El Heraldo
Opinión

Entre la espada y la pared

En el caso de la marcha convocada para el 14 de febrero, los que saldrán a las calles a apoyar, extrañamente, no saben lo que están apoyando y, realmente, no entiendo cómo es posible una construcción colectiva, en la mitad de la calle. 

Con el anuncio de Gustavo Petro de sacar a la calle a sus simpatizantes para apoyar reformas, el Congreso quedó entre la espada y la pared. Es muy extraña esta posición, pues cuando pensamos en manifestaciones sociales, generalmente, provienen de ejercicios de oposición que nacen de la inconformidad ciudadana, sobre todo en un país como Colombia, donde el poder presidencial tiene la capacidad de avasallarlo todo. Por ende, esta decisión deja una sensación de amenaza: de no aprobar las reformas como el poder las plantea, será un grupo de ciudadanos quienes presionarán para que esto ocurra. 

Una marcha de cien, doscientas o trescientas mil personas a nivel nacional siempre representará una minoría, pero multiplicado por la capacidad comunicativa de las redes y de los medios tradicionales, puede hacer que se sienta como un fervor nacional. En el caso de la marcha convocada para el 14 de febrero, los que saldrán a las calles a apoyar, extrañamente, no saben lo que están apoyando y, realmente, no entiendo cómo es posible una construcción colectiva, en la mitad de la calle. 

Entonces,  me pregunto a qué responderá esa necesidad de convocar estas marchas. ¿Será que el ejecutivo siente que está perdiendo poder en el Congreso?

¿Será que no le gusta deliberar realmente y esta es su manera de ‘pupitrear’? 

Nadie está en contra de que más adultos mayores reciban una pensión, cuando hay cinco millones de ellos que no cuentan con apoyo financiero alguno al final de sus vidas.  Nadie está en contra de que los servicios de salud mejoren; para nadie es un secreto el sufrimiento de los ciudadanos para lograr citas oportunas.

Nadie está en contra de que con las ganancias de una economía los trabajadores tengan mejor y oportuna remuneración, cuando un 58 % de los colombianos se encuentra en la informalidad. Lo que no puede pasar es que, en el afán por aprobar reformas, se termine afectando exactamente aquello que se está tratando de lograr. 

¿Qué futuro nos espera en medio de este forcejeo? Un pueblo movilizado forzando decisiones en temas que a veces ni siquiera logramos comprender. Y en ese escenario, si se enfrentan la calle y un Congreso con una desfavorabilidad del 62 %, que en su afán burocrático de seguir funcionando, termina sucumbiendo, creo que pudiéramos estar presenciando el comienzo del fin del Congreso de Colombia.el cual en su afán burocrático de seguir funcionando terminaría sucumbiendo a las presiones, pudiéramos estar presenciando el comienzo del fin del Congreso de Colombia. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Tragicomedia gubernamental

El Director de la Policía dijo que en Los Pozos no hubo un “cerco humanitario" sino un secuestro. Agregó que el MinInterior había sido “costreñido" y obligado a eliminar la palabra secuestro del documento que negociaban porque de otra mane

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Cae por su propio peso

El proyecto de la reforma política estaba condenado al fracaso desde su presentación, tanto por ser un proyecto sustancialmente malo como políticamente impopular al interior del Congreso. Al gobierno le está faltando medir bien la temperatura

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

Dos caras de Colombia

No hay segunda oportunidad para causar una primera buena impresión. Así reza una vieja frase con la cual, quienes la usan, quieren darle una importancia única a aquello de la primera impresión es lo que vale.

Pues, la Selección Colo

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Dioses intocables

En el afán de entender la realidad, tendemos a simplificarla. Lástima que constantemente la complejidad de lo humano nos muestra lo irreal de esas comprensiones simplistas que hacemos. Nada es tan simple como cuando lo explicamos. Por ejemplo, e

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.