¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Mi amigo: Álvaro Uribe Vélez

No hay un solo instante en esta bella pero injusta patria, un solo momento de su palpitar de los últimos 40 años en que Álvaro Uribe no haya estado presente. Ese ser excepcional que nos devolvió el derecho de vivir y envejecer dignamente. Porque la seguridad democrática es el privilegio de morir de muerte natural al lado de nuestros hijos.

Hay algo que cautiva especialmente del presidente Uribe, y eso es su cercanía con la gente. Para Uribe todo es importante. Puede hablar de los grandes problemas de la patria en la mañana, conversar con los líderes mundiales al mediodía, y en la noche orientar al amigo septuagenario de Montería que viste como ‘coca-colo’ con la ilusión de así encontrar pasiones juveniles. Le aconseja sobre las imprudencias de los amoríos calentanos tardíos. Por eso no me extraña que en los sitios donde coincidimos siempre haya quienes quieren tomarse –y me perdonan el anglicismo– una selfi a su lado.

Cuando ha estado en nuestra finca, lo primero que ha hecho es departir una charla con los trabajadores, y preguntarles por los caballos y cómo los cuidamos, y a la final termina él dándoles una cátedra. Los invitados saben que para él –para nosotros– primero siempre, antes que nada, los trabajadores. Para tener magnetismo universal hay que ser una buena persona y tener cromosomas de buena calidad bioquímica.

Álvaro Uribe Vélez es de una simplicidad campesina arrolladora. La etiqueta ceremonial no existe en su manera, pero el abuelo cómplice permanece en las circunstancias. Hace poco, montó en horas de la noche un brioso caballo solo para entregarles personalmente pizza a sus nietos: “Llegó a caballo el repartidor”, les anunciaba. Ese es el talante del colombiano sin lugar a dudas más importante de los últimos años.

Transitar por la política es comprar tiquetes para la feria de las ingratitudes. Con todo, nunca le he escuchado a Álvaro Uribe un comentario ácido sobre sus contradictores. Crítica, sí, y vehemencia frontal en la defensa de sus ideas. Su pasión son la dialéctica y su familia, de la cual es el más aguerrido defensor.

En enero, en una tertulia cerca del Sinú, me preguntó por la pandemia. Hoy recuerdo su ceño fruncido expresando preocupación cuando me abordó. Sin duda una de las características del liderazgo de Uribe es su factor predictivo. Ese olfato especial que se agudiza cuando se trata de anticipar las situaciones de peligro para la salud de la patria. Por eso lo desvela el efecto tóxico que sobre el cerebro produce la adicción a las sustancias psicoactivas. Está empeñado, como yo, en proteger el cerebro de nuestros jóvenes.

Álvaro Uribe Vélez tiene unos imperativos éticos inamovibles. Acabar con la narcoguerrilla es uno de ellos. Sin titubeos, la fuerza del Estado debe perseguirla porque de lo contrario nos llevará a mecernos por inercia en el chinchorro de la tristeza y de la desolación.

Cuando mi esposa, María Stella, escuchó la injusta sentencia de la Corte, soltó esta frase: “Arriba está Dios que para abajo mira. La verdad, tarde o temprano, prevalece sobre todas las cosas.” Tiempos difíciles nos esperan, pero estarán inspirados en su inocencia y sus postulados, así que los superaremos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Remberto Burgos

Secuestro neuronal

Las imágenes lo dicen todo: una lista de 33 buses Transmilenio incendiados, 54 CAI destruidos, 12 incendiados (40% de las 146 estaciones de policías de la capital), disturbios durante tres días, destrozos y lo peor: la muerte de 11 personas. Un

Leer
Ignacio Consuegra Bolivar

La pandemia mental

Además, la pandemia alteró nuestros hábitos, costumbres y actividades cotidianas afectando de manera significativa nuestra salud mental.

Estudios recientes advierten el fuerte impacto socioafectivo del aislamiento obligatorio y el dis

Leer
Jose Amar Amar

Derecho a tener derechos

Existe a veces la sensación de que estamos viviendo los peores momentos. A la pandemia —y su consecuente crisis económica—, se suma el aumento de la pobreza, las masacres, el narcotráfico, los abusos de policías, los disturbios violentos.

Leer
Fernando Giraldo

Obligados a pensar

Tres ejemplos: la división del Polo Democrático, las pugnas en el Centro Democrático y los reagrupamientos de dirigentes de Cambio Radical, la U y partido Liberal, que buscan configurar una línea liberal socialdemócrata. Pero no solo está en

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web