El Heraldo
Opinión

Jazz, ese dulce lamento

En realidad, nadie sabe bien qué quiere decir la palabra «jazz».

Cuenta Gabo que una noche irrepetible de 1968, mientras viajaban a Praga en tren desde París, a Carlos Fuentes le dio por preguntarle a Julio Cortázar acerca de la introducción del piano en la orquesta de jazz. «La pregunta era casual y no pretendía conocer nada más que una fecha y un nombre, pero la respuesta fue una cátedra deslumbrante que se prolongó hasta el amanecer, entre enormes vasos de cerveza y salchichas de perro con papas heladas». Cortázar, es bien sabido, conocía como pocos la estética del jazz, tocaba la trompeta y había publicado El perseguidor, un extenso relato inspirado en el mítico saxofonista afroamericano Charlie Parker.

Me gusta imaginar que ya en el terruño de Kafka, en algún bar de la ciudad vieja, Gabo y Fuentes cobraron su venganza con un plato frío de sabihondas disertaciones sobre música de acordeón y corridos mexicanos. En todo caso, la música que apasionaba a Cortázar es la misma que por estos días se toma, como en el cuento, las casas barranquilleras: el jazz, «el creado por los negros, y único que merece tal nombre».

En realidad, nadie sabe bien qué quiere decir la palabra «jazz». Cada supuesto conocedor improvisa una hipótesis. En algo coinciden: como magnífica expresión de la resistencia negra, el jazz se abrió paso desde los bajos fondos de Nueva Orleans, desde el caldo multicultural que hervía con fervor a orillas del Misisipi hasta la cúspide del mundo.

Supongo que para quienes ven en el jazz un signo de sofisticación, sería preferible no recordar sus orígenes violentos y marginales. Lo siento por ellos, les pasa igual con el tango, que nació en los burdeles del arrabal. Pero tranquilos, el jazz es mucho más que eso: es lamento dulce de creación inagotable, tradición y talento individual, ritmo que deambula por la piel, sensualidad que se incorpora a la sangre, melodía de Moebius, nostálgica y festiva,  que arracima el legado ancestral de África, de América, de Europa, del Caribe, desde el aquí y el ahora de sus improvisaciones magistrales e irrepetibles, el jazz mira al pasado y al futuro, es tristeza y desarraigo, sin duda, pero también canto de libertad, de esperanza, de inquebrantable rebeldía, de optimismo frente a la opresión, es la búsqueda feliz e incesante de una realidad «otra», de una temporalidad «otra», el jazz es viejo como el algodonal del bisabuelo negro, pero siempre nuevo, siempre reciente, siempre como pan recién horneado brotando del saxo o del clarinete del bisnieto mestizo.  

El jazz es la fruta que saborea el niño en la copa del ciruelo, la genialidad de Lucho Bermúdez, el tiempo elástico y proteico que intuye el lúcido saxofonista Johnny Carter, que vincula el piano de Thelonious Monk al de Eddie Palmieri, la trompeta de Louis Armstrong a la de Pacho Galán. «Es fácil de explicar, sabes, pero es fácil porque en realidad no es la verdadera explicación. La verdadera explicación sencillamente no se puede explicar».

Esta noche, a no dudarlo, me sentaré frente al computador con mis mejores audífonos y un Jack Daniel’s, cuya receta original debemos al esclavo Nathan Green. Brindaré por Quino y por el poderoso influjo del jazz, que no es solo musical, sino literario. Acaso porque lo literario es siempre vívidamente musical, o porque la vida misma sin música sería un error, una fatiga y un exilio, como pensaba Nietzsche. ¿O era Mafalda?

orlandoaraujof@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Final de la liga colombiana

Del partido de ida de la final de la liga colombiana entre Nacional y Tolima, además del triunfo del equipo de Medellín, el lleno en las tribunas, el mejor segundo tiempo del ganador, y otras situaciones más, la acción más sobresaliente y que

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Español, apellidos

¿Es cierto que en Colombia se habla el mejor español del mundo? A. Angarita T., Santa Marta

En los últimos tiempos eso se ha repetido tanto que ya luce trivial. No es cierto que en Colombia se hable el mejor español del mundo, y ning

Leer
El Heraldo
Marcela Garcia Caballero

Ojalá me equivoque

Colombia escogió, y ante eso no hay absolutamente nada que hacer. La realidad es que la mitad del país se sentía tan desesperanzado y abandonado por el actual gobierno, que optaron por creer con genuina esperanza, la propuesta del más grande l

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Empalme presidencial

A la hora de escribir esta columna debe estar entrando a Palacio de Nariño, el presidente electo Gustavo Petro, para reunirse con el saliente presidente Iván Duque, con el fin de acordar los temas de transición del gobierno.

El proces

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.