¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo que ‘nos toca’

“En el camino hacia la lucha por la igualdad hemos terminado enterrándonos nosotras mismas un cuchillo”, 

Desde que tengo seis años voy a terapia. Mi vida ha girado en torno a psicólogos, psicoanalistas y psiquiatras, pero, a diferencia de lo que algunos erróneamente creen, no estoy loca. De hecho, me gusta hablar, analizar, entender y comprender el por qué de cada cosa que hacemos y pensamos, y el por qué de cada cosa que piensa y hace la sociedad en la que vivimos.

En estos días estuve hablando con mi terapeuta sobre un tema que muchas veces me quita tiempo de mis días, uno que tiene que ver con la forma en la que fui criada y con el entorno en el que crecí. Le hablé sobre lo que pensaba de la figura de la mujer en el mundo, sobre lo inmensamente difícil que sigue siendo ser mujer, y sobre lo que creía de nuestras luchas por ser iguales. Y aquí va: en papel lo somos, en la práctica en lo absoluto.

Claro que ‘nos dejan’ estudiar y trabajar, claro que ‘nos permiten’ producir (de hecho, en la gran mayoría de los hogares se le exige a cada uno que debe aportar para sostener la casa), claro que podemos soñar con ocupar altos cargos en empresas, pero siempre con condiciones.

Sin embargo, el propósito de esta columna no está en hablar de lo que ya sabemos: no nos pagan lo mismo, la lista de presidentes de multinacionales mujeres es mucho más corta de la de los hombres y romper la barrera machista que ha impedido que una mujer dirija este país – aún es difícil–, sino en la de tocar un tema que para mí personalmente (y me atrevo a decir que no soy la única) me agobia. Podemos ser exitosas laboralmente, pero jamás podemos dejar a un lado nuestra principal función.

A mi terapeuta le dije de un totazo: “En el camino hacia la lucha por la igualdad hemos terminado enterrándonos nosotras mismas un cuchillo”, pues pase lo que pase tenemos que lograr ambos ‘trabajos’ a la perfección. Tenemos que producir, al tiempo que tenemos que casarnos y ser mamás perfectas.

Si la casa está desordenada, es culpa de la esposa. Si no hay una mala atención hacia los invitados, es culpa de la esposa. Si los hijos están ‘mal educados’, es culpa de la mamá. Si los hijos están ‘mal vestidos’, es culpa de la mamá. No nos engañemos, vivimos una sociedad en la que en el 90% de las veces la culpa la tenemos nosotras. Y no me vengan con el cuento de que a los hombres también se les exige que se casen y que se reproduzcan, porque no solo no es cierto, o por lo menos no con el afán que nos toca a nosotras, sino que en caso de llegar a ser presionados no se espera de estos algo distinto al de generar ingresos.

Tal vez es por esto que cada vez más son las mujeres que deciden no hacer nada de lo que ‘les toca’, pues temen perder lo que con tanto esfuerzo han  construido para tener. El hombre puede trabajar y ser papá. Nadie lo va a juzgar porque no pueda llegar a un recital de baile, nadie lo va a juzgar porque tenga que estar largas jornadas en el trabajo, nadie lo va a juzgar porque constantemente le toque estar viajando, pero a nosotras sí. A la esposa sí. A la mamá sí.

Y como creo que todavía estamos lejos de llegar a comprender que a ambos les debe tocar hacer ambas cosas, y que el resultado de la crianza depende del trabajo en equipo, espero que cuando sea mi momento de tomar la decisión de querer ser mamá (y logre serlo) no me importen los señalamientos en lo absoluto.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Orlando Caballero Diaz

“Ojo con el 2022”

Pues, es claro que las elecciones presidenciales de 2022, posiblemente se constituyan en el último escenario de oportunidad  democrática posible que tendrá el pueblo colombiano, para cambiar libremente su triste historia de abusos, engaño

Leer
Remberto Burgos

Mente de mono

Coincide esta apreciación con los estudios de salud mental, seis meses después del inicio de pandemia, donde revelan que la ansiedad y la depresión son las manifestaciones más frecuentes encontradas en las encuestas. Como el mono no podemos es

Leer
José Consuegra

El elixir de la Bacanería

Tampoco se refiere al relajamiento irresponsable o a la despreocupación absoluta por los problemas cotidianos o por lo que afecta a nuestros congéneres. Por el contrario, la bacanería es una mirada diferente, una visión más cálida, amable y

Leer
Jose Amar Amar

El despertar de la ciudad

La psicología urbana habla del “aire de la ciudad” para referirse al estado de ánimo de sus habitantes. Las ciudades tienen algo subjetivo que las hace singulares. Bogotá, Medellín y todas las ciudades, aunque sus paisajes sean distintos,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web