¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Ciudadano del mundo

Manuel Zapata Olivella, médico, antropólogo, novelista, activista social, periodista y autor de obras de teatro.

La primera vez que vi a Manuel Zapata Olivella fue hacia 1980 cuando él desarrollaba investigaciones etnográficas en La Guajira. Hacer un compendio de su trayectoria vital y académica requeriría de varios tomos para plasmarla en toda su plenitud. Su vida fue una permanente exploración de sociedades y paisajes humanos a través de ciudades, países y continentes. Su obra una extensa y fructífera conversación con gentes laboriosas y sencillas que conoció en sus andanzas y con destacadas figuras intelectuales de Viejo y del Nuevo Mundo como el escritor antillano Aime Cesaire y el poeta y filósofo senegalés Leopold Sedar Senghor quien llegaría a ser presidente de su país.

Manuel Zapata Olivella, médico, antropólogo, novelista, activista social, periodista y autor de obras de teatro, nació en Lorica en marzo de 1920. Recorrió en su juventud medio continente americano prácticamente a pie y estas vivencias las plasmó en dos de sus obras Pasión vagabunda y He visto la noche.  Su empresa académica es vasta y no se limita a una pequeña parcela del conocimiento. Sus indagaciones no se circunscriben al ámbito del Caribe ni al de su país natal. Zapata se propone presentar, desde una perspectiva original, una saga a la vez creativa y dolorosa de la humanidad: el traslado de millones de personas en cadenas desde África a América cuyos descendientes fueron igualmente esclavizados. Esos descendientes   participaron durante siglos en luchas por la libertad que continúan hasta hoy.

En libros como Changó el gran putas Zapara Olivella nos muestra que, aunque encadenados y despojados de su bienes materiales, todos esos hombres y mujeres portaban recursos cognitivos claves para desempeñarse en América. Ellos trajeron al Caribe cosmografías africanas plenas de seres como Odumare, creador del universo, Obatalá, Changó, Yemayá y todos los orichas sagrados. ¿Para qué les sirvieron estos seres dotados cada uno de propiedades definitorias? Para no extraviarse radicalmente en el Nuevo Mundo y orientarse a través de esa cartografía mítica. Como toda cosmología no se trata de simples creencias místicas sino de formas de conceptualizar el universo y de actuar eficazmente sobre este.         

En la obra de Zapata siempre hubo un espacio para el otro. En ese sentido escribió el drama Los pasos del indio acerca de la cruel explotación de los wayuu en el negocio de la sal. Ese otro no es para él un extraño radical pues los americanos llevamos en nuestras mentes y en nuestros cuerpos los legados de esos diversos mundos. En medio de todas las adversidades, la violencia y el hambre que padeció en sus viajes Zapata tuvo una inmensa fe en la humanidad y en su marcha hacia la fraternidad universal.

Una tarde del año 2004 le vi por última vez en Valledupar.  Estaba en compañía de Alberto Abello Vives entonces director del Observatorio del Caribe Colombiano. Cuando culminó mi intervención se puso de pie para saludar con emoción a quien había sido alguna vez su joven e inexperto auxiliar de investigación. Hoy pienso que ese hombre inmenso pudo nacer en Lorica y ser al mismo tiempo un legítimo ciudadano del mundo.

wilderguerra@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Manuel Moreno Slagter

Siempre hay una excusa

La Dimar ha restringido el ingreso de embarcaciones con ocho metros de calado al canal de acceso al puerto de Barranquilla. La noticia es de ayer, o de hace un mes, o un año, o una década o medio siglo, da igual; el paso del tiempo no parece ten

Leer
Eduardo Verano

Modelo Baviera

La Región de Baviera en el sur de Alemania es de las más desarrolladas de Europa. Es nuestro modelo a seguir en el empeño de construir las Regiones en Colombia.  Tiene importantes avances en materia económica y social, y en especial su or

Leer
Paola Álcazar

Ponte en mis ojos

Era una tarde lluviosa de un domingo de abril. No existía Netflix, así que el plan era alquilar VHS. Si bien la película había salido desde el 2004; lo que conocía de este personaje era muy poco. Sabía que le llamaban El Genio y que algunos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web