El Heraldo
Revista Miércoles

Del padre sano hacia el mundo sano

Todos venimos de un padre y una madre, esas dos energías las llevamos en nosotros.

En el artículo anterior el tema tratado nos llevó a revisar cómo podemos movernos para dar ‘El paso del triángulo dramático al del amor’ y así liberarnos de patrones que nos desgastan, debilitan y aprisionan en conflictos y dinámicas complejas de dolor para encontrar nuevos modos de interactuar y vivir relaciones saludables.  

Cuando se sale del triángulo dramático es como entrar en un mundo nuevo, en el que se puede experimentar tranquilidad, seguridad y libertad. Se siente conexión con el afecto, la confianza y el bienestar en las relaciones, se da paso a nuevas formas de expresión auténticas y verdaderas, se liberan los programas pasados cargados de narrativas, historias y guiones dolorosos y que sostienen creencias limitantes y valores que activan el triángulo dramático desde los roles de víctima, agresor y salvador. 

Uno de los estados característicos para moverse dentro del triángulo del amor es vivir la “masculinidad fuerte y asertiva”, lo que corresponde a tomar la energía del “padre saludable” en nuestro interior. Todos venimos de un padre y una madre, esas dos energías las llevamos en nosotros, están impresas en cada una de nuestras células, los hayamos conocido o no, nos hayan herido o fortalecido, seamos hombres o mujeres, no importa. Todos tenemos esa energía que nos impulsa al mundo para hacer, conquistar, producir, poner límites, priorizar, y lograr metas. Esta energía viene del padre. 

El Padre o energía masculina saludable diferencia entre asertividad y agresividad, por lo que no controla ni impone, dialoga y se comunica para expresar sus sentimientos y necesidades y a la vez es empático con las del interlocutor. Como adulto se hace responsable de lo que siente y necesita, actúa en lugar de reaccionar, es coherente y justo consigo mismo y con los demás.

Es necesario en el proceso de crecimiento sanar las memorias de la cultura patriarcal basada en paradigmas de ataque y la defensa, lucha, culpa, castigo, de la violencia que sostiene la perpetración para cambiar la mirada de ese “padre autocrático” que siembra temor y tomar al “padre saludable” que nutre, empodera, protege y facilita el crecimiento para vivir relaciones cordiales, comunicación sincera, aceptación de las diferencias individuales y actitud del respeto que lleva a conciliar y confluir, a cuidar de uno mismo y de los demás, a ver los problemas como retos que apoyan el crecimiento, fortalecen y aportan recursos de aprendizaje. 

En resumen, revisa las siguientes pautas para reconocer la energía del “padre sano” que nos mueve hacia el “mundo sano”:

La fuerza para salir del nido y avanzar hacia la vida.

La fuerza para moverse asertivamente.

La fuerza para tomar decisiones.

El enfoque y la claridad mental.

La actitud empática y conciliadora.

La capacidad de conocer y poner limites.

La capacidad de asumir: un liderazgo inspirador, de asumir las responsabilidades.

La claridad de pensamiento lógico, lineal y matemático.

El empoderamiento y capacidad de emprendimiento.

La determinación para empezar nuevas relaciones, emigrar, cambiar de trabajo para prosperar.

La realización profesional.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Char, Petro y CIA ilimitada

Intento presentar una visión distinta de dos de las precandidaturas costeñas a la Presidencia de la República más exitosas en la actualidad. Asumo el riesgo, consecuente con la actual polarización de la campaña, para que “pseudos analistas

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

¡Una jugada maestra!

¡Fue un fin de semana movido! Reunión de la tal “comisión de la verdad” tratando de imponer sus verdades sesgadas, y De Roux lamentándose por los guerrilleros “asesinados” e ignorando lo de nuestros sacrificados soldados y policías mu

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Avatares esclavizados

Este cuento del metaverso no es que me simpatice mucho porque no me agrada el espacio sideral y menos el de la internet. Prefiero seguir como homo sapiens y mi terrenal orgullo primate, que devenir en un avatar conectado de manera sensorial a los

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Celebrar la vida

Hoy quiero dedicar mi columna a una oda a la vida, la cual, no debe valorarse cuando nos sentimos vulnerables o aprisionados por la muerte sino siempre, la vida es un milagro que se nutre de momentos, respirar, caminar, soñar y crear son privileg

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.