El Heraldo
Opinión

Tratar las aguas para mejorar los mares

Las playas del Caribe tienen un tratamiento inadecuado.

De acuerdo con el Estudio Nacional del Agua 2014 del Ideam, las cargas contaminantes del sector doméstico superan a las realizadas por la industria. Así, por ejemplo, del total de carga orgánica vertida después de tratamiento el 70% correspondió a aguas residuales domésticas.

Más importante aún, la remoción de carga contaminante en las aguas residuales domésticas es mucho más baja que la realizada en la industria: 15% contra 54% para la carga orgánica. Esto no es de extrañar si se tiene en cuenta que menos de la mitad de los municipios del país cuenta con sistemas de tratamiento de aguas residuales.

La precariedad en el tratamiento de estas aguas termina necesariamente afectando la calidad de los cuerpos de agua del país (ríos, ciénagas, lagunas, arroyos, mares…), lo cual disminuye los servicios de recreación, abastecimiento y soporte de vida que emanan de dichos cuerpos de agua para el goce de toda la sociedad.

En el caso de las ciudades del Caribe colombiano no deja de ser paradójico el impulso que recibe el desarrollo inmobiliario apalancado en los atractivos de playa y mar cuando al mismo tiempo la calidad de estos atractivos se ve cuestionada por el limitado, y en algunos casos inadecuado, tratamiento que recibe el creciente volumen de aguas residuales generadas por ciudades en expansión. 

En esta situación, el no tratar adecuadamente las aguas residuales domésticas es un sin sentido económico. Los beneficios de hacerlos son múltiples y no hacerlo le impone un costo a toda la sociedad. Si económicamente está justificado el tratamiento, las razones para no haber avanzado lo suficiente deben buscarse en otro lado, quizás en la incapacidad del Estado para proveer los bienes públicos que demanda la ciudadanía.

*Profesor del IEEC, Uninorte. Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad exclusiva de los autores y no comprometen la posición de la Universidad ni de El Heraldo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

La Colombia de Petro

Tuve una pesadilla. Amanece el 8 de agosto de 2022 y Petro se levanta adormilado, se tercia la banda presidencial, se mira al espejo, se empina, saca pecho y se regala su mejor sonrisa socarrona. Se siente el Bolívar -no Gustavo sino Simón- del

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Un talento llamado Silvestre

Eran tal vez las 4 de la madrugada de aquel 12 de mayo de 1980, cuando en el hospital de Villanueva (La Guajira) nació un niño que llevaría el nombre y apellido de su abuelo Silvestre Dangond.

Sus años de niñez y adolescencia los vi

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

¡Eche!, etimología, Amira

¿Qué es el ‘¡eche!’ barranquillero? M. Arteaga, Cali Textos sobre costeñismos dicen que “es interjección despectiva”. Alario Di Filippo afirma que “tiene cierto sentido de protesta”. No se relaciona con la interjección ‘¡che!

Leer
El Heraldo
Marcela Garcia Caballero

La ciudad del progreso

¿Por qué nos debe importar tanto que haya venido el Rey de España a Barranquilla? ¿Por qué hay tanto alboroto porque haya llegado ‘un señor’ a estas tierras caribeñas? ¿Por qué la ciudad se paraliza por algo tan ‘superfluo’?

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.