El titulo es:Nuestra heterogénea sociedad

Últimas noticias

Titanes de Barranquilla deberá ganar hoy si quiere acceder a la final del torneo.
00:00

El quinteto barranquillero perdió anoche 84-78 ante...

Juan Manuel Buelvas, gerente de Telecaribe.
00:00

La transmisión de la velada de elección y coronación de la...

Gabriela Tafur Náder lee la edición del pasado martes de EL HERALDO en la que se anuncia su victoria.
00:00

La nueva Señorita Colombia atendió a los medios de...

Imagen del ‘gran K’.
00:00

Este será sustituido por una constante matemática.

Rodolfo Llinás.
00:00

Otro importante reconocimiento para el prestigioso...

La diabetes tipo 2 se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.
00:00

Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales,...

Obra ‘Eros cabalga’, de Ángel Loochkartt.
00:00

Hoy se inaugura también la exposición ‘Yo seré tu reflejo’.

Eva y Candela construyen una relación única que se irá desgastando con el tiempo.
00:00

La ópera prima de Ruth Caudeli, que se proyecta por estos...

Duque en su llegada a París el pasado 11 de noviembre.
00:00

El mandatario mostró su interés por obtener recursos de...

Néstor Martínez, fiscal general, quien fungía como abogado del grupo Aval.
00:00

Jorge Pizano, quien murió hace cinco días, había revelado...

Columnas de opinión
Actualizado hace 4 meses

Nuestra heterogénea sociedad

Nuestra sociedad, que tiene tantas necesidades, cada sector tiene a mano un extenso pliego de reclamos.

Los industriales exigen mejores tarifas en los servicios públicos, mayor cobertura y elasticidad estatal en lo que atañe a la política de importación de insumos y materias primas.

Los comerciantes reclaman disminución de los impuestos y de la base tributaria, además de un generoso cupo crediticio por parte de los bancos.

Los inversionistas piden rebajar las tasas de interés para los dineros de colocación, mientras que los obreros insisten en mejores condiciones salariales y créditos domésticos.

Los independientes que laboran dentro del marco de la economía informal piden libertad para vender mercaderías en los andenes y calles de la ciudad.

También existen interminables colas de desempleados que piden oportunidades de trabajo. Sumado al campesino, ese incansable trabajador de la tierra y de nuestras despensas naturales, mártir del abandono y de la desidia oficial que se ha estado debatiendo entre el arado y las balas, entre las pestes y las inundaciones, entre las plagas y las sequías, entre la pobreza y el analfabetismo, es quien merece toda nuestra atención.

Un estudio especializado muestra como factor de inflación el desequilibrio que existe entre la producción del campo y la industrialización de las ciudades. El análisis señala que la producción rural agropecuaria utiliza un 80% del producto para alimentos, vestuario y salud. El 20% restante, que constituye prácticamente la ganancia o ahorro, debería ser reinvertido en el mismo sector productivo. Esto revierte de modo irracional hacia el sector industrial citadino.

Este fenómeno termina favoreciendo el auge de la industria, desestabilizando y descapitalizando el Agro.

La población humana en el mundo está siendo víctima de la creciente crisis de los recursos naturales, de la extinción de las especies, de la erosión genética, del desplazamiento de los suelos, de la tala de los bosques, de la crisis de la evolución, del envenenamiento de las aguas, de la extinción de peces, con una incidencia más directa sobre aquellos que viven especialmente de la tierra, de las plantas y de los animales.

Anualmente se pierde un número incalculable de millones de hectáreas de tierras cultivables a causa  de la erosión, la contaminación y la conversión de tierras a usos no agrícolas.

Según William Clark, la cuestión básica no es la carencia de recursos. Muchos estudios han comprobado que se puede alojar y alimentar  adecuadamente a la totalidad de la población del planeta  y darle un medio que permita vivir más allá del miedo a la pobreza.

La clave  es “cómo deben gestionarse y distribuirse los recursos  existentes”.

Hasta el momento, todas las soluciones para la pobreza del campo están  frenadas debido a la falta de educación, ayuda técnica, créditos, empleos, servicios de higiene, agua potable, luz eléctrica, derecho a la sanidad, al transporte, a las comunicaciones y a la seguridad social.

Por lo tanto, poseen los más altos índices de mortalidad, miseria y total permeabilidad a la explotación de la que son víctimas.

 

 

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1