El Heraldo
Opinión

A boca de urna

Antes de arrancar, la joven desesperada recordó que había dejado olvidada la cédula sobre la mesita de noche de su alcoba. Corrió a su apartamento, recuperó el documento y bajó al parqueadero ya sobre el tiempo. Frente a su coche la aguardaba ahora sí un buen samaritano, enviado por la divina providencia, uno de aquellos especímenes genuinamente solidarios que no pueden faltar en ningún conjunto residencial que se respete. 

Odette y Klaus son corresponsales de guerra. Han cubierto toda clase de conflictos alrededor del mundo, desde las orillas del Tigris hasta el Cañón de las Hermosas, pero ahora desean algunos años de sosiego. Deciden radicarse en un puerto a orillas del Caribe, donde nacerá su primogénita. En los preámbulos de la cesárea, una enfermera intenta quitarle a Odette el camafeo que cuelga de su cuello. La fotógrafa se niega con vehemencia. Asegura que por ningún motivo consentirá que la despojen del talismán que, por los siglos, ha librado del peligro a las mujeres de su clan. Sorprendida en extremo por la reacción de la parturienta, la joven auxiliar desiste de su propósito. 

Una semana después, la familia sale para un control médico. El cielo está oscuro y hay amenaza de lluvia. De pronto, en medio de un atasco, un hombre abandona su camioneta e ingresa en un establecimiento con premura. Luego de unos minutos, Klaus baja con la niña en los brazos en busca del conductor del vehículo que obstruye el flujo vehicular. Odette, sola en el viejo Matsuri, es entonces arrastrada por la violencia de un arroyo que desemboca súbitamente. En vano, la mano busca en su cuello la reliquia protectora mientras intenta escapar por una de las ventanas laterales. El torrente enardecido termina por devorarla. Al anochecer, su cuerpo desnudo y lacerado es hallado por pescadores de Las Flores mientras sacan su carga clandestina al mar abierto. En contra de la voluntad de sus parientes, Klaus decide sepultar a Odette en Barranquilla. Después de las exequias, el corresponsal  vuelve a casa. En la cuna de su hija descubre, con algo de sorpresa y alivio, el camafeo que a partir de ese momento su pequeña hija deberá lucir hasta la muerte. 

Divina providencia 

Clara salió de su apartamento a toda prisa. Bajó corriendo las escaleras. La aguardaba una urna definitiva, crucial para hacer realidad el sueño esquivo de un nuevo país. Subió a su coche solo para constatar que la batería estaba por completo descargada.

No logró que ninguno de los vecinos condescendiera a desvararla. Al borde de la histeria, se acordó del hombrecillo que habitaba el penthouse del edificio. No tuvo paciencia para esperar el ascensor, de modo que subió corriendo los doce pisos. Jadeante, tocó a la puerta de quien, a no dudarlo, sería su salvador y le explicó la situación. Luego de escucharla con toda la atención y una gran cortesía, el hombrecillo le susurró algo al oído. Clara vaciló en la puerta, miró el reloj y terminó por aceptar. El individuo dejó escapar una sonrisa. Cinco minutos después, descendieron en el ascensor y, en cosa de nada, el coche pendenciero rugía con toda su potencia japonesa. Clara subió al vehículo sin mirar al hombrecillo, que recogió sus cables y se marchó. Ahora solo era cuestión de no dejar que se apagara.  Antes de arrancar, la joven desesperada recordó que había dejado olvidada la cédula sobre la mesita de noche de su alcoba. Corrió a su apartamento, recuperó el documento y bajó al parqueadero ya sobre el tiempo. Frente a su coche la aguardaba ahora sí un buen samaritano, enviado por la divina providencia, uno de aquellos especímenes genuinamente solidarios que no pueden faltar en ningún conjunto residencial que se respete. 

 —«Olvidó apagar el carro, vecina» —dijo el hombre con una sonrisa de redentor— y le entregó con fina coquetería las llaves del vehículo.  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Néstor Rosanía

El plan pistola del Clan del Golfo

“Lo que se meta, que le voleen clavo, eso no les niegue, que no les nieguen (…) Comandantes urbanas, militares, todo lo que asome las narices por ahí, chupeteao”. Este es uno de los audios de los comandantes del Clan del Golfo ordenando el

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

Marihuana legalizada

La propuesta reciente del presidente Petro, sobre la legalización del Cannabis o mejor de la marihuana en nuestro medio, tiene diferentes puntos de vista para sustentar o rechazarla.

Desde el punto de vista médico existen muchas dudas

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

Reforma universitaria 1918 (II)

Otras reflexiones que quedan de la reforma universitaria 1918:

Las grandes transformaciones tecnológicas mundiales del siglo 20 tienen repercusiones en toda universidad de una sociedad moderna y se distinguen por el “diluvio de datos

Leer
El Heraldo
José Manuel González

Drogas: cuida a tu hijo

La perspectiva de un país con mayor facilidad para el consumo de drogas preocupa a muchos padres de familia en la actualidad. Para esas personas que están buscando proteger a sus hijos de la posibilidad de convertirse en drogadictos les recomien

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.