El Heraldo
Opinión

Altos funcionarios

Estos funcionarios tienen dueños y solo se mueven cuando ellos se lo piden.

Tres cosas delatan con facilidad al “corroncho” que va por primera vez a la capital: la comedera de hielo, la tocadera de carro y su miradera en los espejos. Es el tipo que va con susto al baño del aeropuerto y se da una ligera cachetada de “menticol” para espantarlo. Cuando sube al avión y ve a la azafata de ojos claros, la saluda con un: “tarde blanca”, a manera de piropo. Aterriza en El Dorado y lo abruma la cantidad de aviones estacionados. Desentierra su parcela y piensa en la congestión como “tusa en chiquero”.

Este es el ser humano primario, sincero, candoroso y con cadillos sistémicos tan adheridos a su piel, como que conserva su idiosincrasia y mantiene intactos su pureza cultural y sus valores morales. El que pide permiso para recoger el mango del patio del vecino ricachón, y si su perro flaco se escapa y le mata una gallina, envía dos para pedir perdón. Ese que usa palito de limón en vez de Colgate, y se aparece en el consultorio del urólogo en Medellín con las rosquitas, el bollo y el suero que le compró como presente en el aeropuerto los Garzones de Montería, y cancela anticipadamente la consulta médica con billetes arrugados.

Contrasta esa imagen con la versión deformada que da el otro tipo de provinciano. Ese arribista atraído por el puesto público, que habla “golpeao” para que lo identifiquen, y vende su conciencia al mejor postor. Ese cuya vida y valores transitan impúdicos por la ya reconocida puerta giratoria, al tiempo que su conducta asocial y ambición sin límites le impiden comprender el daño que genera. Inconsciente, más parece una de esas iguanas preñadas en Semana Santa, que a su antojo cambian de color para soportar las altas temperaturas del trópico. Son los exponentes de las “mentes de mono”, que los empujan a andar de rama en rama hasta alcanzar la que dé más frutos. Son los que encienden el abanico de la vergüenza que nos pringa a todos. La codicia los corroe por dentro.

Uno de los departamentos del Caribe está de plácemes. Tiene en este gobierno unos funcionarios de alcance nacional. Ministros, embajadores, defensor del Pueblo, y magistrados en las cortes. Estos funcionarios tienen dueños y solo se mueven cuando ellos se lo piden. Hasta presumen de su condición de títeres.

¡Basta ya! Llegó la hora de demostrar temple y carácter. Ustedes, señores, no son marionetas. Son los funcionarios ejecutores de una política de un gobierno al que ya se le nota el atardecer. Integran las tres ramas del poder público y tienen la más bella de las oportunidades para cambiar esa sombra malvada que identifica a los cordobeses como los del ADN podrido y descompuesto. Demuéstrenle a sus áulicos que ustedes tienen el repelente que da la moral.

Desde mi corazón cordobés, les suplico que no se comporten como el provinciano desteñido, camaleón y sanguijuela pública de la volemia del Estado. Ustedes son más que estos anélidos. Les ruego que sean como el corroncho, genuino, puro y transparente. La salud moral del departamento no resiste un escándalo más de corrupción y malos manejos, especialmente de aquellos que ocupan hoy altas dignidades del poder público. Prefiero que pasen anónimos o desconocidos, sin ninguna obra, pero con un comportamiento intachable que nos enorgullezca.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Mala campaña

En un mundo donde una de cada tres mujeres ha sido víctima de la violencia y en un país como Colombia donde, entre 2015 y 2019, fueron asesinadas 2,7 mujeres al día, es realmente increíble que políticos se tomen a la ligera uno de los flagelo

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Agradecer: Honrando nuestras cicatrices

Como todos los años, la llegada de esta época es el momento propicio para agradecer todas y cada una de las bendiciones que llegan a nuestra vida. 

Agradecer lo bueno que nos sucede es relativamente fácil. Todos tenemos algo que

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La comedia nazi

El reciente episodio de la representación de la Alemania nazi en la Escuela de Policía Simón Bolívar de Tuluá, del cual se conocen pocos detalles pero que fueron suficientes para despertar una ola de repudios de parte de varias embajadas como

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

De dones y dadores

Nada más humano que dar gracias. Es nuestra capacidad racional la que nos permite entender que en lo recibido, hay algo más que una correspondencia por nuestro esfuerzo y dedicación. No somos merecedores de todo lo que se nos da. Siempre hay qu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.