El Heraldo
Opinión

San Bartolome La Merced

Guardo con recuerdo estudiantil los retiros espirituales. Esos tres días de reencuentro consigo mismo y exteriorizar los malos entendidos con los compañeros de clase. Toda una catarsis que permitía la semana siguiente volver al tufillo de grupo institucional que nos había formado. Que grata lección de humildad, excusas y reencuentro.

Recuerdo la ceremonia. Los pasos hasta recibir el Diploma de Bachiller y el ingreso establecido a la Universidad Javeriana para iniciar los estudios médicos. Era el atractivo de ser egresado de un Colegio de los Jesuitas y como la universidad acogía este nuevo estudiante. Lleno de ilusiones, con algunas nostalgias y el compromiso de encontrarnos en las celebraciones de nuestro aniversario.

Comienzan las recopilaciones. Algunas buenas, otras nos trasladaron al momento del evento como si el mundo fuese un ida y vuelta de los sucesos, el yo-yo de la vida. El campeonato de baseball y la ubicación estratégica para definir de un batazo el partido. Aún no recuerdo el nombre del pitcher, pero lo cierto era que lanzaba muy rápido. En forma continua seguíamos el 3-2 y de pronto le sacó un batazo que se convierte en tri-base y el jugador de la primera anota. La jugada del partido que mantuvo nuestra victoria.

Y de ahí saltamos a la primera entrega de notas. Donaldo SJ, director de Estudios, lo hacía personalmente. Tenía el compromiso de mantener el ritmo del colegio antiguo, el cual se acabaría en los próximos dos años. Alguna anotación simple en estos resultados preliminares y quien ingresaba como nuevo era avalado como buen estudiante. Son tantos los pormenores que no alcanzo a descubrirlos todos. Algo que jalaba hacia la institucionalidad eran los debates en clase de Cívica. Ciertas veces nos sentíamos en corrientes ideológicas diferentes y con la pasión de la defensa o el ataque pensábamos que haríamos leyes para el porvenir de la patria. Jamás por supuesto una agresión personal o un convenio marrullero en estas discusiones, aparentemente bizantinas.

La figura del Profesor de Trigonometría y su acento desgarbado. Llegar a la conclusión que es el uno el rey de los convenios y para eso debíamos estudiar toda una serie de ecuaciones. Estas ya estaban deslucidas en el texto. Unos años más tarde y en ejercicio de mi especialidad, no pude interrogar por esta ecuación y solo me alcanzo a decirle que había que elaborarla. Vaya respuesta. Hacer la ecuación ya decaída cuando no entendíamos los números.

Un grupo de bartolinos polémicos, beligerantes y con huellas lejanas de calle fueron compañeros de clases. Tenían la actitud inteligente de saber decir las cosas y en los momentos de alta celeridad salían a relucir. Unos con solo verbo y otros adicionan cualquier ayuda para vender su idea sin menospreciarse contenido. Los collages de dos compañeros, notorios, fueron piezas estelares. No recuerdo en el fondo que decían, pero si valoro la fuerza de las emociones que ese día reflejaban.

Y los trimestres pasaron y alguna nota de indisciplina sacudía el colegio. Recuerdo la de un bartolino importante y se apilaban con las fiestas bartolinas. Los conciertos al aire libre y como las amigas de las épocas desfilaban hermosas por las aulas que en la noche se convertían en discotecas. Y las clases extracurriculares: conocer la universidad y sentir que respirabamos aire libre de libertad. Guardo con recuerdo estudiantil los retiros espirituales. Esos tres días de reencuentro consigo mismo y exteriorizar los malos entendidos con los compañeros de clase. Toda una catarsis que permitía la semana siguiente volver al tufillo de grupo institucional que nos había formado. Que grata lección de humildad, excusas y reencuentro.

Y llegó la disolución. Nos separamos por décadas y durante casi 30 años no supe de la inmensa mayoría. Nos encontrábamos en las escaleras de la universidad o tomando cerveza o jugos después de exámenes. Íbamos avanzando y atrás quedaban las postas de la vida. Así fuimos conociendo el rumbo acertado o corregido de los compañeros. Sus hijos llegaron y de un momento a otro se fueron de su lado. Los que exploraron otra relación y aquellos que nunca superaron el fracaso de la primera. Era una pintura de muchos contrastes y solo la reflexión detenida empezaba a descubrirla.

Algunos se fueron…sin despedirse. Los extrañaremos y con ellos tengo la convicción que haremos una reunión de 50 años que acá no tuvimos tiempo de organizarla. Alguien muy cercano se fue este año. Murió en una clínica donde días antes se había aplazado su cirugía. Le escribí antes de irse:” Cuídese, recé y encomiéndese a Dios”. Hablaba con él algunas veces y siempre, conociendo su mal, trataba de infundir el ánimo para su espíritu. No obstante, las palabras rechinaron y el eco de mi sonido no alcanzo a escucharlo. Se llevó muchos recuerdos, pero sobre todo el deseo clandestino de volver a vernos.

Diptongo: eso somos. La caravana que va andando y que sobresaltada, deja a uno o dos en el camino. Una sola meta o un solo sueño: mantener a Colombia libre.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Los retos de Petro

Hoy se posesiona el primer presidente de izquierda en Colombia, un hecho que tiene expectante a toda la sociedad por las repercusiones que ello pueda tener de cara a las libertades económicas, pero que sin duda es la muestra de una democracia que

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Balance agridulce

Duque tuvo que lidiar con dos eventos catastróficos, la pandemia y los paros y bloqueos del 2021 impulsados por la izquierda radical.

El manejo de la crisis de salud pública fue impecable. No hay habitante que no haya recibido atenció

Leer
El Heraldo
Juan Carlos Echeverry

¿El progresismo es marxismo?

El marxismo es en esencia una prerrogativa. Como teoría es deficiente, simplista y pretenciosa. Equivale a reducir la historia universal a un par de ocurrencias supuestamente geniales de un señor. Pero la historia universal no es reducible a un

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Abrazar la verdad

En el colegio conocí la historia de Colombia. Una historia contada desde una sola orilla. Una en la que relatos como el desplazamiento forzado de mis abuelos maternos de tierras santandereanas hacia la Costa Caribe a mediados del siglo XX no se c

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.