¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Reivindicación histórica

Este 2 de agosto se develó en el Salón Los Gobelinos de la Casa de Nariño el óleo con el efigie de Juan José Nieto, figura cimera de la afrocolombianidad. Este es un acto de justicia, porque reivindica a un personaje excepcional del Caribe colombiano ignorado, hasta hace muy poco, por la historiografía. Con mi ponencia ante la Academia Colombiana de Historia quisimos rescatarlo del olvido y demandamos del Gobierno nacional este reconocimiento, habida cuenta que en un acto de odiosa discriminación había sido excluido de la galería de los expresidentes.

Juan José Nieto nació el 24 de junio de 1805 en Baranoa (Atlántico),  ocupó la Presidencia de los Estados Unidos de la Nueva Granada entre el 25 de enero de 1861 y el 18 de julio del mismo año. Pero antes de ello se desempeñó como gobernador del estado de Bolívar varias veces. Reconocido intelectual, autodidacta, respetable y respetado por sus semejantes, que admiraban en él su afán de superación y su vocación de servicio. Le cabe el mérito a Nieto de ser el autor de las dos primeras novelas publicadas por un colombiano, Rosina e Ingermina.

Fue un hombre luchador y abnegado, que no ahorró esfuerzos para defender y fortalecer la institucionalidad, lo que lo llevó a ser un gran admirador y seguidor de Francisco de Paula Santander. Juan José Nieto puede considerarse como precursor de la lucha por la autonomía de las regiones frente al Gobierno central. El explicaba en cartas al general Santander porqué era un “federalista por opinión informada y no por caprichos del corazón”, porque él aspiraba “a una forma de gobierno que le abriera espacios y posibilidades eficaces al desarrollo de nuestra provincia”. Este anhelo represado sigue vigente aún en nuestros días.

Como gobernador de la Provincia de Cartagena, Juan José Nieto puso en vigor en su jurisdicción la abolición de la esclavitud el 1º de enero de 1851. Juan José Nieto fue uno de los forjadores de nuestra institucionalidad apenas en ciernes, al lado de personajes de la talla de Rafael Núñez, José Hilario López, José Ignacio de Márquez, Pedro Alcántara Herrán, José María Obando, Manuel Murillo Toro y Tomás Cipriano de Mosquera, entre otros.

Él, al igual que Miguel de Cervantes Saavedra, el Manco de Lepanto, alternó la pluma con la espada, pues por aquellos tiempos de bárbaras naciones, en las que proliferaron las guerras civiles, le tocó recurrir a las armas para defender sus ideas, ya fuera desde la institucionalidad amenazada por los contrarios o para hacerse a ella para reivindicarlas.

Retirado a la vida privada, Nieto murió en Cartagena el 16 de julio de 1866. Sus despojos mortales fueron sepultados en el cementerio de Manga, un barrio de Cartagena. Y allí está este altar de la patria, erigido en honor a este hombre grande, adelantado de su época y esclarecido exponente de su raza negra.

www.amylkaracosta.net

Más Columnas de Opinión

Horacio Brieva

Cuarentena, pandemia barata y desempleo

Según el Dane, en abril se perdieron 5,3 millones de puestos de trabajo, lo que disparó el desempleo al 19,8%. Para aliviar esta situación, un bloque de senadores de varios partidos ha presentado un proyecto de ley para que se cree una renta b

Leer
Álvaro De la Espriella

Presidente, es el momento

Todos los colombianos conocemos el impacto negativo sobre nuestra economía se ha producido la pandemia mundial cuyo resultados investigativos no se configuran en solo el diagnóstico. Por el contrario, ya lo sabemos, todos los días laboratorios,

Leer
Alfredo Sabbagh

No es una película

Las imágenes estremecen por lo poderoso de lo que representan. Decenas de miles de personas en distintas ciudades de los Estados Unidos salen a la calle a protestar por un nuevo caso de abuso de autoridad en contra de la población negra. El “N

Leer
Amylkar D. Acosta M.

La nueva normalidad

Como bien dijo el Papa Francisco, “prepararnos para el después es importante”, lo urgente no nos debe llevar a desentendernos de lo importante. Es entendible que no estuviéramos preparados para enfrentar esta contingencia, pero sería imperd

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web