El Heraldo
Opinión

País de tramoyeros

San Josemaría Escrivá de Balaguer fue en octubre seis de 2002 canonizado por el Papa Juan Pablo II.

Durante esta larga pandemia se han acumulado las efemérides. Unas deprimentes, y otras edificantes. Las deprimentes se refieren a los eventos de impunidad que campean por estas tierras donde ya es proverbial que aquí a punta de tramoya pase lo que pase nada pasa.

Se cumplieron cuatro años de haber el pueblo votado contra el acuerdo entre Santos y la guerrilla, y los De la Calle y compañía, que tanto cacarearon su renuncia si perdían, y el propio Santos en su soberbia anunció su anulación, pero nada pasó. Colombia lo rechazó, pero Uribe no reclamó el triunfo, cedió, nadie renunció, y el acuerdo se aplicó con mil tramoyas.

Se cumplieron 31 años del asesinato de Luis Carlos Galán, investigación corrida, hasta inventaron al barranquillero Júbiz como autor, después acusaron y hasta encarcelaron a varios, cada uno con su diferente versión, pero los reales autores intelectuales siguen en la impunidad debido a mil tramoyas judiciales, y nada pasa.

Se cumplieron tres meses desde que la CSJ expidiera el tramoyero fallo que privó de la libertad a Álvaro Uribe, y continúan las tramoyas para mantenerlo encerrado, todos los días se inventan recursos santanderistas disfrazados de legalidad, pero sigue ahí, y nada pasa.

Se cumplieron 25 años del asesinato de Álvaro Gómez, otro alud de investigaciones y de encarcelados, y ahora vienen los farianos a confesar que fueron ellos, una tramoya más para que se encargue la JEP, y con testimonios de Piedad Córdoba y otros guerrillos  declaren culpables a los alias Tirofijo, Raúl Reyes y otros insurgentes ya muertos, y así a los verdaderos culpables, los autores intelectuales, nada les pase.   

Menos mal existen las efemérides edificantes, las que permanecen y a todos pertenecen: Se cumplieron noventa y dos años cuando, el dos de octubre de 1928,  un sacerdote común y corriente convencido que la santidad está al alcance de todo ser humano  fundó en Madrid la Obra de Dios, una especie de asociación cristiana que sostiene que la práctica individual llevada a cabo con dedicación y excelencia podía conducirnos a alcanzar la santidad, vale decir, sin exigencia de andar rezando y flagelándose, solamente el trabajo, cualquiera que fuere pero efectuado con amor y perfección, el comportarse como buen padre de familia y esposo, y como excelente amigo y buen prójimo te otorga el privilegio de la santidad, pasaje directo al reino de los cielos. Opus Dei, porque cuando estaba promulgando su idea, cuando sentía el abrigo de la inspiración divina un obispo amigo  le preguntó: “¿Cómo va la obra de Dios?” ¡Claro! ¡Opus Dei!  Y así se llamó lo que después fue una Prelatura Personal integrada por seglares bajo la dirección espiritual de profesionales que abrazaron el sacerdocio. San Josemaría Escrivá de Balaguer fue en octubre seis de 2002 canonizado por el Papa Juan Pablo II en un multitudinario evento con presencia de miles de seguidores. Extendida a setenta países, la Obra de Dios viene haciendo apostolado en busca de la perfección ciudadana que tanta falta nos hace en este país de tramoyeros.

rzabarainm@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Nos ponen en peligro

Las potencias occidentales (que incluyen en su círculo privilegiado a Japón, Corea del Norte, Israel, India, Turquía y Brasil) y no occidentales están, una vez más, enfrascadas en una lucha geopolítica por el control y explotación de recurs

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Los retos de Petro

Hoy se posesiona el primer presidente de izquierda en Colombia, un hecho que tiene expectante a toda la sociedad por las repercusiones que ello pueda tener de cara a las libertades económicas, pero que sin duda es la muestra de una democracia que

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Balance agridulce

Duque tuvo que lidiar con dos eventos catastróficos, la pandemia y los paros y bloqueos del 2021 impulsados por la izquierda radical.

El manejo de la crisis de salud pública fue impecable. No hay habitante que no haya recibido atenció

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

El desprecio por la vida

En 2019 hubo 319 homicidios en Japón, que tiene 130 millones de habitantes, 6 a la semana en promedio. En 2021 hubo 365 homicidios en Barranquilla, que tiene 1,3 millones de habitantes, uno diario en promedio; o sea un homicidio más por semana q

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.