Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Editorial

A propósito de Samuel

La revelación de James Rodríguez de que su segundo hijo fue concebido mediante gestación subrogada aviva el debate sobre este método de procreación. Los legisladores colombianos deberían abrir la discusión.

La revelación de James Rodríguez de que su segundo hijo, Samuel, fue concebido mediante gestación subrogada ha avivado aun más, si cabe, el debate sobre la utilización de este método de procreación.

En numerosos países –entre ellos España, donde reside el famoso futbolista colombiano–, esta práctica está terminantemente prohibida. En otros está regulada, de modo que la gestación subrogada solo puede hacerse con fines altruistas y no mediante pagos, más allá de los que puedan derivarse de gastos propios de la gestación y las atenciones médicas y clínicas propias del proceso.

También existen países–Canadá, Rusia, Ucrania, India, etc.–, así como diversos estados de EEUU, donde el método es legal, incluso en su variante comercial.

En la mayor parte de los países de la Unión Europea ha primado, hasta ahora, el principio de que la gestación subrogada comercial, más conocida como vientres de alquiler, atenta contra la dignidad de la mujer. Sobre todo para las de más bajos recursos, que sucumbirían con más facilidad a la tentación de prestar sus cuerpos para la procreación  a cambio de dinero.

Por otro lado, en los países donde la práctica es legal ha prevalecido la doctrina de que la gestión subrogada es la última solución que queda a muchas parejas que ansían formar una familia y que han ensayado sin éxito los demás procedimientos médicos para lograrlo. Y hay quienes añaden otro argumento de tipo pretendidamente libertario: que cada ser humano tiene el derecho de decidir qué hace con su cuerpo, siempre que sea de manera voluntaria y sin coacciones. Por consiguiente, una mujer puede alquilar su vientre si se dan esas condiciones.

En Colombia existe un vacío legal, que permite que nuestro país sea un destino muy utilizado por parejas con problemas de fertilidad de países –primordialmente España y Francia– donde se prohíbe la gestación subrogada. Ahí está el caso de James, que recurrió a una mujer de Medellín para la concepción de su hijo.

Por fortuna para James, España, aunque prohíbe la gestación subrogada, sí permite   registrar formalmente a niños nacidos por este método en otros lugares donde no sea ilegal el método. El motivo de este caso aparente de doble moral es proteger al menor y evitar que quede en un limbo jurídico.

Los congresistas colombianos tienen por costumbre eludir sus  responsabilidades legislativas, y dejar el ‘trabajo sucio’ a la Corte Constitucional, en aquellos asuntos sociales espinosos que puedan crearles problemas con los votantes. Sin embargo, más temprano que tarde tendrán que meterse en este debate.

Cada vez son más las mujeres colombianas que ofrecen sus vientres en alquiler. Y, en parte por la transformación de los hábitos sociales, cada vez son más las parejas que requieren la gestación subrogada. Algo habrá que hacer para regular este fenómeno.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Cuarentena imperfecta

Latinoamérica es hoy el epicentro mundial de la pandemia de COVID-19, que en todo el mundo alcanza los diez millones de casos confirmados y el medio millón de fallecidos, según el más reciente recuento de la Universidad John Hopkins. Estados U

Leer
Editorial

El Editorial | Todos somos Moisés

Por cuarta vez, Moisés Corrales, un joven de 23 años, intentó quitarse la vida. Esta vez se subió a una torre de alta tensión en el norte de Barranquilla. Su temeraria acción generó angustia entre quienes lo vieron trepar y luego permanecer

Leer
Editorial

El Editorial | Los datos son sagrados

Inexplicables errores en las cifras de contagios y muertes por COVID-19 en Chile, así como fortísimos cuestionamientos a su gestión frente a la pandemia en este país, uno de los más golpeados por el virus en América Latina, le costaron el ca

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web