¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Subsidio, agro, energía

El objeto de la ley 1133 de 2007 que dio origen a Agro Ingreso Seguro fue: “Proteger los ingresos de los productores afectados ante las distorsiones de los mercados externos y mejorar la productividad de todo el sector agropecuario nacional”. No hay tal pues, como se difundió rasgándose las vestiduras, que se tratara de un “programa diseñado para los pobres” que por “la corrupción le terminó llegando a los ricos”, lo que acabó repitiendo el fiscal del caso. Y esa evidente falsedad voló en alas de la creencia errónea, pero generalizada en Colombia, de que los subsidios están asociados solo a programas de reducción de la pobreza. Pero no es así. El concepto de subsidio, lo sabe cualquier primíparo de economía, es el de un incentivo a actividades que los gobiernos o los legisladores consideran  convenientes y deseables para sus políticas económicas. Y aunque el concepto cobije programas orientados a mitigar la pobreza, no hay razón alguna en la teoría ni en la práctica para suponer que estén limitados a eso.

De hecho la diversidad es inagotable: Estados Unidos, en el gobierno anterior, incrementó los subsidios a quienes generaran energía limpia para combatir el calentamiento global y durante  años la principal receptora de millones de dólares fue Iberdrola, una empresa próspera y extranjera, dedicada a la generación eólica. La Unión Europea se dio las maneras de subsidiar prolongadamente a Airbus por considerar estratégica la industria aeronáutica. China subsidia hoy a los fabricantes de carros eléctricos y así se apoderó de la “pole” en esa carrera.

Pero los subsidios más pródigos y de más vieja data son los agrícolas de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón. Su férrea defensa es el mayor obstáculo para negociar con ellos cualquier tratado de libre comercio. El argumento es la seguridad alimentaria y su objetivo minimizar riesgos de desabastecimiento, al tiempo que se promueve la inversión y el  empleo rural. Los mecanismos usuales son un subsidio por tonelada producida o por hectárea cultivada de algunos productos. Mientras más hectáreas alguien cultive o más toneladas produzca más subsidio recibe. En ocasiones la mayor receptora en España fue la duquesa de Alba y en Inglaterra lo ha sido la propia reina. A veces se establecen topes y, cuando esto ocurre, nunca faltan los corruptos que se dan las maneras de correr la cerca. Flaqueza común a toda clase de subsidios, sean sus receptores pobres, de clase media o ricos. Hay que controlarlos, perseguirlos, judicializarlos; a los tramposos, no a los ministros.

Sin embargo, aquí la acusación equivocada contribuyó a la condena del exministro Arias. Y la revista Semana, en uno de los Confidenciales de su pasada edición, pretende  haber “descubierto” a estas alturas que en Estados Unidos el mayor porcentaje de los subsidios agrícolas llega a manos de los agricultores más ricos, solo para sugerir una sórdida coincidencia con Agro Ingreso Seguro. ¿Obsesión o ignorancia?

Más Columnas de Opinión

Humberto Mendieta

La movida pensional

La propuesta de trasladar a miles de colombianos del régimen privado de pensiones al público sufrió un revés del que no se va a levantar. Mucha gente que había caído en el error –varios abogados dicen que fue engaño- de vincularse a fondo

Leer
Hernando Baquero Latorre

Confianza

Esta semana sucedieron tres hechos que de no ser entendidos y, a partir de ahí, atendidos prontamente, cambiarán de manera radical el curso de la pandemia en nuestra región, país y en el planeta.

Además del impacto mediato, pueden g

Leer
Kelina Puche

Lupa al mercado laboral

Luego de que el Dane diera a conocer el aumento de la tasa de desempleo al 19,8% en el mes de abril, el más alto de al menos los últimos 20 años, de a poco se alcanza a cuantificar la magnitud de los efectos del confinamiento en nuestra econom

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web