El Heraldo
Opinión

Móviles pasionales

Otra vez. La misma columna de todos los años. Siempre el mismo tema como un disciplinado acto de memoria. Hay una sutil diferencia, este año se parece más. El 24 de febrero de 2007 fue un sábado también. El sol apenas estaba quizá más brillante, quizá más sofocante, quizá había menos brisa. Por lo demás el día parece el mismo. 

A la hora del almuerzo los amigos del profesor Rolando Pérez recibimos una llamada que anunciaba su muerte. Rolando fue hallado muy temprano en la mañana en su apartamento del barrio Torices de Cartagena. Antes de terminar la diligencia de levantamiento, la fiscal me pidió que reconociera el cuerpo. Así que lo vi. Estaba en la cama, sin camisa. Había sangre por todas partes. El colchón, el piso, las paredes, todo estaba manchado de sangre. 

Rolando cumplía años ese mismo día. La fiscal me preguntó si era él, le dije que sí. Me preguntó si veía algo extraño en su apartamento, le dije que no. Me preguntó si él era gay, le dije que sí. Luego me dijo que alguien había dicho que a Rolando le habían robado una cámara unos días atrás, y que allí en su residencia habían encontrado una cámara, así que quizá era la misma. Yo no entendía de qué me hablaba, pero me dio la cámara y me pidió que posara para una foto. Una prueba muy sofisticada seguramente. En algún expediente debo aparecer con una cara de idiota, con los ojos llorosos, confundida, como una niña perdida, posando con una cámara en la mano en el apartamento de mi amigo, mientras el cuerpo de él permanecía en la cama, tirado allí, lleno de sangre, asesinado. 

Por once años he pensado en esa foto. No recuerdo qué ropa tenía puesta, pero sí recuerdo mis ganas de colaborar con la justicia. Ya saben, lo que me preguntaban lo respondía diligentemente, así que si me pedían que posara como una tonta con una cámara en la mano lo iba a hacer. También me pareció normal que me preguntaran si Rolando era gay y me pareció normal decir que sí. La fiscal apenas se llevó el arma homicida, el cuerpo del muerto y autorizó lavar el apartamento. Yo misma luego vi tazas de café, colillas de cigarrillos, las huellas del asesino en la pared con las manos sucias de sangre y una toalla con la que, al parecer, se las limpió. 

Al día siguiente, el domingo 25 de febrero, el entonces comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, el ahora general Carlos Mena Bravo, atribuía el crimen a la orientación sexual de Rolando. Sus palabras tenían un tono concluyente, como si acaso resolvieran el caso. “Toda la prueba que se ha recopilado, y las informaciones que hemos verificado por parte de la Policía Judicial, todo indica que los móviles fueron absolutamente pasionales por cuanto este ciudadano llevaba una vida desordenada, era promiscuo y, en su condición de homosexual, tenía varias personas como pareja”, declaró ante los medios. La justificación, la impunidad, la naturalización, la mentira, la negligencia. Fin del caso. Un proceso inoperante –hasta la fecha– que dejó a un peligroso asesino en libertad, por allí, burlándose de la justicia. 

@ayolaclaudia - ayolaclaudia1@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

La mentira de Instagram

Aunque para muchos resulte obvio que Instagram afecta la salud mental de sus usuarios, los resultados de un estudio realizado por Facebook y dado a conocer esta semana por The Wall Street Journal muestran los graves efectos de esta red social sobr

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Por una Colombia sin crimen

La seguridad se está deteriorando a pasos agigantados. No es un problema de percepción. Las cifras lo demuestran: el delito común está tornándose más violento; asesinan un promedio de dos miembros de la fuerza pública por día; a junio llev

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Desconéctate para conectar contigo

La tecnología ha sido nuestra gran aliada para facilitarnos la vida, de eso no cabe la menor duda. Sin embargo, es normal que, ante el uso y abuso constante de cualquier artefacto conectado a internet, nos sintamos tan agotados que nuestro cuerpo

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Amor eterno

Parece que fue ayer cuando se dijo : “Almas y corazones con dolor, salud en su señor que es el Amor”. Pero no fue ayer. Hace siglos que Dante Alighieri lo cantó. Esta semana que termina, el mundo entero conmemoró los 700 años de la muerte

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.