Columnas de opinión
Actualizado hace 5 meses

Mi deuda con Mockus

Solo una vez lo saludé. Solo una vez le di mi voto. Pero mantengo una gran deuda de gratitud para con él. Luego de terminar ingeniería de sistemas me fui a Inglaterra a estudiar historia y desarrollo de América Latina en un intento por descifrar los enigmas de nuestro atraso. Y, más por lo vivido que por lo leído, llegué a la conclusión de que las razones de ese atraso eran más de software que de hardware. Sí, claro, nos faltan muchas cosas y siempre será bueno tenerlas. Pero la solidaridad colectiva, la cooperación ciudadana, la convicción de que lo que es de todos es de cada uno y no de nadie, la ética laica, el respeto sin excusas de que somos iguales cuando hacemos una cola, no tienen precio. Sin embargo, mientras mejorábamos en bienes y servicios, en ingresos y coberturas, una espiral de corrupción y violencia erosionaba la confianza entre los ciudadanos y entre estos y las instituciones. En esa oscuridad apareció en el firmamento político como alcalde de la capital un cometa exótico, Antanas Mockus. Y gracias a él, al menos para mí, renació la esperanza. Esperanza de transformación social basada en cambios en nuestra cultura ciudadana que cumplieran tres requisitos: Que fueran masivos, comprometiendo a una mayoría de la población; que fueran relevantes, impactando positivamente el bienestar colectivo; y que fueran rápidos, que no tuviéramos que esperar otra generación para verlos. 

Cuatro experimentos para la muestra: normas de tránsito, consumo de agua, muertes violentas e impuesto voluntario. Una misión japonesa señaló que más de un cuarto de los problemas de movilidad desaparecerían con solo hacer cumplir algunas normas de tránsito y mejorar la actitud de los conductores. Mockus propuso que eso se lograra con mimos que hicieran avergonzarse a los que no respetaban las intersecciones o las cebras. En menos de un año de llamadas de atención mudas, la movilidad y la neurosis de manejar se habían aliviado notoriamente. En 1997 un par de derrumbes en Chingaza amenazaron con dejar a Bogotá sin agua. Ante la perspectiva de imponer un racionamiento, Mockus decidió servir de modelo televisivo para enseñar a reducir el consumo de agua al bañarse, que era el uso mayor en los hogares. La reducción fue inmediata y siguió mejorando por 10 años hasta llegar a la mitad el consumo per cápita inicial. Con la hora zanahoria, el desarme total y numerosos eventos simbólicos consiguió que entre el inicio de su primera administración y el final de la segunda, se hubiera reducido la tasa de muertes violentas en un 60%. Por último, aprovechando la confianza, hizo incluir una casilla en el pago de impuestos distritales donde se podía agregar un 10% del impuesto cobrado. 65.000 hogares aceptaron hacerlo y muchos continuaron haciéndolo años después.

Aunque tres gobiernos de izquierda deshicieron parte de esos logros, Mockus demostró que sí se pueden lograr cambios sustantivos en conducta ciudadana en un país tan necesitado de ellos. Le adeudo el renacer de mi esperanza.

rsilver2@aol.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web