¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La plaga cíclica

Bienaventurados los lectores, porque sin saberlo se han preparado desde siempre para la cuarentena, han acumulado libros en sus casas, donde otros acumulan odio y desesperanza, han acopiado historias, cuentos, sueños, viajes, poemas, que de pronto son más necesarios que nunca.

Acabo de leer Medio siglo con Borges, el nuevo libro de Mario Vargas Llosa. Casi no hay nada nuevo en sus páginas. Está bien escrito, sin duda, pero uno se queda pensando en lo mala leche que debe ser alguien a quien Borges le concede una entrevista en su apartamento y se le ocurre poner en primer plano que la casa de un ciego tiene goteras o que su habitación parece un calabozo. «Con razón fue capaz de aporrear a Gabo», me dice un amigo escritor. Borges, tampoco le perdonó la afrenta, agregó. Por alguna razón que ignoro, el libro del Nobel peruano me hizo acordar de los «Fragmentos de un evangelio apócrifo». Borges decía que había que leer para citar; y citar mal, para corregir. Quizá por eso me atreví a murmurar:

Bienaventurados los lectores, porque sin saberlo se han preparado desde siempre para la cuarentena, han acumulado libros en sus casas, donde otros acumulan odio y desesperanza, han acopiado historias, cuentos, sueños, viajes, poemas, que de pronto son más necesarios que nunca, los que se acostumbraron al olor de los libros al amanecer, entreverados de sueños y de pesadillas, los que pueden disfrutar de una copa en soledad y un buen cuento de Onetti, acaso «El infierno tan temido», los que no necesitan salir porque son argonautas consumados, que persiguen a diario vellocinos en las páginas menos pensadas, al doblar una esquina cualquiera de Comala o de Macondo, bienaventurados los lectores, cuya nostalgia es ilimitada, como un río sin orillas, como «La lotería en Babilonia», los que interrogan El libro de los ejemplos, tratando de hallar en sus cuentos medievales un instrumento para interpretar el presente.

Luego pensé que la cuarentena me estaba pasando factura. Dejé entonces los libros para ver el cortometraje que Jaime Abello me envió hace semanas sobre La peste del insomnio. Como siempre, las mujeres lo hicieron mejor, concluí. Me sorprendió que el extraordinario actor Andrés Parra, leyera sin alma, casi con desgano. Recordé que Gabo, luego de un prolongado aislamiento, había hecho una fogata con todos los libros que le sirvieron para la escritura de Cien años de soledad. Imaginé que uno de esos secretos libros era la Historia de la Guerra del Peloponeso, de Tucídides. Volví a la biblioteca y encontré lo que buscaba. El estratega ateniense se había distraído de la guerra a causa de una extraña y desconocida peste. Como no sabía el nombre de la enfermedad y no podía nombrarla ni señalarla con el dedo, echó mano del arte por describir sus síntomas y consecuencias. Su relato excepcional es quizá lo más memorable del libro. De hecho, a lo largo de veintiséis siglos, legiones de arqueólogos e historiadores han tratado en vano de bosquejar el esquivo rostro de la pandemia que se ensañó con Atenas en plena guerra contra Esparta.

Es curioso, pero sin el relato de Tucídides, la peste del insomnio no hubiera sido posible, y menos el cortometraje. Aquí están dos fragmentos que, sin duda, debieron contagiar a Gabo en su virulento confinamiento mexicano: El primero dice: «la imposibilidad de descansar y el insomnio los agobiaban continuamente»; el segundo, «Otros, en fin, en el momento de restablecerse, fueron víctimas de una amnesia total y no sabían quiénes eran ellos mismos ni reconocían a sus allegados».

Una plaga cíclica. 

orlandoaraujof@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

Reinvención y esperanza

El turismo es una de las actividades más afectadas por la pandemia. Agencias, hoteles, líneas aéreas, restaurantes y muchos otros negocios han sufrido un descenso histórico, y su recuperación no se prevé hasta 2023.

Quienes amamos

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los niños en la pandemia

No hemos llegado aún a imaginarnos las consecuencias devastadoras que la pandemia actual tendrá en la educación infantil. Los desarreglos de comportamiento y de aprendizaje que observamos en gran cantidad de niños parecen un cuento infantil, c

Leer
Tatiana Dangond

Censura

En Colombia la moción de censura no es estrictamente un mecanismo efectivo para que funcionarios sean separados de su cargo, pero ha sido una herramienta esencial de la oposición en el ejercicio de control político. Los hechos recientes relacio

Leer
Rafael Nieto

Ojo con el referendo

Desde 1991, se ha intentado en innumerables ocasiones reformar el sistema de administración de justicia. En vano. La Constitucional ha sostenido que algunas de esas propuestas afectarían pilares estructurales de la Carta, que no pueden ser objet

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web