¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El orden épico del Tour

Colombia es una tragedia, sí, pero el Tour es una epopeya fascinante, como ya lo dijo Roland Barthes.

Acababa de cumplir once años cuando un colombiano ganó por primera vez una etapa en el Tour de Francia. Como estudiaba de tarde, pude ver en directo la paliza que Lucho Herrera les dio a Bernard Hinault y Laurent Fignon en Alpe D’Huez. Hace una semana, contemplé con la misma emoción el vigésimo primer triunfo de un colombiano en la mítica carrera francesa, el de Daniel Martínez en la cima volcánica del Puy Mary.

Cuando ganó «el Jardinerito de Fusagasugá», las muertes provocadas por el Cartel de Medellín habían desembocado en el Estado de Sitio con que el gobierno se propuso plantar cara al narcotráfico. Ahora que gana «el Correcaminos de Soacha», las muertes provocadas por el coronavirus han desembocado en la Emergencia Sanitaria con que el gobierno se propuso plantar cara a la pandemia. Pero ni lo uno ni lo otro, narcotráfico y pandemia gozan a la fecha de inmejorable salud.

Dos días antes del triunfo de Daniel Martínez, una horda de policías mató a golpes en Bogotá al abogado Javier Ordóñez, logrando lo que parecía imposible: incrementar el caos en Colombia. Disturbios, infiltrados, disparos, más muertes. Y lo de siempre: la mitad del país con las víctimas; la otra mitad con las instituciones. Duque de policía, por si acaso.

Peter Waldmann afirma que las guerras entre liberales y conservadores no solo acentuaron la oposición «amigo-enemigo», sino que perpetuaron un tenebroso esquema de pensamiento: «la destrucción de los enemigos». Así, no hay rincón de Colombia donde no exista «una íntima enemistad entre dos o tres actores principales, sean individuos, clanes familiares o asociaciones organizadas que determinan la vida social y obligan a los demás actores a tomar posición y enfilarse». Por ello es tan difícil reconciliarnos, cooperar por objetivos comunes, dejar de encharcar la tierra con la sangre de nuestros hermanos.

Las pocas veces en que hemos logrado acariciar una idea de nación, ha sido gracia a nuestros héroes deportivos. Como cuando el director Sergio Cabrera tuvo la buena idea de hacer aquella mala película sobre dos bandos enfrentados que pactan una tregua para ver un partido de fútbol. 

Con esto en mente, el domingo madrugué para seguir en directo la transmisión del Tour de Francia. Días antes, Nairo Quintana había alborotado el avispero sugiriendo una posible alianza colombiana para contrarrestar el sorprendente dominio esloveno. Pero mientras los rivales no tuvieron problemas para cooperar desde el primer día, pese a pertenecer a equipos diferentes, fue triste ver cómo los mismos colombianos se encargaron de sepultar la iniciativa.

Egan sucumbió, Nairo combate solo por su nombre, Rigo sufre. Por suerte, un «Supermán» de Sogamoso derrotó a los eslovenos en los Alpes y vuela con el cuchillo entre los dientes a la cronoescalada de mañana. Colombia es una tragedia, sí, pero el Tour es una epopeya fascinante, como ya lo dijo Roland Barthes, que expresa ese instante fugaz de la historia en que el héroe épico presiente una adecuación perfecta entre él, la comunidad y el universo.

En compañía de mi hijo, vislumbro la sonrisa de Carapaz en el techo de Europa y alcanzo a preguntarme: ¿Quién narrará esta gesta homérica si ya no está el poeta Arcila y nadie hace el cambio con Rimula? ¿Goga o Sábato? Es como escoger entre un Malbec de Mendoza y un Mezcal de Gusano.

orlandoaraujof@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

Reinvención y esperanza

El turismo es una de las actividades más afectadas por la pandemia. Agencias, hoteles, líneas aéreas, restaurantes y muchos otros negocios han sufrido un descenso histórico, y su recuperación no se prevé hasta 2023.

Quienes amamos

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los niños en la pandemia

No hemos llegado aún a imaginarnos las consecuencias devastadoras que la pandemia actual tendrá en la educación infantil. Los desarreglos de comportamiento y de aprendizaje que observamos en gran cantidad de niños parecen un cuento infantil, c

Leer
Tatiana Dangond

Censura

En Colombia la moción de censura no es estrictamente un mecanismo efectivo para que funcionarios sean separados de su cargo, pero ha sido una herramienta esencial de la oposición en el ejercicio de control político. Los hechos recientes relacio

Leer
Rafael Nieto

Ojo con el referendo

Desde 1991, se ha intentado en innumerables ocasiones reformar el sistema de administración de justicia. En vano. La Constitucional ha sostenido que algunas de esas propuestas afectarían pilares estructurales de la Carta, que no pueden ser objet

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web