¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Tormenta en Barranquilla

Ese sería el alcantarillado pluvial ideal. 

Primero tormenta tropical, luego huracán, “Iota” dejó destrucción e inundaciones en su paso por Colombia. Destruida Providencia y severamente afectada San Andrés. Cartagena y Santa Marta, ambas inundadas, así como otras poblaciones de la costa. Y sin que fuera directamente provocado por ese fenómeno, el crudo invierno también afectó con inundaciones a sectores de Medellín, Bogotá, Cali, Cúcuta y otras ciudades en mayor o menor medida. Afortunadamente Barranquilla solo fue afectada en sectores muy puntuales, pero sin la gravedad de otros lares. Pero, ¿Qué hubiera sucedido en Barranquilla si no se hubieran canalizado la cantidad de arroyos que en el pasado arrastraban todo a su paso, inundando con furia a muchos sectores y ocasionando muertes y destrucción? Indiscutiblemente que otra muy diferente, hubiera sido la historia. Y esa realidad, que hace parte de los múltiples, y muy positivos cambios que ha logrado nuestra muy querida ciudad, parecería no ser lo suficientemente apreciada y reconocida por muchos.

La enorme diferencia que están viviendo durante este crudo invierno aquellas familias y propietarios de negocios ubicados en las vías por las que antes corrían como ríos endemoniados los caudalosos arroyos del pasado, es tan positiva y tranquilizante, que resulta complejo relatarla. Ya no sienten ellos el tremendo susto que padecían cuando presentían un aguacero. Ya sus pertenencías están seguras bajo sus techos. Ya no ven pasar carros y hasta personas arrastradas por las corrientes. Ahora además, sus casas están más valorizadas. Solo queda el recuerdo de aquel entonces, cuando Barranquilla era noticia en invierno. Ahora, las malas noticias vienen de otras ciudades que no padecían lo que nosotros sí. Es obvio que aún quedan algunos arroyos por canalizar. En el norte, el que se origina en La Campiña, tomando luego la calle 85 hasta la carrera 50, para empalmar con el ya canalizado de la calle 84. También, el que viniendo desde Los Andes, toma la carrera 27 y serpenteando empalma en la calle 54 con carrera 38, con el ya canalizado arroyo de Felicidad hasta La María y el caño Agromar hasta el río Magdalena. Falta corregir el vertimiento del arroyo de Hospital en el caño de la Ahuyama para evitar la inundación puntual a las viviendas de ese sector, y ya se anuncia la canalización del tramo de arroyo que afecta La Chinita en el acceso al puente Pumarejo. Pero son pocos, muy pocos los que quedan. Y serán canalizados. En el suroccidente y suroriente también se han canalizado los arroyos caudalosos, a los que sugiero construirles más puentes peatonales, ya que estos, al no ser calzadas vehiculares, son destapados, pero dividen comunidades vecinas, que aún en verano no pueden pasar de un lado al otro. Ojalá en un futuro los arroyos pequeños sean conducidos mediante tuberías menores, a los larguísimos vox coulvers de los arroyos ya canalizados, a estos que nuestro alcalde Jaime Pumarejo compara con las grandes avenidas a las que se conectan las calles menores. Ese sería el alcantarillado pluvial ideal. Yo particularmente, estoy muy agradecido con nuestros recientes gobernantes que han hecho posible tan positivo cambio, y supongo que serán muchos los que coincidirán conmigo; así como que algunos continuarán criticando cuanto se haga.

nicoreno@ambbio.com.co

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Leer a Priscila

En buena hora la Universidad del Norte ha incluido en su colección Roble Amarillo la novela Un asilo en la Goajira, de la escritora Priscila Herrera de Núñez, que fue publicada en Bogotá en diciembre de 1879. Esta obra literaria ha sido consid

Leer
Haroldo Martinez

Sigue golpeando fuerte

Es duro enterarse de la muerte de personas cercanas y queridas. Cercanía por aquellos períodos compartidos que son huella emocional indeleble aun en la distancia, queridas por todo aquello que nos dieron, herramientas para la vida y la subsisten

Leer
Roberto Zabarain

Ochenta son muchos

En alguna época se quemaron los archivos de una de las pocas iglesias que aquí existían. Las damas, entonces, corrieron a presentarse con dos testigos, era el requisito exigido para reinscribir su fecha de nacimiento y así rebajarse la edad. A

Leer
Fabrina Acosta Contreras

Y tuve Covid

Había pensado no hablar más en mis columnas del tema Covid, considero que ya es momento de comenzar a sanarnos desde las narrativas, pero es necesario esta columna para hacer cierre, pues una cosa es escribir reflexiones en general y otra cuando

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web