El Heraldo
Opinión

Promesas falsas

Vivimos en un mundo que habla de posverdad para suavizar la mentira. Hacemos parte de un sin fin de engaños y seguimos el juego de la sociedad de consumo. Las promesas falsas definen esta etapa delirante y vacía. Justifican nuestros errores. Nos permiten salir por la tangente y quedar bien. Al fin al cabo, es el centro de la realidad. ¿O de la irrealidad?

Las promesas falsas se apoderan del discurso. Hasta la cotidianidad mundana se deja consumir por aquellos adjetivos sin fundamento. Entre clichés y eso que deseamos escuchar, aceptamos que la posverdad se nos meta en el terreno de lo personal, de lo íntimo. El amor y la amistad son alcanzados por la banalidad. Los divorcios aumentan, mientras que las amistades se basan en el número de seguidores. El valor de la palabra y el compromiso pierden sustento. Es más simple cubrirse de máscaras que ser auténticos. 

Ahora, la política alucina en este tiempo que certifica la traición. Es la utopía de cualquier político. Sobre todo de aquellos que basan sus proyectos en promesas falsas. En campaña proponen educación, salud, bajar impuestos, desistir de proyectos insostenibles. También aseguran empleos y el crecimiento de la clase media. Juran combatir la pobreza, proteger el medioambiente, ofrecer sistemas de movilidad para todos y un futuro medianamente digno. Cuando están en campaña todos los políticos son maravillosos, incluso los más mezquinos. Este truco ha existido desde siempre. El tema es que en plena posverdad resulta más efectivo. 

Parece ilógico, ya todos conocemos el truco. Sin embargo, en un mundo que avala la mentira, que se llena de filtros en lo más trivial como en lo más profundo, las promesas falsas adquieren fuerza. Cumplen su objetivo. Hipnotizan incautos y encubren la cara de los vivos. Es la receta perfecta para engañar, ganar y argumentar mentiras insólitas. Nadie queda mal. Recuerden que estamos en la posverdad. 

También pasa en lo laboral. Nos prometen un escenario perfecto después de graduarnos, de especializarnos, de hacer maestrías y doctorados. Nos aseguran el futuro. Y luego nos estrellamos. Esas promesas falsas, de un mundo que ni siquiera logra cumplirse a sí mismo, nos revientan en la cara. No pagan las deudas que adquirimos para educarnos. Entonces, nos encontramos con tasas de desempleo altísimas y constantes frustraciones. Ya no importa si eres profesional o no, el sistema está fallando tanto que todos sufrimos las consecuencias. 

Javier Marías afirma: “Si he apuntado la posibilidad de llamar al fenómeno de la posverdad —“contrarrealidad”—, es porque las actitudes son una negación tozuda de la realidad, para lo cual, desde luego, es preciso creerse antes las evidentes mentiras, a sabiendas de que lo son, y no creerse las verdades”. Nos ahogamos en promesas falsas. La posverdad se apoderó de la humanidad. El amor, la amistad, la política, la individualidad, la vida laboral, la cotidianidad, el medioambiente…, la realidad se perdió en una distopía de engaño. 

@MariaMatusV 
maria.matus.v0@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Remberto Burgos

¡Infames!

En el momento de escribir estas líneas Colombia batió récord en la pandemia; 31.65 6casos/día y 573 fallecimientos. Pero el enajenamiento social nos tiene indolentes: ya no importan estas cifras y la soñada inmunidad de rebaño será estampid

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Nefasta polarización

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Paro homicida

Los 550 colombianos que murieron de la covid-19 el 9 de junio no eran una cifra, sino víctimas de un “paro homicida”, que mata el empleo y la subsistencia de los más necesitados, y también a quienes caen, por desgracia, en la cadena de cont

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo y esperanza

Un amigo, a propósito de una anterior columna, dijo que me estaba convirtiendo en “activista”. Le respondo que sueño con un mundo libre y justo, en el cual no se utilice la democracia contra ella misma. La democracia perece cuando es menosca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.