Editorial

Y entonces, ¿qué hacemos con la pólvora?

Lo sucedido en el Día de Velitas en Barranquilla con la pólvora confirmó que su prohibición no evita su venta ni su uso. Es ingenuo pensar que un decreto o una ley harán desistir a las personas de manipularla. Crear conciencia social es clave para evitar nuevas tragedias.

Al menos nueve quemados en Atlántico, cuatro en Barranquilla, dos en Soledad y el resto en otros municipios, son el resultado de la irresponsable actitud de quienes insisten en usar pólvora, pese a los considerables riesgos que su indebida manipulación trae consigo. En la capital del departamento, el Día de las Velitas se convirtió, como en años anteriores, en una ocasión para ratificar que hecha la ley, hecha la trampa.

Aunque por disposición del Distrito se encuentra prohibida la fabricación, comercialización, distribución y utilización de elementos pirotécnicos, en las distintas localidades, porque no se salvó ninguna, la pólvora se sintió, ¡y de qué manera! O el Plan Navidad puesto en marcha por las secretarías no está teniendo el impacto deseado, o es hora de que se ajusten los controles y sanciones a la ciudadanía, para evitar que los lesionados aumenten.

No es aceptable ni un quemado más. Vale recordar que en el cierre de 2021 e inicio de 2022, hubo 24 casos en Atlántico, un incremento de 118 % frente a la vigencia anterior. De ellos, 9 menores.

No podemos engañarnos frente a la mezcla de condescendencia, ignorancia e irresponsabilidad presente en quienes justifican el uso de la pólvora como una infaltable tradición de la época decembrina. Comparten la línea de los que defienden prácticas que cruzan los límites del respeto por la vida humana y la de los animales, como las corralejas, al señalar que se han hecho de toda la vida. Sus posiciones, en ocasiones absolutamente intransigentes, los hacen insoportables.

Traspasar fronteras que son incómodas o desconocidas siempre nos causará malestar, pero no se deben seguir aplazando necesarios debates sobre insensatas formas de diversión. Mezclar alcohol con pólvora e incorporar a ese cóctel explosivo a menores de edad es un despropósito del tamaño de una catedral. Eso fue lo que se vivió en las últimas horas en Barranquilla y los municipios.

Lamentablemente, no se trata de casos aislados. Un año atrás, de los más de 1.050 quemados a nivel nacional, 364 fueron niños y niñas, muchos de ellos bajo el cuidado de adultos borrachos. 

¿Esto es lo que queremos para nuestros niños, niñas y adolescentes: un futuro con discapacidad visual, quemaduras o amputaciones en sus dedos o manos por el uso indebido de pólvora, que pudo haberse prevenido?

Está claro que algunos debates parecen imposibles por las pasiones que despiertan, pero no podemos dejar de darlos. No es viable tener un policía en cada casa donde, burlando las prohibiciones, como pasa en Barranquilla, se quema un tote o se lanza un volador. Tampoco se pueden repartir camisas de fuerza para evitar que adultos alicorados, como hacen cada año, entreguen a los más pequeños cohetes o volcanes. 

Tras la tragedia, llega el arrepentimiento. Tarde. La forma como nos comportamos en estas celebraciones que apenas comienzan nos retrata como sociedad. Los datos lo confirman. En la Noche de Velitas, casi 39 mil llamadas se recibieron en la línea 123 de la Policía en el país. De ellas, 4 mil fueron para denunciar riñas, 1.068 por violencia intrafamiliar y 4.467 por perturbación a la tranquilidad. 

¿Esto significa que debemos resignarnos a aceptar o soportar estas situaciones sin más? Por supuesto que no. Crear conciencia social y moral para cambiar hábitos, comportamientos y actitudes, en especial en las nuevas generaciones, es indispensable en el camino de romper inercias frente al uso de la pólvora, el abuso del alcohol o las distintas violencias. 

Velar por la integridad de los más pequeños, así como de las mascotas que sufren mucho en esta época, tiene que ser una tarea compartida entre las entidades del Estado, la sociedad en general y cada familia. Entenderlo es clave. De lo contrario, iniciativas legislativas como la Ley 2224, a punto de ser reglamentada por el Gobierno para regular el uso de estos elementos, será pólvora mojada.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.