduzcan a requisar niños en las puertas de los colegios, a culpar a los “alumnos problemáticos” de lo que ocurre, y a tomar las medidas necesarias después, no antes de que ocurran los eventos. 

El consumo de estupefacientes en la población menor de 18 años sigue en aumento, y su abordaje debe originarse en el compromiso serio y coordinado de las autoridades, la comunidad científica, los jóvenes y los padres de familia. Pero, no puede simplificarse el asunto concentrando los esfuerzos, como suele hacerse, en el componente policivo. 

Por supuesto que hay que perseguir y castigar a las mafias que se lucran de la adicción de los niños y niñas, claro que hay que redoblar las medidas para evitar que las drogas entren a los colegios. Pero esas acciones no son suficientes. 

Se necesita una robusta política pública enfocada en un plan de prevención que contemple la realidad de la juventud contemporánea; en cuáles son los factores de riesgo y cuáles son las razones que facilitan la vulnerabilidad de los menores. 

En esta causa, es fundamental la participación de los padres y maestros, quienes tiene la obligación de reconocer el fenómeno del consumo como algo real que no solo le sucede a los demás, de hablar con sus hijos y alumnos con claridad sobre el tema, de diseñar e impartir cátedras especializadas. 

No es un tema menor el consumo de sustancias en los menores, sobre todo si se trata de medicamentos tan poderosos como el Clonazepam. Por eso, no es justo que se enciendan las alarmas solo cuando algunos niños terminan en un hospital.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web