¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Editorial

Ahora sí: Puente Pumarejo

El presidente Duque tiene este viernes una oportunidad de oro para subsanar la anomalía histórica que supuso en su día llamar Laureano Gómez a un puente que los costeños querían que se denominara Pumarejo.

Hace algo más de medio siglo, en las postrimerías del gobierno del conservador Guillermo León Valencia, se aprobó la Ley 25 de 1966 para exaltar la memoria del expresidente conservador Laureano Gómez. Un artículo de la ley establecía que el puente sobre el río Magdalena que se había comenzado a construir entre Atlántico y Magdalena llevaría el nombre del homenajeado.

El puente fue inaugurado en 1974 por otro presidente conservador, Misael Pastrana. Sin embargo, la muy liberal Barranquilla no aceptó imposiciones desde Bogotá y, en una reacción popular espontánea, lo bautizó desde el primer momento con el nombre extraoficial con que se le conoce hasta hoy: Puente Pumarejo.

Fue un reconocimiento al destacado político y abogado Alberto Pumarejo, por el papel activo que jugó como impulsor de la obra. Pumarejo, cofundador de EL HERALDO, tuvo una dilatada trayectoria que lo llevó a ser desde concejal y alcalde de Barranquilla hasta senador de la República, ministro, embajador plenipotenciario y designado a la Presidencia.

Cuarenta y cinco años después, y a escasos metros del viejo puente, están a punto de concluir las obras de uno nuevo, mucho más grande y elevado, concebido para facilitar la navegabilidad por el río Magdalena y, también, el tráfico automotor por la vía a Santa Marta.

El 29 de abril de 2015, durante la firma del contrato para su construcción, el entonces presidente, Juan Manuel Santos, anunció que el viaducto recibiría el nombre de Pumarejo. Pero, como ha constatado este diario, aquel anuncio no se ha traducido hasta la fecha en un acto administrativo o legislativo que así lo disponga.

El presidente Duque, que el viernes sellará protocolariamente en Barranquilla las placas del puente, tiene una oportunidad de oro para subsanar aquella omisión y poner fin a la anomalía histórica que ha supuesto tener un puente con dos nombres: uno, formal, decidido en la distante capital y otro, extraoficial pero más duradero, producto de la rebeldía costeña.

Los tiempos han cambiado. Ya el país no está dividido entre dos grandes partidos, como sucedía desde los días primigenios de la República. No se trata, pues, de plantear reivindicaciones políticas trasnochadas, sino de que se reconozca, con dos generaciones de retraso, que los nombres encierran muchas veces cargas emocionales que son ignoradas por los lejanos aparatos burocráticos que los deciden.

Y qué mejor manera de plasmar ese reconocimiento que poniendo, oficialmente, al nuevo puente el nombre que los barranquilleros y costeños quisieron para el antiguo.

En su visita a Barranquilla, el presidente podría hacer esta pequeña, pero de alto contenido simbólico, reparación histórica.

Editorial - editorial - opinión -

Más Editoriales

Editorial

El Editorial | Llamado solidario

El drama de los migrantes venezolanos que regresan a su país, en medio de la crisis sanitaria y económica desatada por el coronavirus, merece la atención del mundo. La comunidad internacional no se puede seguir quedando al margen de esta traged

Leer
Editorial

El Editorial | Derecho a la educación

Esta crisis sin precedentes, que ha dejado en suspenso el aprendizaje de miles de estudiantes de colegios y universidades, es una enorme oportunidad para dar el salto al fortalecimiento de la educación virtual.

Millones de estudiantes d

Leer
Editorial

El Editorial | Ni corruptos ni odiadores

No hay tiempo que perder y las sanciones deben conocerse lo antes posible para cerrarles los espacios a los corruptos y evitar que sigan tejiendo entramados en las etapas de reconstrucción económica que están por llegar.

Falta unidad

Leer
Editorial

El Editorial | Humanidad

En medio de tantas prioridades, no se puede renunciar al universal sentido de la humanidad con los migrantes venezolanos que, por su extrema vulnerabilidad, resultarán más impactados por el embate de la enfermedad.

Treinta y cinco mil

Leer
Ver más Editoriales
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web