¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Revocatoria de mandato

El año empezó con la puesta en marcha de procesos de revocatoria de los mandatos de un par de docenas de alcaldes en todo el país. Aunque sin duda difícil, el que más probabilidades de éxito tiene es el de Medellín.

Quintero alcanzó la alcaldía porque, en contra de los acuerdos que se habían alcanzado, uno de los candidatos que iba muy atrás en las encuestas no se retiró de la contienda y se dividieron los votos que le habrían dado el triunfo a Alfredo Ramos. Por la mitad se coló Quintero. Algo parecido sucedió en Bogotá y en Cali, aunque en esas capitales no hubo pacto incumplido. Las tres experiencias dejan una lección para el 2022: si los votos del centro a la derecha se fragmentan, a la segunda vuelta solo llegarán los candidatos de la izquierda y la centro izquierda, dejando la elección entre lo peor y lo menos malo. La coalición entre los que defendemos la democracia, las libertades y la economía de mercado, a la que he llamado la gran alianza republicana, es condición indispensable para garantizar que Colombia no se desbarranque.

Quintero es vulnerable porque es una impostura y porque los medellinenses parecen haberse dado cuenta de su error y de la importancia estratégica de defender su ciudad de la debacle a la que la izquierda quiere llevarla. El alcalde se presentó como independiente, de centro, y comprometido en la lucha contra la corrupción y terminó mostrando su sesgo petrista y una agenda que tiene como objetivo romper la institucionalidad de la ciudad, en particular los espacios de colaboración y articulación entre el empresariado y la administración pública de la ciudad.

El alcalde, que empieza a asustarse con el movimiento de revocatoria, presiona a los gremios y mueve sus fichas. Las últimas jugadas, sin embargo, le han salido muy mal. La inscripción del director de Fenalco Antioquia para que hablara a su favor en la audiencia inicial del proceso resultó con un escándalo que, tras las mentiras del director, solo pudo zanjarse con su renuncia. Ahí perdió un aliado.

Y con las reacciones a un trino en el que nombraba distintos gremios consiguió que, por un lado, nos enteráramos de que la Alcaldía, en una actuación con visos extorsivos, llamó a los gremios para que firmaran una carta de apoyo a Quintero y, por el otro, que algunos de las asociaciones empresariales salieran a aclarar que no asumirían posición en relación con la revocatoria.

La presión fracasó. Los gremios se negaron a firmar la carta que les exigían. Y las aclaraciones fortalecen la revocatoria. Yo, sin embargo, discrepo de la “neutralidad” que alegaron algunos de los gremios. Es no solo entendible, sino necesaria cierta prudencia. Pero no se puede ser neutral cuando lo que está en juego es la defensa de sus asociados y sus intereses, el buen futuro de la ciudad y el bienestar de sus ciudadanos.

Los empresarios son sujetos políticos, ciudadanos, y con lo que está en juego en Medellín, y en el 2022 en Colombia, su responsabilidad ya no puede limitarse a la social corporativa y a la sostenibilidad ambiental. Hay una responsabilidad política, la de defender democracia, libertades y economía de mercado, que son las que permiten a los empresarios desarrollar sus actividades y ser exitosos. Deben asumirla.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Kelina Puche

Vivienda en Barranquilla

En el sector edificador se han puestos las mayores expectativas para el impulso de la reactivación económica no solo por los altos niveles de encadenamientos productivos que tiene con el resto de los sectores económicos, sino también por su in

Leer
Hernando Baquero Latorre

Higiene

El título de esta columna deriva del nombre de una diosa de la mitología griega llamada Higía (Hygieia), hija de Asclepios, dios de la medicina. Mientras a su padre se le asociaba directamente con la curación de los males, a ella se le relacio

Leer
Néstor Rosanía

El horror de los ‘falsos positivos’

Según la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura de Chile, la cifra oficial de asesinados en la dictadura de Augusto Pinochet en Chile es de 3227; en Colombia, según el informe oficial de la Jurisdicción Especial para la Paz, es d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web